Día: 8 noviembre, 2018

AI Hub y Kubeflow Pipelines, nuevas herramientas de Google Cloud

Las organizaciones de los diferentes sectores están recurriendo cada vez más a la inteligenci artificial, no obstante para muchas de ellas la complejidad de esta tecnología puede suponer un impedimento.

En Google Cloud se han propuesto poner la IA al alcance de todos los negocios. En la compañía construyen sus ofertas de inteligencia artificial basándose en tres ideas básicas: hacerlas simples, hacerlas útiles y hacerlas rápidas.

A principios de año Google Cloud anunció AutoML para ayudar a las empresas con conocimientos y experiencia limitada en machine learning a crear sus propios modelos. Tal y como anunció Hussein Mehanna, director de ingeniería de Cloud ML Platform, ahora, el gigante tecnológico da un paso más y lanza IA HUB, para atender la necesidad de las empresas de construir un recurso integral de machine learning y Kubeflow Pipelines, un nuevo componente de Kubeflow.

 

AI Hub

Este nuevo servicio ofrece dos beneficios significativos: por un lado, pone a disposición de  todas las empresas, los recursos ML desarrollados por Google Cloud AI, Google Research y otros equipos de Google. Por otro, proporciona un centro privado y seguro donde las empresas pueden subir y compartir recursos de ML dentro de sus propias organizaciones. De esta forma se facilita a las empresas la reutilización de pipelines y su despliegue para la producción en GCP en tan sólo unos pasos.

En alpha, el AI Hub proporcionará estos recursos desarrollados por Google y controles de uso compartido privado. Su versión beta se ampliará para incluir más tipos de activos y una gama más amplia de contenido público, incluyendo soluciones para socios.

 

Kubeflow Pipelines

En este caso, Kubeflow Pipelines es un nuevo componente de Kubeflow. Esta herramienta proporcionará un espacio de trabajo para componer, desplegar y gestionar flujos de trabajo de ML de extremo a extremo, lo que lo convierte en una solución híbrida que no se bloquea desde la creación de prototipos hasta la producción. También permite una experimentación rápida y fiable, por lo que los usuarios pueden probar muchas técnicas de ML para identificar qué es lo que funciona mejor para su aplicación.

“La equidad es uno de nuestros principios de IA y algo que discutimos con nuestros clientes de la nube que adoptan el ML en sus propios negocios”, explica Mehanna. “Kubeflow Pipelines puede ayudarles a aprovechar las bibliotecas de código abierto TensorFlow Extended (TFX) de Google que abordan cuestiones de producción de ML, como el análisis de modelos, la validación de datos, la inclinación de los servicios de formación, la deriva de datos y mucho más” añade.

Por otro lado, el director de ingeniería explicó que Google Cloud continúa ampliando las capacidades de sus componentes básicos de IA para hacerlos aún más útiles para las empresas, incluida la versión beta de tres funciones de la API de video en nube que aborda los retos comunes para las empresas que trabajan mucho con video.

 

IDG.es

Importancia de los Datos en la Economía Digital

Es un proceso casi natural que tanto la regulación como los órganos reguladores en todo el mundo, corren en sus acciones detrás del fenómeno del progreso tecnológico y de sus impactos en la oferta y la demanda en el mercado. En estos días, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha convocado en anticipo a analizar y proponer escenarios y estrategias sobre la importancia de los datos en la economía digital que crecientemente vivimos en nuestras sociedades.

Efectivamente, la evolución tecnológica y su efecto en los mercados digitales han puesto a nuestra disposición una nueva forma de interacción social, basada en nuevos servicios y varios de los previamente existentes, revolucionados.

Como una consecuencia lógica de la evolución del ecosistema digital, surgen nuevas preocupaciones en diversas materias, como privacidad y seguridad de datos, transparencia, competencia en los mercados, entre otras.

Hoy operamos cada vez más intensivamente con servicios de comunicación, entretenimiento, información, relacionamiento, transporte, entre muchos otros, que, sirviéndose de herramientas informáticas, operan en línea, en donde nos hemos convertido en ciudadanos digitales, con huella digital, registro de transacciones comerciales digitales, etc.

Para ello, un elemento importante ha sido el ejercicio de generación, recopilación, clasificación, recopilación, análisis y eventual aprendizaje proveniente de extensos conjuntos de datos recolectados de los usuarios de estos mismos servicios que, con cada interacción, generan micro información continua sobre sus hábitos, gustos y necesidades de cada uno de nosotros.

Es esto lo que define a una operación económica y social impulsada por los datos (data-driven economy), cuyo insumo esencial es la concentración de datos para provisión de servicios.

¿Cuál es ahí el insumo esencial? En este sentido, los datos son elementos cuya característica intrínseca es su dificultad para ser sustituibles o replicables, además de que, para su recolección, guarda, procesamiento y análisis involucran costos fijos relativamente altos. Por esta razón, esta industria se asemeja a aquellas de infraestructuras, cuyos elevados requerimientos e intensidad para la entrada en operación requieren elevados montos de inversión, registran lentos retornos de utilidad, así como largos periodos de maduración del capital.

Asimismo, la recolección de grandes conjuntos de datos, su análisis y posterior transformación en productos presenta marcadas economías de escala y de alcance. Estos procesos habilitan a las empresas incumbentes su explotación para establecer una posición de ventaja frente a la de sus competidores subsecuentes.

Estas circunstancias abren el riesgo de generar barreras de entrada a competidores. Tal ha sido la relevancia de los datos que autoridades en materia de competencia alrededor del mundo analizan ya su capacidad para otorgar poder de mercado a las empresas digitales.

La Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, la Oficina Federal de Carteles de Alemania, la Autoridad Catalana de la Competencia y la Comisión Europea ya han emitido reportes e incluso iniciado investigaciones sobre los efectos y retos que la concentración de datos impone la gestación y dinámica competitiva.

Si bien la configuración y desarrollo de los mercados digitales continúan siendo materia de estudio, la evidencia teórica y empírica apunta a que la concentración de datos en manos de uno o pocos jugadores abre una ventana potencial de riesgo al ingreso y fortalecimiento de empresas competidoras y consecuentemente, de condiciones de optimización social de estos servicios crecientemente transversales.

El continuado análisis de estructuras y dinámicas de estos mercados gana importancia para seguir renivelando asimetrías entre nuestro país y economías más avanzadas en términos de desarrollo e investigación tecnológicos. De no seguir atendiendo este asunto como ahora se hace, condenaríamos al país y la industria digital nacional a seguir en un papel de consumidor, no de productor, en el mejor de los casos.

 

The CIU.

El eCommerce en México sigue en aumento: WorldPay

Estamos a unos días de que comience una de las épocas con mayor flujo de ventas en México, y no sólo hablamos del Buen Fin, programado este año del 16 al 19 de noviembre, sino de las compras de fin de año por temporadas de Navidad, Año nuevo y Día de Reyes.

Si bien las compras en tiendas físicas aún ocupan un porcentaje importante de los ingresos de retails, el comercio electrónico sigue creciendo año con año en nuestro país. Según Esteban Sarubbi, Vicepresidente Comercial para América Latina Global eCom de Worldpay, quién nos otorgó algunos resultados de su informe anual de pagos globales 2017, el e-commerce en México crece 17% por año, lo que significa que se tiene una proyección de valor en el mercado de unos USD 39.4 mil millones para 2021.

“El comercio electrónico en México ha despertado, está siendo referencia no sólo a nivel Latinoamérica, sino a nivel global, ya que estos porcentajes de crecimiento no los está reflejando otro país de la región”, aseveró Sarubbi.

Con este panorama en nuestro país, dentro de cinco años el comercio electrónico duplicará su valor, a su vez cuadriplicará el mCommerce, es decir, el comercio a través de dispositivos móviles, con un crecimiento anual de 27%, equivalente a 21.2 mil millones de dólares. “Las transacciones que se hacen por medio de dispositivos móviles evidentemente van a superar a las que se hacen por PCs”, agregó.

El auge del eCommerce y el mCommerce en México podría convertir al país en uno de los mercados de comercio electrónico más grandes de América Latina.

Otras de las tendencias que las empresas deben tomar en cuenta, según la empresa de pagos, para sus transacciones debido a su panorama de crecimiento, es el uso de billeteras electrónicas frente al de tarjetas bancarias, sin importar si son de débito o crédito, estimando que en los próximos 5 años este tipo de transacciones supere al pago con tarjeta.

“Las billeteras electrónicas le permiten al consumidor, especialmente a aquel que tiene miedo de usar servicios bancarios o que simplemente no están bancalizados, acceder a este tipo de beneficios que ofrece el comercio electrónico. Las transacciones mediante estos métodos está creciendo al doble con respecto al pago con tarjetas”, agregó.

Según Sarubbi, las empresas deben aprovechar este crecimiento para ofrecer más y mejores ofertas de ventas y pagos digitales, especialmente en el mCommerce. “Las empresas han puesto un empeño en entender esta ola. Quien no se suba a ella va ir quedando atrás y perdiendo clientes. Tenemos muchos casos de empresas que no se adaptaron a tiempo y hoy han cerrado”, comentó el ejecutivo de WorldPay.

 

La propuesta: Worldpay Auth Plus

Esteban Sarubbi, Vicepresidente Comercial para América Latina Global eCom de Worldpay.

Para seguir impulsando el crecimiento del comercio electrónico en México, la empresa ha lanzado Worldpay AuthPlus, la cual permite a los comercios optimizar su procesamiento de pagos electrónicos con un enfoque flexible basado en datos y enrutamiento de transacciones inteligentes.

Según Sarubbu, se trata de la propuesta para otorgar una respuesta más rápida, segura, eficaz y a menor costo, de las tasas de aprobación de transacciones, logrando una mayor inteligencia a los procesos de compras online.

Las tasas promedio de aprobación de comercio electrónico a menudo están por debajo del 90% y pueden representar millones de dólares en ingresos perdidos, dependiendo de las ventas totales.

Un proceso de pago inteligente es crucial para los comercios, ya que los datos generados en las transacciones proporcionan información sobre el comportamiento del consumidor, que puede utilizarse para corregir y mejorar los procesos. Todo esto afecta directamente los ingresos del minorista. Paralelamente, los consumidores exigen cada vez más una experiencia rápida y segura cuando hacen compras en línea.

 

$50 dólares o menos, el costo de su identidad en la Dark Web

Aunque muchos hemos oído hablar, o incluso hemos sido víctimas del cibercrimen como robo de datos y de identidad, parece que pocas personas conocen el valor de la información que es robada y vendida en la Dark Web.

Un nuevo estudio de Kaspersky Lab ha revelado que, si bien nuestra identidad puede no valer mucho en términos de dólares, es un recurso importante para los criminales. La investigación descubrió que los ciberdelincuentes tienen un apetito por los datos que roban de servicios populares, incluso a través de cuentas de redes sociales y acceso remoto a sitios web de juegos.

La confusión de los usuarios sobre el valor de sus datos podría dar lugar a una estrategia de seguridad descuidada, haciendo que sea muy fácil para los ladrones robar datos y cometer delitos.

Los datos robados de las personas a consecuencia de descuidos en la seguridad,  pueden tener un valor de reventa limitado, pero pueden tener muchos usos. Esto puede traer enormes consecuencias para un individuo, que puede perder dinero y afectar su reputación, así como verse perseguido por una deuda en la que alguien más incurrió en su nombre, o incluso resultar sospechoso de un delito que otra persona ha cometido al usar su identidad para protegerse.

Kaspersky Lab investigó los mercados de la Dark Web para averiguar cuánto valen los datos personales y cómo los utilizan los cibercriminales. Los investigadores de la compañía encontraron que los ciberdelincuentes pueden vender la vida digital completa de alguien por menos de $50 dólares; incluidos información de cuentas de redes sociales robadas, detalles bancarios, acceso remoto a servidores o equipos de escritorio, e incluso datos de servicios populares como Uber, Netflix y Spotify, así como sitios web de juegos, aplicaciones de citas y páginas de pornografía que pueden almacenar información de tarjetas de crédito.

Los investigadores encontraron que el precio pagado por una sola cuenta hackeada es más bajo, con la mayoría de las ventas por alrededor de $1 dólar por cuenta, y con criminales que ofrecen descuentos por compras al mayoreo.

La forma más común en que los delincuentes roban este tipo de datos es a través de campañas de phishing o explotando una vulnerabilidad de seguridad relacionada con la web en el software de una aplicación. Después de un ataque exitoso, el criminal recibe mucha información que contiene una combinación de correos electrónicos y contraseñas para los servicios hackeados. Y, como muchas personas utilizan la misma contraseña para varias cuentas, los atacantes podrían usar esta información para acceder también a las cuentas en otras plataformas.

Curiosamente, algunos delincuentes que venden datos incluso ofrecen a sus compradores una garantía de por vida, por lo que, si una cuenta deja de funcionar, el comprador recibirá una nueva de forma gratuita.

“Está claro que el hackeo de datos es una amenaza importante para todos, y esto se aplica tanto a nivel individual como social, porque los datos robados financian muchos males sociales. Afortunadamente, hay pasos que podemos tomar para prevenirlo, incluso mediante el uso de software de ciberseguridad y el conocimiento de la cantidad de datos que estamos regalando, en particular en perfiles de redes sociales disponibles para el público o las organizaciones”, señaló David Jacoby, investigador principal de seguridad en Kaspersky Lab.