Del dia, Destacado, Noticias, Principal, Software

10 pasos para comenzar la virtualización

Los beneficios de la virtualización de servidores son importantes que ahora la implementación es bastante sencilla. Lo primero y lo más importante, la virtualización de servidores hace un uso mucho mejor de los recursos de cómputo que los servidores físicos, ya que usted puede correr diferentes servidores virtuales en un solo servidor físico. De hecho, tal vez le sorprenda cuántas instancias de servidores de propósito general puede manejar simultáneamente un solo servidor moderno.
 
Otro beneficio de la virtualización de servidores es la capacidad de cambiar los servidores virtuales en operación entre hosts físicos para equilibrar la carga y permitir periodos de mantenimiento. También puede usted usar snapshots de los servidores virtuales para tener una copia de un servidor en operación antes de hacer cambios como actualizar el software. Si algo sale mal, sólo tiene que ir a la snapshot, y el servidor afectado estará corriendo como si nunca se hubiera tocado nada. Este método puede ahorrar tiempo y problemas.
 
Si usted no ha emprendido el camino de la virtualización, no tema: Ahora hay más opciones que antes, y cualquier momento es el adecuado para comenzar.
 
1. Vaya de menos a más en su escritorio o laptop
Si bien la virtualización de servidores ha tomado por asalto al cuarto de servidores, usted también tiene muchas formas de llevar la virtualización a la oficina a una menor escala, esto es su escritorio o laptop.
 
Generalmente, las computadoras de escritorio y portátiles de hoy tienen una gran cantidad de recursos que no se utilizan cuando el sistema está realizando tareas pequeñas como leer el correo electrónico o navegar por Internet. Si usted tiene la necesidad de correr un sistema operativo distinto de vez en cuando (digamos, para soportar una aplicación legada), podría iniciar un escritorio virtual en su sistema local y saltarse la instalación física.
 
Este escenario es particularmente útil cuando usted encuentra problemas de incompatibilidad de aplicaciones derivados de correr código más antiguo en sistemas operativos más recientes. Para probarlo sin costo, puede descargar VirtualBox para la PC.
 
2. Monte un pequeño laboratorio
Si recientemente retiró algunos servidores, pueden ser una buena plataforma para que usted comience un laboratorio de virtualización. La clave es asegurarse de que tengan varias interfaces de redes gigabit, y tanto RAM como pueda usted meter en ellos. La virtualización tiende a ser más ligera en los recursos de la CPU pero más pesada en RAM, especialmente si usted utiliza un método de virtualización que no emplea la función de compartir páginas RAM para hacer más espacio en el RAM físico.
 
Y si no tiene algunos servidores de sobra a la mano, puede conseguir un servidor barato (eso sí, con bastante RAM) con el que hacer pruebas. Si tiene el tiempo y la disposición, puede incluso construir uno de partes sobrantes que pudiera tener por ahí. En un laboratorio, esta máquina puede servir como una prueba de concepto, pero no la ejecute en producción.
 
En cuanto al software de virtualización, puede probar varios en un sistema de laboratorio. Armado con varios discos duros, puede instalar VMware ESXi, Microsoft Hyper-V, Citrix XenServer o Red Hat RHEV en cada disco. Todos estos paquetes están disponible como instancias gratuitas o como pruebas con periodos de evaluación de 30 o más días.
 
3. Construya su propio almacenamiento compartido
Cuando usted trabaja con marcos de virtualización que tienen múltiples servidores host físicos, necesitará alguna forma de almacenamiento compartido para obtener totalmente los beneficios de la virtualización. Por ejemplo, si desea poder migrar servidores virtuales entre hosts físicos, el almacenamiento para esos servidores virtuales debe residir en un dispositivo compartido al que cada host pueda acceder.
 
Algunos arreglos de virtualización pueden abordar una variedad de protocolos de almacenamiento, como NFS, iSCSI y Fibre-Channel. Para propósitos de laboratorio o de prueba, simplemente puede agregar varios discos duros a un sistema Windows o Linux, compartirlos con NFS o iSCSI, y vincular sus servidores de laboratorio a ese almacenamiento. Si desea un modelo “hecho en casa” más completo, pruebe opciones de almacenamiento de código abierto, como FreeNAS. Este software ofrece una forma sencilla de agregar una variedad de almacenamiento a una red de laboratorio o de producción, usando hardware económico.
 
4. Invierta tiempo en el laboratorio
Armado con alguna forma de almacenamiento compartido y por lo menos dos servidores host físicos, usted tiene la base de una plataforma de virtualización completa lista para arrancar. Si está evaluando diferentes paquetes, pruébelos durante una semana más o menos. Asegúrese de repasar todas las características importantes para sus necesidades, como migraciones de servidores virtuales, snapshots, clonación e implementación de servidores virtuales y alta disponibilidad.
 
También puede tener la capacidad de probar cargas de trabajo de producción en el laboratorio para saber cómo la configuración funcionará en el mundo real. Puede crear un servidor de bases de datos y usar un respaldo de una serie de datos reales para ejecutar algunos reportes, o usar una herramienta de benchmarking de servidores Web para medir el desempeño de un servidor de aplicaciones Web. Esta práctica no sólo lo familiarizará con las funciones diarias de la plataforma de virtualización sino también le da alguna idea de que recursos pueden necesitar sus servidores virtuales cuando entren a producción.
 
5. Conserve el laboratorio, incluso cuando ya esté usted en producción
Después de esto, probablemente haya elegido el arreglo que desea usar en producción. Usted se ha familiarizado con las herramientas de administración, y ha hecho un mapa de cómo desea proceder en la vida real. Sin embargo, aún no es hora de desmantelar el laboratorio.
 
Una vez que haya comenzado a procurar nuevo hardware para la infraestructura de producción, querrá hacer referencia a las configuraciones que ha hecho en el laboratorio para asegurar que los servidores virtuales que usted planea implementar serán capaces de manejar las tareas que se les asigne.
 
Además, después de haber completado la parte de producción, puede usar el laboratorio para probar nueva funcionalidad, las actualización y más, lo que reforzará la estabilidad y la confiabilidad de la plataforma de producción.
 
6. Utilice una Herramienta de Análisis de Perfiles de la Infraestructura Existente
Los proveedores de virtualización ofrecen varias herramientas que pueden pronosticar qué hardware necesitará para pasar de una infraestructura física al reino virtual. Estas herramientas, como Capacity Planner de VMware, requieren ciertos ajustes y configuración, pero pueden ofrecer mucha información extremadamente útil antes de gastar un peso en hardware de producción.
 
Estas herramientas emplean una definición de perfiles del desempeño constante para determinar los recursos que cada servidor de su red consume, generalmente durante un periodo de 30 a 60 días. Ven la utilización pico de una CPU, el RAM, el disco, y los recursos e I/O de la red, y una combinación de esos datos para producir una guía para los requerimientos de CPU, RAM, almacenamiento y de la red que usted necesitará para cambiar la infraestructura en el mundo real. En algunos casos usted puede incluso definir la marca y el modelo de los servidores que está considerando, y la herramienta que le dirá cuántos necesita. Jugar con los números puede ahorrarle mucho dinero.
 
7 Especifique y adquiera el hardware de producción
De acuerdo con los resultados de su prueba de laboratorio y la planeación de capacidad, usted debe tener una idea de qué recursos requerirá cada uno de sus servidores físicos en producción – por lo menos hasta cierto punto.
 
Based on the results from your lab testing and capacity planning, you should have a good idea as to what resources each of your physical host servers will require in production–at least to a point.
 
Configure los servidores para que sean unidades idénticas, desde el modelo de la CPU hasta la cantidad de RAM presentes. En algunos casos es mucho más sano financieramente agregar otro servidor que añadir altas cantidades de RAM a un número más pequeño de servidores: Ya que el RAM de más alta densidad es considerablemente más costos que el RAM de menor densidad, puede descubrir que es más barato comprar, por ejemplo, seis servidores con 32GB de RAM cada uno que tres servidores con 64GB de RAM cada uno. Adquirir un gran número de servidores tiene el beneficio adicional de ampliar la confiabilidad, ya que usted tendrá más servidores físicos a los que llevar la carga si ocurre una falla.
 
En cuanto al almacenameinto, obtendrá más por su dinero con el almacenamiento iSCSI o NFS que con Fiber-Channel, especialmente en proyectos de menor escala. Pero asegúrese de que su proveedor de almacenamiento tenga la aprobación de uso con el software de virtualización que usted eligió, y que usted encuentre algunas guías de mejores prácticas para afinar su red, sus servidores y sus dispositivos de almacenamiento para un desempeño óptimo. En muchos casos la afinación es tan simple como usar protocolos de agregación de enlaces para elevar el ancho de banda disponible para el dispositivo de almacenamiento.
 
8. Elija quién hará los primeros movimientos
Una vez que haya creado su nueva solución de virtualización y la haya probado con algunos servidores virtuales nuevos, es hora de poner una carga de producción en ella. Aquí comience lento, y planee una transición ordenada de lo físico a lo virtual.
 
 
Elija algunos servidores físicos de menor escala, como un servidor de aplicaciones ligeramente usado, o incluso un controlador de dominios de Active Directory (suponiendo que uste tenga múltiples controladores de dominio físicos), y créelos en la infraestructura virtual o use las herramientas V2V (físico a virtual) para mover la instancia de servidores en su totalidad. En el caso de los controladores de dominios, siempre es mejor hacerlos desde cero; pero puede hacer la transición de los servidores de aplicaciones y de otros tipos a un servidor virtual con herramientas P2V, ahorrando tiempo y problemas. Sin embargo, puede encontrar casos en los que las herramientas no pueden mover con éxito un servidor, en cuyo caso usted tendrá que reconstruirlo.
 
Al comenzar primero con los servidores más pequeños, usted puede eliminar cualquier problema que la nueva infraestructura virtualizada pueda tener antes de que usted mueva los servicios altamente visibles. Una vez que esté satisfecho con la estabilidad del nuevo arreglo, puede comenzar a mover los servidores de mayor potencia.
 
9. Esté al pendiente
Una vez que haya comenzado con el proceso de transición, vigile el desempeño, a un nivel de servidor virtual, servidor físico y de almacenamiento. Si su configuración ha automatizado el nivel de carga, asegúrese de que esté habilitado y funcionando, y confirme que sus pronósticos de utilización de recursos no están siendo eclipsados. Es mejor si usted puede ver los posibles problemas de recursos en el horizonte antes de que sucedan.
 
10. Disfrute todas las nuevas capacidades
Ahora puede aprovechar todas las ventajas que la virtualización tiene que ofrecer. Use snapshots para preservar los estados del sistema antes de actualizar código sensible. Use la clonación para crear nuevas instancias de servidores de manera rápida y sencilla cuando los necesite. Utilice las migraciones directas para hacer la transición de servidores virtuales de un host a otro sin parar la producción si necesita apagar un servidor físico para darle mantenimiento. Todo eso y más ahora está disponible, y si hizo todo bien, ahorrará tiempo y dinero