Día: 2 mayo, 2014

Microsoft impulsa OneDrive para el almacenamiento de empresas

La carrera en el almacenamiento de nube se calentó incluso más el lunes cuando Microsoft le dio a su servicio OneDrive for Business un gran incremento de capacidad.

 

 

El almacenamiento por usuario proporcionado por OneDrive for Business está creciendo de 25GB por usuario a un terabyte. Esto aplica tanto para la versión standalone del producto como para las versiones que vienen en paquete con Office 365.

 

La versión standalone de OneDrive for Business se encuentra disponible a cinco dólares al mes con la suite de productividad gratuita basada en web Office Online. Microsoft actualmente está ofreciendo el primer año de suscripción a mitad de precio. Esa oferta promocional se encuentra disponible hasta setiembre.

 

Microsoft también anunció que por primera vez está incluyendo OneDrive for Business con Office 365 ProPlus, una versión con todas las características de la suite Office de escritorio que se vende mediante una suscripción anual por 12 dólares por usuario al mes. Estos suscriptores también tendrán un terabyte de almacenamiento por usuario.

 

OneDrive for Business, que antes se llamaba SkyDrive Pro, es un servicio en donde los empleados pueden almacenar, compartir y sincronizar los archivos de trabajo.

 

OneDrive for Business se encuentra incluido en la mayoría de las ediciones de Office 365, la suite de correo y colaboración en nube que incluye versiones en línea de Exchange, Lync y SharePoint, y con el servicio standalone SharePoint Online.

 

Estas ediciones de Office 365 varían en precio dependiendo de sus características y componentes. Por ejemplo, Office 365 Small Business cuesta cinco dólares por usuario al mes, mientras que Office 365 Enterprise E4 cuesta 22 dólares por usuario al mes, por mencionar solo dos de los paquetes.

 

El mercado de sincronización y compartir de archivos para empresas se encuentra atiborrado de proveedores especializados como Box, Dropbox, Accellion, Watchdox y Egnyte, y con productos de proveedores más grandes como Google, IBM, Citrix y EMC.

 

Este tipo de producto de almacenamiento se ha convertido en un componente esencial de los modernos sistemas de colaboración diseñados para permitir a los colegas editar en forma conjunta documentos y acceder a archivos desde diferentes dispositivos, como teléfonos inteligentes, tabletas y PC, a través de diversos métodos como las aplicaciones móviles nativas y los navegadores web estándares.

 

Dropbox cobra 15 dólares por usuario al mes, por una ilimitada cantidad de almacenamiento como parte de su plan Business. Box cobra 15 dólares por usuario al mes por un terabyte de almacenamiento en su plan Business, y 35 dólares por usuario al mes por almacenamiento ilimitado.

 

Google Apps for Business, que cuesta cinco dólares al mes por usuario, incluye 30 GB de almacenamiento para Gmail y Drive. Los clientes pueden comprar más almacenamiento en diversos niveles, como un terabyte por 89 dólares por usuario al mes.

 

Como parte de su cuenta Google gratuita para consumidores individuales, Google ofrece a cada persona 15GB por 1,99 dólares al mes y un terabyte por 9,99 dólares al mes. Google redujo los precios pues antes eran 4,99 y 49,99 dólares, respectivamente, en marzo.

 

Juan Carlos Pérez, IDG News Service

Motorola Mobility es culpable de violar la ley de competencia de UE, pero evita multa

La UE considera que Motorola Mobility es culpable de vulnerar la ley de competencia de la Unión Europea, pero la compañía se libró de la multa por parte de las autoridades de la UE. La Comisión Europea determinó esta semana que tiene que corregir los efectos negativos que se derivan del abuso de su posición dominante.

 

Motorola Mobility tendrá que poner fin a sus actuaciones contra Apple referentes a las denominadas patentes de estándares esenciales (SEP), que son las que sus titulares declaran que resultan fundamentales para establecer un estándar en la industria, como las de los móviles 3G o GSM, o las de streaming de video H.264.

 

Como seguir estos estándares es crucial para todos los actores del mercado, los organismos de normalización suelen pedir a los titulares de este tipo de patentes, el caso de Motorola Mobility, que acuerden licenciar dichas patentes en condiciones justas, razonables y no discriminatorias.

 

El Comisario de la  Competencia en la UE, Joaquín Almunia, pudo haber impuesto una multa de hasta el 10 por ciento de la facturación global de la compañía, sin embargo, afirmó que no habría sanción económica. La compañía evita así una multa debido a que no hay una jurisprudencia de la UE en relación a esta cuestión, y los tribunales nacionales de los países europeos llegaron a diferentes conclusiones al respecto.

 

La Comisión abrió una investigación formal sobre Motorola Mobility en abril de 2012, después de que la empresa solicitara una orden sobre las ventas de los productos Apple que, supuestamente, infringían sus patentes.

 

Los mandamientos judiciales son un recurso legítimo para los titulares de patentes en caso de infracción de sus derechos, asegura la Comisión. Sin embargo, en este caso, se encontró que las denuncias relativas a parte del estándar GSM constituían un abuso de posición dominante.

 

Microsoft también presentó una denuncia contra Motorola Mobility, alegando que la compañía estaba cobrando demasiado por el uso de sus patentes de estándares esenciales, en concreto el relativo al códec H.264. La investigación de este caso continúa, pero Almunia aún no está en condiciones de adoptar una decisión al respecto.

 

Google, actual propietario de Motorola Mobility, entabló negociaciones para venderla a Lenovo por 2,910 millones dólares, pero planea conservar la mayor parte de la cartera de patentes de la compañía.

Jennifer Baker, IDG News Service.

La seguridad en internet dentro del HTTPS

Cualquiera que ha utilizado Internet ha visto la barra dirección de su navegador y notado una serie de letras que son ‘HTTP’ o ‘HTTPS’. A primer vistazo puede parecer que la única diferencia es la letra S.

El Protocolo de Transferencia de Hipertexto (HTTP por sus siglas en inglés) es un protocolo de comunicación que forma la base de Internet. Cuando se ingresa la URL que se desea visitar en la barra de direcciones del navegador, se envía un comando HTTP al servidor Web relevante dando instrucciones de mandar una página Web particular.

La primera versión documentada fue publicada en 1991. A medida que continuó el trabajo en el protocolo hubo mayor conciencia acerca de la importancia de la seguridad en las comunicaciones en Internet. De esa preocupación resultó el Protocolo de Transferencia Segura de Hipertexto, conocido generalmente por su abreviación HTTPS.

Técnicamente HTTPS realmente no es un protocolo; en realidad es una capa de HTTP sobre el protocolo SSL/TLS. SSL significa Secure Sockets Layer y junto con TransportLayer Security (TLS) es un protocolo criptográfico diseñado para proteger el tráfico en Internet. Esencialmente, SSL y TLS usan llaves de codificación públicas y secretas para intercambiar una llave de sesión para encriptar datos mandados de un cliente a un servidor. Tanto TLS como SSL utilizan certificados X.509 para autenticar la máquina con la que se comunican e intercambiar una llave.

La codificación bidireccional de las comunicaciones entre el cliente y el servidor ofrece una barrera para proteger los datos de los ojos de los atacantes. Esto mantiene a raya los ataques de intermediarios donde un maleante se conecta con ambas partes y se mete entre ellas, interceptando efectivamente las comunicaciones e inyectando tráfico nuevo.

Aunque todo eso es bueno muchos sitios en la Web aún usan HTTP en lugar de HTTPS por muchas razones. A menudo una de las principales razones es que HTTPS puede hacer lentos los sitios web lo cual no es totalmente falso. Pero mientras que cargar un sitio web sobre HTTPS no hace a los sitios más rápidos eso se puede resolver de muchas maneras.

El resultado final de este proceso es una capa extra de protección para los datos contra los ojos de los atacantes o de gobiernos. Durante los últimos años la preocupación por la privacidad incitó a empresas como Google y Yahoo! a utilizar la codificación y HTTPS para proteger los resultados de búsqueda y de los usuarios de su servicio de correo web. Las mismas preocupaciones llevaron a ElectronicFrontierFoundation y al Proyecto TOR a trabajar en conjunto para ofrecer la extensión HTTPS Everywhere a los usuarios de Google Chrome y de Mozilla Firefox.

Esas son muchas diferencias resumidas en una sola letra. Pero al final la ‘S’ en HTTPS es más que una letra – es una línea delgada que separa la privacidad de la exposición en la Internet.