Día: 20 marzo, 2019

WiFi 6 significa más IoT y con ello un mayor riesgo

Sin duda el WiFi sigue siendo la manera más popular al momento de conectarse a una red, ahora con la llegada de 802.11ax también conocido como WiFi 6, vemos grandes beneficios pero también con ello, como bien dice la Ley de Moore – cualquier cosa con una dirección IP ahora debe considerarse una amenaza potencial – y en efecto, aunque WiFi 6 presenta nuevas funciones de seguridad increíbles, también hace que la WLAN sea aún más compatible con IoT (Internet de las Cosas por sus siglas en inglés).

Y es que la seguridad que rodea a los dispositivos de IoT se ha quedado rezagada con respecto a la capacidad de los hackers para penetrar en estos dispositivos. Los delincuentes pueden controlar de forma remota los equipos inteligentes, creando atascos de tráfico en las carreteras, interrumpiendo la red eléctrica o interrumpiendo los robots industriales. Un dispositivo IoT comprometido puede servir como un trampolín para que un atacante se propague a través de la red y robe o destruya información confidencial.

En México, un estudio realizado por la Asociación de Internet.MX en 2018, señala que el 56% de los usuarios encuestados se conecta por un servicio de WiFi contratado pero el 18% lo hace a través de una conexión WiFi de acceso público, lo que muestra que todavía el uso de la conexión WiFi sigue dominando en el país.

A pesar de su poder de cómputo, cosas como sensores, controles, equipos, etc. rara vez llevan una protección mínima más allá de un ID de usuario y contraseña instalados de fábrica (y fáciles de adivinar) que rara vez se cambian. Además, estos dispositivos no se registran, por lo que no hay señal ni alerta para indicar que se han comprometido.

Por su parte, el Instituto Ponemon en conjunto con Aruba, entrevistaron a 3800 profesionales de seguridad, IoT fue un punto de enfoque específico. Los resultados muestran que el 77% cree que los dispositivos de IoT que simplemente monitorean o realizan tareas menores representan una amenaza. Solo el 24% dice que los dispositivos de IoT de su organización están protegidos adecuadamente. Incluso la responsabilidad de la seguridad de IoT no está resuelta.

Dado todo esto ¿qué puede hacer la red y el equipo de seguridad?

La buena noticia es que estos dispositivos conducen a experiencias destacadas de empleados, clientes y socios: la transformación digital está impulsada por IoT. Y, por más angustioso que sea el pensamiento de una máquina expendedora que ataca bases de datos con información crítica, es precisamente porque los dispositivos de IoT están conectados a la red que los equipos de seguridad pueden dormir por la noche.

Para la seguridad de IoT, esto significa convertir la red en el “sensor” donde el tráfico sin procesar se elabora a través de un motor de inspección profunda de paquetes diseñado para recopilar cientos de elementos de comportamiento relevantes, como el volumen de tráfico, el ciclo de trabajo, los destinos, los puertos, los protocolos, etc.

La información sobre el tráfico se pasa luego a los modelos de aprendizaje automático para construir una línea de referencia de comportamiento normal para que las desviaciones se puedan detectar fácilmente. Cuando los modelos de aprendizaje automático ven suficiente evidencia de que un ataque está en curso, se genera una alerta para que el analista la revise. Piense en una cámara que está enviando el doble de paquetes que lo que normalmente hace. O un control de edificio que intenta conectarse a sistemas que nunca ha visto.

Estos dos primeros pasos son cruciales para detectar incidentes relacionados con IoT y requieren una sólida experiencia en el dominio de la red y una ciencia de datos comprobada en conexiones cableadas, inalámbricas, WAN y remotas. Las decisiones correctas y las acciones apropiadas se basan en la eliminación de falsos positivos y en proporcionar al analista no solo la señal de ataque correcta, sino también la evidencia de respaldo asociada.

Así como los avances ofrecen mayores beneficios a los usuarios, las empresas dedicadas a brindar servicios de TI también trabajan en desarrollos que logren mejorar los retos de la seguridad.

 

Por: Erick Muller,

Consultor en Software de Seguridad, 

Aruba Networks.

¿Están las empresas latinoamericanas abiertas a nuevas tecnologías?

Mientras que en países como China o India, el crecimiento económico ha estado apalancado en el crecimiento poblacional, Latinoamérica con un crecimiento poblacional estancado, está anclado al aumento de la productividad. Necesita así suplir esa fuerza laboral que en otras latitudes está aumentando día a día con herramientas y soluciones que les den la capacidad a los empleados de centrarse en trabajos cada día menos repetitivos y más en sectores de creación de estrategias, innovaciones y creativas.

Los sectores productivos más importantes en Latinoamérica, centrados en la extracción y producción manufacturera, el turismo y el trabajo manual, puede verse significativamente mejorados a través de la inclusión de herramientas empresariales. Ahora bien, esto último no necesariamente implica la reducción o sustitución de la mano de obra o del recurso humano sino por el contrario, esta introducción de la tecnología deberá convertirse en un aliado para cada empleado.

A los trabajadores, no les gusta realizar tareas repetitivas, las personas queremos tener trabajos interesantes, desafiantes. Y es justamente en ese punto donde entra la tecnología colaboradora, la misma nos ayuda con la automatización de procesos y resultados y nosotros trabajamos en las negociaciones y en la atención 1:1 con el cliente.

Se pronostica que el crecimiento de América Latina en obtención de aplicaciones empresariales sea entre un 30 y un 40%, un porcentaje no tan alto si se considera el potencial que tienen las mismas.

Como región emergente, las empresas encuentran dificultades para arrancar, sea cual sea el ramo, por lo que se vuelve vital aprovechar cada uno de los recursos con los que cuenta. Necesita ahorrar y hacer más eficiente las tareas, especialmente en procesos en los que puede no ser un experto o que no son el “core” del negocio.

Sin ir más lejos, una de las características que más se valoran de América Latina es el trabajo manual y las artesanías. ¿Cómo podría mejorar un artesano y tener un crecimiento sostenido? Por ejemplo, a través de plataformas de fácil utilización de comercio electrónico. Su actividad no cambiaría, ni se estaría sustituyendo una plaza, por el contrario se estaría potenciando su labor, sus valores, sus tradiciones, además de promover un crecimiento personal y de la industria.

Encontrar esa automatización que hoy la Inteligencia Artificial ofrece, puede convertirse en un punto de inflexión entre un negocio exitoso o fallido. Tan heterogénea como es la región, deberá siempre pensarse en soluciones que apliquen para todo tipo y tamaño de empresa, que les permita tomar lo que más les conviene y hacer una progresión de adopción y adaptación de la tecnología. Que dé la oportunidad de tomar exclusivamente lo que necesitan y que no tengan que adquirir software que se subutilice, América Latina exige que el crecimiento de estas implementaciones vaya al mismo ritmo del crecimiento de la empresa.  No más, no menos.

A medida que las empresas de tecnología entendamos y logremos entender al cliente y a sus consumidores, y que seamos cada vez más específicos y de acuerdo a sus necesidades, veremos tanto a nivel micro como macroeconómico, un crecimiento sostenido. La productividad y la producción son factores que, sin importar el clima económico o la inestabilidad que puede llegar a tenerse, busca toda empresa. Hacer más con cada día menos.

 

 

Por: Vijay Sundaram, 

Jefe Global de Estrategia,

Zoho Corp.

Internet de la Energía, ¿Cómo proporcionarla de forma segura e inteligente?

Las ciudades inteligentes no son solo un sueño lejano. Gracias a las soluciones innovadoras del Internet de las Cosas (IoT), muchos servicios inteligentes ya están activos y expandiéndose rápidamente. Los gobiernos municipales están aprovechando las tecnologías inalámbricas para teléfonos móviles y redes de amplia área de baja potencia para conectar y mejorar la infraestructura, la eficiencia, la conveniencia y la calidad de vida de los ciudadanos y los visitantes. Uno de los sectores de la ciudad inteligente que viene desarrollándose rápidamente en los últimos tiempos es el de la energía.

La infraestructura de la energía se ha vuelto cada vez más compleja. Nuevos jugadores y los ciudadanos preocupados por el medio ambiente se están uniendo al ecosistema, implantando activos que se conectan con las infraestructuras de la red en expansión.

La creciente demanda de energía significa que es esencial mejorar la forma en que gestionamos todos los puntos de acceso de este sector. No solo la demanda en las casas aumenta a medida que la población crece (según la ONU, casi un tercio de la población mundial vivirá en asentamientos urbanos para 2030), sino que el número de dispositivos que usamos también crece significativamente a partir de la conectividad.

Muchos consumidores de todo el mundo ya están familiarizados con el concepto de medidores inteligentes. Los dispositivos están diseñados para la comunicación directa entre el medidor de electricidad o gas de una casa y el proveedor de energía. Esta conexión en tiempo real significa que los consumidores pueden ver exactamente cuánta energía están consumiendo y su costo. Al mismo tiempo, las empresas de servicios públicos pueden ofrecer una facturación precisa, de acuerdo con el análisis del consumo de energía en tiempo real, y pueden controlar y equilibrar la demanda y el suministro con más eficacia.

Al conectar cada medidor inteligente, cada panel solar, cada vehículo eléctrico y todos los demás activos relacionados con la energía, una red inteligente puede analizar numerosos puntos de contacto y sus datos generados para ayudar a administrar el flujo de energía -disponible y necesario- en el momento correcto y en los lugares adecuados, para finalmente ejecutar redes inteligentes sostenibles y eficientes.

Sin embargo, con tantos datos circulando en la nube, hay un aumento de las oportunidades de ataques cibernéticos, y una necesidad urgente de proteger la infraestructura de medición avanzada. Los medidores inteligentes desprotegidos, implementados por períodos superiores a diez años, pueden ser fácilmente hackeados para cambiar datos de consumo, acceder a datos sensibles o, incluso, causar daños físicos a la red global.

Por lo tanto, la seguridad ininterrumpida es fundamental para el éxito de los sistemas de energía inteligente. Es esencial que haya un mecanismo de seguridad avanzado para reemplazar las claves antiguas y permitir la administración remota de credenciales. Las herramientas robustas de cifrado y autenticación deben considerarse e implementarse antes de instalar los medidores. Sin una arquitectura de seguridad integrada que sea segura durante toda la vida útil de los dispositivos, los socios del ecosistema están expuestos a riesgos innecesarios y costosos.

Es imprescindible que las empresas proporcionen soluciones de identidad digital más robustas y garanticen la seguridad de los datos compartidos de los activos conectados a la energía, además de proteger sus credenciales de acceso y las claves de seguridad de autenticación y cifrado.

Eso garantiza que todos los datos recibidos provengan de una fuente legítima, que los protege contra adulteraciones y fraude en todos los puntos.

Basta con analizar el cambio del mercado de energía mundial y ver cómo el sector avanza hacia una integración eficiente y segura: Años atrás, la seguridad no era una prioridad en la agenda de los ejecutivos. Sin embargo, ahora todas las grandes corporaciones tienen un Chief Security Officer y líderes de proyecto que cuidan la seguridad de los proyectos nuevos. Se deben implementar nuevos procesos para proteger sistemas que nunca han sido diseñados para ser seguros, principalmente cuando analizamos los medidores de sistemas heredados que se implementaron hace más de diez años. El Internet de las Cosas para el sector de la Energía todavía tiene un largo camino por recorrer, pero su foco principal permanece en la preocupación por la eficiencia de los servicios y la privacidad de los datos de los ciudadanos.

 

 

Por: Daniel Cuellar,

Vicepresidente para Servicios Móviles y IoT,

Gemalto Latinoamérica.

Desafíos y oportunidades de expansión del mercado de fibra FTTH

La demanda de banda ancha crece cada día y, con ello, el mercado de fibra óptica continúa expandiéndose en países de América Latina, como Brasil y México, en especial cuando el asunto es llevar grandes bandas anchas a residencias, el llamado FTTH (Fiber to home por sus siglas en inglés). Lo que percibimos es que independientemente del momento económico ese mercado se fortalece. Esta necesidad por grandes velocidades viene de diversos factores, ya sea por el aumento en el uso de servicios de streaming, número de dispositivos conectados o juegos en línea.

En el último año, Brasil tuvo un crecimiento acentuado de dos dígitos en este sector, mientras que el mercado de México fue menor que el brasileño por regulaciones internas que crearon algunos obstáculos. Sin embargo, estas dos regiones todavía se encuentran detrás de países desarrollados y, para superarlos y subir en ese ranking, deben atender las cuestiones primordiales, como lo son la velocidad en las instalaciones e implementaciones en las redes de fibra óptica. Este obstáculo tiende a disminuir conforme la construcción de la red pasa a ser vez confiable, fácil y rápida.

Otra ventaja en el uso de esta tecnología es la disminución del costo para la capilarización de la red, pues cuando la fibra sale del edificio del operador necesita ser repartida en miles de otros puntos, con la utilización de equipos costosos para hacer la fusión de una fibra en la otra. Sin embargo, con la tecnología preconectorizada, este proceso para llevar internet a las residencias se vuelve mucho más dinámico y barato, atrayendo el interés de las empresas.

Para el año 2019, vemos un gran cambio en el acceso a Internet y una aceleración en las inversiones de las principales empresas de telecomunicaciones y operadoras de televisión por cable en el sector de fibra óptica. Muchas de estas empresas proporcionan Internet a través de cable coaxial. Pero, en términos de capacidad, esta tecnología es limitada, siendo necesario el uso de la fibra para llegar a velocidades superiores a 100Mbps. Mientras las empresas de telecomunicaciones ya venían, a lo largo de los años, haciendo inversiones en fibra, ahora las de televisión por cable también están siguiendo esa tendencia.

No sólo las gigantes de las telecomunicaciones están invirtiendo en este sector, sino que los proveedores regionales de Internet también están siguiendo la misma estrategia.

Según datos de la encuesta TIC Prodiadores 2017, lanzada en diciembre de 2018, el mayor crecimiento en la oferta de conexiones de fibra óptica en Brasil se debe a los proveedores regionales. En 2014, sólo el 49% de los proveedores ofrecían ese tipo de conexión. En 2017, esta proporción aumentó significativamente y alcanzó el 78% de las empresas.

Para 2019, se espera que Brasil y México continúen creciendo en el mercado de fibra FTTH, usando las tecnologías preconectorizadas e invirtiendo cada vez más en este sector, tanto las grandes empresas como los ISP (siglas de la denominación inglesa para Internet Service Provider) regionales, tanto para ampliar los números de casas conectadas como para el aumento de velocidad.

 

Por: Tadeu Viana, Sales Director CALA en Corning Optical Communications.

Innovaciones que cambiarán nuestras vidas para el 2024

IBM México presentó, de la mano de Eduardo Gutiérrez, Gerente General; Joe Saab, CTO; y Baltazar Rodríguez, Líder de Blockchain de IBM México, las 5 innovaciones que cambiarán al mundo en los próximos 5 años, según la visión de la marca.

En cinco años, la población de la Tierra llegará a más de ocho mil millones. Nuestra compleja cadena alimentaria, ya estresada por el cambio climático y un suministro de agua limitado, se resentirá aún más.

Para satisfacer las demandas de este futuro superpoblado, necesitaremos nuevas tecnologías y avances científicos sobre la seguridad e inocuidad de los alimentos.

Es por esto que los investigadores de IBM de todo el mundo ya están trabajando en cinco soluciones en cada eslabón de la cadena alimentaria. Desde ayudar a los agricultores a maximizar los rendimientos de los cultivos, frenar enfermedades por alimentos, hasta formas de reutilizar el plástico.

A continuación, un resumen de las innovaciones que los científicos de IBM están desarrollando.

 

1. Los dobles digitales de la agricultura ayudarán a alimentar a una población creciente utilizando menos recursos

Para finales de siglo la población de la tierra aumentará en un 45%, mientras que las tierras cultivables disminuirán en un 20%

Para ayudar a alimentar a una población creciente utilizando menos y más eficientemente los recursos, los investigadores de IBM están creando un modelo virtual del campo, es decir un Doble Digital o Digital Twin.

Dentro de los próximos cinco años, utilizando la inteligencia artificial podremos usar estos datos para pronosticar con precisión los rendimientos de los cultivos. Para ayudar a los agricultores a tomar mejores decisiones, el Doble Digital combina datos, satélites, teléfonos móviles y sensores con capacidades de inteligencia artificial para recopilar y analizar datos visuales no estructurados sobre el uso de la tierra agrícola, desde la química del suelo y el suministro de agua hasta enfermedades de cultivos, uso y disponibilidad de equipos, tormentas inminentes, olas de calor y de frío; todo para cumplir con la promesa de mejorar la calidad y seguridad de los alimentos.

2. Blockchain evitará que se desperdicie más comida

Un tercio de la comida producida en el mundo se desperdicia antes de ser consumida. Según cifras del Banco de México, en el país se desperdician alrededor de 20.4 millones de toneladas de comida al año.

Dentro de cinco años, eliminaremos muchas de las costosas incógnitas en la cadena de suministro de alimentos. Blockchain rastreará la comida desde el cultivo hasta el supermercado, y utillizará esa información para predecir los productos que los consumidores querrán y en qué momento exacto los querrán.

Desde los agricultores hasta los proveedores de supermercados, cada participante en el ecosistema alimenticio sabrá exactamente cuánto plantar, ordenar y enviar. La pérdida de alimentos disminuirá considerablemente, los agricultores aumentarán los rendimientos de los cultivos y los productos que terminen en los carros de los consumidores serán más frescos.

 

3. Club de cultivo: Mapear el microbioma nos protegerá de las bacterias malas

Anualmente las enfermedades transmitidas por alimentos tienen un costo médico de 9 mil millones de dólares. Dentro de cinco años, los inspectores de seguridad alimentaria de todo el mundo adquirirán una nueva herramienta: la capacidad de usar millones de microbios para proteger lo que comemos. Los investigadores de IBM están combinados big data y microbiología, para recopilar una enorme base de datos de genomas.

Estos microbios, algunos saludables para el consumo humano y otros no, se introducen regularmente en los alimentos que salen de establecimientos agrícolas, fábricas y supermercados.

La habilidad de monitorear los comportamientos de los microbios en cada etapa de la cadena de suministro, constantemente y a un bajo costo, representa un enorme salto para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos y potenciar aquellas que son benéficas.

4. Los sensores de IA detectarán los patógenos transmitidos por los alimentos

La salmonelosis, es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y ampliamente extendidas. Según la OMS afecta anualmente a decenas de millones de personas de todo el mundo y provoca más de cien mil defunciones

Dentro de cinco años, los agricultores, procesadores de alimentos y tiendas de comestibles del mundo, junto con miles de millones de cocineros en el hogar, podrán detectar contaminantes peligrosos sin esfuerzo en sus alimentos. Todo lo que necesitan es un teléfono celular o una mesa con sensores de inteligencia artificial. Los investigadores de IBM están creando sensores de IA potentes y portátiles que pueden detectar patógenos transmitidos por los alimentos en cualquier momento y lugar donde puedan aparecer.

Los sensores funcionarán a través de una aplicación de smartphone y de esta forma detectar bacterias aproximadamente 75 veces más pequeñas que un cabello humano, lo que permite a todos los eslabones de la cadena alimentaria incluso consumidoes detectar la existencia de bacterias como E. coli o Salmonella dañina antes de que se convierta en un brote.

 

5. ‘Cirugía plástica’: un nuevo proceso de reciclaje radical dará nueva vida al plástico viejo

Cada año, 8 millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar, Para 2050, se proyecta que en el océano habrá más plástico que peces.  

En cinco años, la eliminación de basura y la creación de nuevos plásticos se transformarán por completo. Todo, desde cartones de leche hasta recipientes, bolsas de alimentos y empaques plásticos (PET) ya existentes, podrán ser reutilizadas.

Todo gracias a VolCat, un proceso químico catalítico que digiere ciertos plásticos (llamados poliésteres) en una sustancia que puede ser devuelta directamente a las máquinas de fabricación de plástico.

A diferencia del reciclaje mecánico tradicional, el reciclaje de plásticos del futuro descompondrá tanto plásticos transparentes como de colores, así como recipientes sucios y limpios, para generar un producto final de alta calidad que es 100% reciclable.

Para las personas en el hogar, los futuros avances en el reciclaje significarán que ya no será necesario clasificar, enjuagar y separar los contenedores, envoltorios o plásticos usados.

Smart TV, la nueva puerta de acceso para cibercriminales

A medida que los televisores inteligentes adquieren mayores funcionalidades, la cantidad y la sensibilidad de los datos que manejan es cada vez más relevante para el mundo del cibercrimen. ESET analizó el caso teniendo en cuenta que cuantos más usuarios adquieren esta tecnología, los atacantes encuentran más incentivo para diseñar nuevas formas de sacar provecho del Internet de las Cosas.

Según Statista, en 2018 se vendieron más de 114 millones de televisores inteligentes alrededor del mundo. Acorde a una publicación de IHS Markit, este volumen representaría el 70% de todos los televisores vendidos durante ese año.

“El hecho de que la mayoría de los televisores inteligentes corran hoy alguna distribución basada en Android implica la conformación de un ambiente donde es más sencillo para los atacantes generar códigos maliciosos capaces de afectar equipos de un diverso abanico de fabricantes, facilitando la transición del malware que actualmente existe para plataformas móviles a sistemas operativos para televisores.”, menciona Denise Giusto Bilic, Especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica.

Los cibercriminales persiguen un claro objetivo con sus campañas maliciosas: la generación de dinero. Es decir, requieren de información capaz de vender, datos para poder extorsionar a sus víctimas, equipos para secuestrar o capacidad de procesamiento para utilizar. Los televisores inteligentes cuentan con todas estas características, lo que los vuelve un blanco atractivo.

Dentro del informe desarrollado presentado por ESET, se menciona que las técnicas que se pueden usar para ejecutar algún código malicioso en el entorno de la víctima son la Ingeniería social, vulnerabilidades, malas configuraciones y ataques físicos. Estas metodologías permiten a los atacantes ganar control del equipo.

En 2016 muchos usuarios se vieron afectados por el secuestro de televisores a través de ransomware para Android, como variantes de Simplocker o el Virus de la Policía. Asimismo, ADB.Miner, un malware orientado a la minería de criptomonedas, evolucionó para instalarse sin ayuda del usuario mediante configuraciones de depuración habilitadas por defecto.

“Aunque las vulnerabilidades se parcheen y los usuarios se eduquen para la detección de estafas, muchos televisores continúan encontrándose en espacios vulnerables, donde pueden ser alcanzados físicamente por terceros –por ejemplo, en la sala de espera de una oficina o en una sala de estar donde se suelen realizar eventos repletos de extraños–. En particular, los puertos USB pueden ser utilizados para la ejecución de scripts maliciosos o la explotación de vulnerabilidades.”, destaca Giusto Bilic.

Los atacantes pueden automatizar de varias maneras acciones maliciosas basadas en la interacción con la interfaz de usuario y ejecutar el ataque en pocos segundos simplemente conectando un dispositivo similar en apariencia a una memoria USB.

De manera de estar protegidos desde el Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica se comparten algunas medidas preventivas para mitigar los ataques a televisores inteligentes:

Contar con alguna solución de seguridad: Estas ofrecen protección contra amenazas para Smart TV, en particular, para aquellas distribuciones basadas en Android, además de módulos capaces de prevenir infecciones por malware y de detectar páginas fraudulentas para bloquear el acceso a ellas (funcionalidad denominada antiphishing). Otra capa de protección que deben incluir estas soluciones es la de protección de los puertos USB, para evitar que los códigos maliciosos puedan colarse mediante estos conectores.

 

Configurar los dispositivos: Reforzar los ajustes del dispositivo para asegurarse de no dejar huecos de seguridad es una de las primeras precauciones a tomar al adquirir un televisor inteligente. Restringir los orígenes desconocidos, verificar aplicaciones, no mostrar las contraseñas, crear perfil restringido, automatizar las actualizaciones, configurar la Google Play Store, deshabilitar la depuración y la recolección de datos por defecto, son los principales puntos a tener en cuenta a la hora de configurar la seguridad de un dispositivo de streaming.

 

Reforzar la seguridad de la red: Si bien configurar correctamente el dispositivo ayuda, no alcanza sin construir un entorno de red seguro. Para proteger los televisores, es importante asegurarse de que el router utilice protocolos seguros y credenciales fuertes, y que su firmware no presente vulnerabilidades.

 

Protección física: Para los equipos que se encuentren en espacios vulnerables –por ejemplo, en la sala de espera de una oficina o espacios públicos–, se debe tener en cuenta la protección de las entradas físicas del dispositivo –del mismo modo que con cualquier otro dispositivo de red–, tanto de red como de USB. Para ello, se puede activar la protección mediante soluciones de seguridad o, en el caso de las TV boxes, en cajas acrílicas con cerrojo. Para proteger los puertos USB se puede utilizar escudos, gadgets que se colocan entre el televisor y cualquier unidad externa que vaya a conectarse a él, que impiden cualquier ejecución indeseada de código. A su vez, es recomendable tapar la cámara del televisor inteligente cuando no se la está utilizando.