Día: 9 julio, 2019

Multicloud, clave para la transformación digital

Dentro del marco del Finance Leadership Summit, evento de VMware realizado el pasado jueves donde reunió a más de 150 líderes de tecnología de instituciones financieras, desde fintech hasta grandes bancos y aseguradoras; la compañía destacó el papel que está adquiriendo tener bajo control su multicloud en camino a la digtalización de los negocios.

Tomás Valles, Director de Ingeniería de VMware México, resaltó que el sector financiero es uno de los más curiosos por la innovación y adopción de tecnologías disruptivas. “Este sector tiene hambre por tecnología moderna, moviendo sus centros de datos a nubes que sean seguras, y que garanticen la correcta operación, resilencia continuidad”, comentó.

 

Multicloud, prepara el negocio de cara a la transformación digital

Tomás Valles, Director de Ingeniería de VMware México.

Si bien la compañía se dio a conocer y su crecimiento se basó en su oferta de virtualización, hoy en día sus soluciones van más allá. “VMware nació de la disrupción en el centro de datos, se dio a conocer por la virtualización, pero con los años hemos expandido nuestros alcances tecnológicos a la red, almacenamiento, seguridad, nube, entre otros” comentó Valles.

Rumbo a este camino, la compañía está impulsando la adopción de la nube como acelerador de la transformación digital para todas las industrias en México. “VMware se encarga de dar facilidad de uso a toda la infraestructura, preparándola para las cargas de trabajo que van a venir en los próximos años, o que ya están recibiendo, porque sabemos que ésta será la que llevará a la empresa a seguir competitivos”, agregó.

Bajo esta primicia han lanzado recientemente su oferta de gestión multicloud, una tendencia cada vez más presente en las estrategias de disrupción digital de las empresas, manteniendo el control y visión de sus datos bajo una misma consola, no importa si la instancia está virtualizada bajo soluciones VMware o se trata de una nube de proveedores terceros como Amazon, Microsfot, Google, IBM, entre otras muchas alianzas.

“VMware permite administrar todas sus instancias como una sola entidad desde una sola consola. Utilizamos todas nuestras alianzas para crear el concepto de multicloud, obteniendo una configuración consistente, tanto de sus centros de datos locales como múltiples nubes. Los clientes pueden escoger entre poner cargas de trabajo en la nube nativa o en nube basada en tecnología de VMware. VMware no solo va administrar tu nube privada y pública, también tenemos tecnología que permite visualizar, administrar y extender políticas de seguridad a las partes nativas, otorgando visibilidad desde un solo punto”, finalizó Tomás Valles.

 

-Karina Rodríguez, Computerworld México.

Industria aérea: sin inmunidad ante los ciberataques

Los ataques cibernéticos se han vuelto cada vez más populares. Sea cual sea el portal de noticias que revisemos, diario encontramos información de todo tipo de ataques que ponen a prueba la seguridad informática de distintas industrias. Sin embargo, a pesar de ser también algo común, poco escuchamos de intromisiones en la industria de la aviación. Desafortunadamente, que no se propague la información no excluye a nuestra industria de este mal.

De dos años a la fecha, la industria de transporte aéreo ha registrado al menos 200 ciberataques, siendo la ganancia financiera el principal motivo, y pese a que las aerolíneas han destinado recursos para protegerse, los incidentes van en aumento.

Hace unos meses se registró un ataque en un aeropuerto europeo, en el que se derribó el sistema para el manejo de pasaportes, convirtiéndose en una verdadera pesadilla operativa. Poco tiempo después se presentó otro ataque que hackeó las pantallas donde se despliega la información de todos los vuelos, lo que orilló al personal  a registrar la información en hojas de papel para que los usuarios pudieran abordar a tiempo, de hecho, hay imágenes en Twitter que muestran este caos.

Otro caso sucedió en Filipinas, donde los hackers utilizaron las pantallas para colocar mensajes en contra del gobierno. Posteriormente, una aerolínea europea vio vulnerabilidad en su sistema de pago en línea, cuando los compradores introducían los datos de sus tarjetas, estos se copiaban en el sitio del atacante.

Sin embargo, es el robo de identidad uno de los peores problemas. En 75 aeropuertos de Estados Unidos se llevó a cabo una campaña de pesca o phishing, es decir, correos de usuarios ilegítimos con el objetivo de descargar archivos maliciosos.

Como podemos ver con todos los ejemplos anteriores, la industria del transporte aéreo  nunca ha estado exenta de presentar problemas con su ciberseguridad, y los directivos están conscientes de ello. Tanto las aerolíneas como los aeropuertos están de acuerdo en que la prioridad número uno para sus inversiones es la seguridad cibernética.

Recientemente en una entrevista, Ed Bastian, Director General de Delta Airlines, fue cuestionado acerca de cuál es su mayor preocupación, a lo que  respondió que  en estos días, la ciberseguridad, pues las personas que intentan atacar están utilizando la tecnología para causar un daño real al negocio y en general, las corporaciones se mantienen muy calladas cuando ocurre un hackeo, e incluso, cuando sale, afirman que solo unos pocos clientes se vieron afectados.

El desafío de la industria de proteger a pasajeros, tripulaciones de vuelo y socios comerciales se está volviendo cada vez más complejo, por ello, el monitoreo constante de los programas de seguridad cibernética para detectar el avance y cambio de los vectores de amenazas, desde programas de lealtad hasta operaciones de aeronaves y plataformas de tecnología, debe ser prioridad tanto para aerolíneas como aeropuertos.

Es por esto que 95% de las aerolíneas y el 96% de los aeropuertos ya invierten en programas de Investigación y Desarrollo en iniciativas de seguridad cibernética, registrando un gasto anual de tres mil 900 millones de dólares en 2018, lo que representa un 9.0% de su presupuesto general para dicho tema.

Ya no se trata de si habrá alguna clase de ataque, se trata de qué tipo de ataque, cuándo y estar preparados para reaccionar. Cuando ocurre lo inevitable, es fundamental contar con defensas que puedan minimizar el daño a la organización. Si bien la prevención es la mejor defensa, no todos los ataques pueden prevenirse. La detección temprana, junto con un conjunto claramente definido de procesos operativos para abordar rápidamente un ataque, es vital para reducir las consecuencias.

 

 

Por: Uriel Torres,

Director General México y Centroamérica,

SITA.

¿Está listo para la revolución de la tecnología 5G?

Con su lanzamiento previsto para el 2020, la tecnología 5G está reescribiendo las reglas sobre cómo se proveerá la conectividad móvil. La tecnología 5G creará la base para un mundo verdaderamente habilitado para el internet de las cosas: ciudades inteligentes, vehículos autónomos, electrodomésticos automatizados y una gran cantidad de conceptos igualmente innovadores. La percepción de la velocidad, el tiempo de respuesta instantáneo y el rendimiento del internet de las cosas se harán realidad, gracias a la tecnología 5G. Estamos hablando de una revolución, no de una evolución.

Sin embargo, las oportunidades conllevan un riesgo. El advenimiento de la tecnología 5G plantea profundas cuestiones de seguridad.

Según un informe reciente de Ericsson, 8 de cada 10 encuestados mencionaron que “las preocupaciones sobre la seguridad y la privacidad de los datos” son un obstáculo para la adopción de la tecnología 5G.

Por lo tanto, para desencadenar su potencial, las partes interesadas deben implementar nuevas estrategias para protegernos de las amenazas cada vez más sofisticadas que plantean los delitos informáticos.

En junio de 2018, el 3GPP aprobó el primer estándar de red 5G independiente después de 34 meses de trabajo y discusiones con las partes interesadas, incluidos operadores, fabricantes de dispositivos, proveedores de chipsets y compañías de Internet. Más allá de eso, en el año 2019 veremos el lanzamiento de los primeros teléfonos inteligentes compatibles con la tecnología 5G, junto con las implementaciones de redes móviles de este tipo. Para el 2020 se prevé que la adopción del nuevo estándar por parte de los operadores se encuentre en una curva ascendente pronunciada.

 

El rediseño de la red móvil

El último informe sobre Economía Móvil de la GSMA estima que Asia Pacífico alcanzará 675 millones de conexiones 5G en siete años, lo que la colocaría en la región más grande de este tipo del mundo para el año 2025. Sin embargo, este despliegue será impulsado no solo por las llamativas cifras del rendimiento de la tecnología 5G, sino por la forma en que se logra. En contraste, el informe sobre La Economía Móvil en América Latina y el Caribe 2018 asegura que las inversiones en 4G siguen en curso y que la adopción de la tecnología en Latinoamérica aún se encuentra en su etapa incipiente; 5G se perfila como una tecnología a mediano y largo plazo en América Latina y el Caribe.

De acuerdo al informe de la GSMA, se espera que México sea el primer mercado en lanzar servicios 5G comerciales, de la mano de Telcel y AT&T.

Si bien en Brasil también existen pruebas en curso, el lanzamiento de los servicios 5G se prevé para el 2023, ya que el foco de los operadores sigue siendo las actualizaciones de LTE-A. Como resultado, se espera observar la adopción más rápida de 5G en México, con 18 millones de conexiones (adopción del 14%) para 2025, seguido de Brasil, con 26 millones de conexiones (adopción del 11%), y Perú, con 4 millones de conexiones (adopción del 10%).

A diferencia de las generaciones anteriores, la tecnología 5G es una plataforma abierta. Fusiona una serie de diferentes tecnologías inalámbricas. También prescinde del enfoque tradicional centralizado, donde una gran cantidad de datos se almacena en servidores que están muy alejados del usuario final. En su lugar, la tecnología 5G emplea un modelo distribuido altamente descentralizado. Además, aprovecha las llamadas redes virtualizadas, lo que permite que el software distribuido y basado en la nube haga el trabajo que actualmente realiza el hardware.

En general, la tecnología 5G permite que tanto los datos como las aplicaciones se alojen mucho más cerca del usuario final, en el extremo mismo de la red, en lugar de estar ocultos en el centro.

 

Más flexible, escalable y eficiente

Pero ¿qué significa esto en la práctica? Además de aumentar la velocidad y la capacidad de respuesta de nuestra experiencia de conectividad diaria, la tecnología 5G ofrece mejoras espectaculares en cuanto a flexibilidad, escalabilidad y eficiencia disponibles para los proveedores de servicios. Este es un activo importante para los operadores móviles que enfrentan una caída en los ingresos, por un lado, hay un crecimiento aparentemente inexorable en cuanto a la demanda de ancho de banda. Por el otro, al virtualizar, descentralizar y diversificar su enfoque de la provisión de la red, los operadores pueden lograr una reducción de los gastos generales y, además, un mejor servicio al cliente.

 

De consumidores deseosos de datos a pioneros del Internet de las Cosas

Al buscar un rápido retorno de sus inversiones en tecnología 5G, la mayoría de los operadores móviles se concentrarán inicialmente en satisfacer y mejorar la experiencia del usuario para los suscriptores deseosos de datos. Sin embargo, a largo plazo, las oportunidades comerciales más emocionantes provendrán de “empresas verticales” – compañías progresivas que operan en sectores tan diversos como el automotor, el transporte, los servicios públicos y la atención médica- y que ya están transformando al internet de las cosas de un concepto difícil de definir a una realidad cotidiana para millones de ciudadanos.

Más potencial para eslabones débiles

La tecnología 5G ofrece una perspectiva realmente emocionante, y también una que plantea algunas cuestiones serias. Para concretar esta visión se requerirá una colaboración compleja entre una amplia gama de partes interesadas, incluidos los proveedores de telecomunicaciones, de la nube y de infraestructura, los proveedores de software de red y las industrias verticales. También podría haber un precio a pagar por el advenimiento de una conectividad verdaderamente ubicua.

Al distribuir datos, aplicaciones y funciones en toda la red, la tecnología 5G también aumentará la llamada superficie de ataque disponible para las fuerzas malévolas que residen en todo el ciberespacio. Cada dispositivo, conexión y aplicación en el entorno del internet de las cosas, representa un punto de entrada potencial para los hackers. Con un solo eslabón débil se puede poner en peligro todo un sistema.

 

Prepárese para un nuevo panorama de seguridad

Si bien el entusiasmo por el ADN de la nueva red 5G es perfectamente comprensible, las partes interesadas deben tener en cuenta que esto crea un panorama de seguridad radicalmente diferente. En consecuencia, deben asegurarse de que la protección esté incorporada desde el inicio de cada proyecto y que no se agregue en una etapa posterior, o incluso se ignore por completo. Además, es esencial un enfoque de abajo hacia arriba, que comience con el procesador y se mantenga en todos los niveles posteriores.

Sin embargo, para todos aquellos comprometidos con la creación de un futuro 5G seguro, estable y confiable, la buena noticia es que las herramientas necesarias para lograrlo están fácilmente disponibles. Las partes interesadas de diferentes regiones y países están trabajando juntas para finalizar el estándar para una autenticación fuerte para redes 5G.

Transformación digital: tejiendo el nuevo “sistema nervioso” global

Aunque nunca faltan los críticos que acusan de exageración a la industria tecnológica al introducir nuevos conceptos o dar a conocer perspectivas para el futuro, hoy existen razones fundadas para pensar que sí nos encontramos ad portas de cambios radicales para la humanidad a partir de los últimos avances tecnológicos.

Si bien es cierto que todos conocemos y visualizamos el impacto de nociones como el Big Data o datos de alto volumen, la Internet de las Cosas (IoT) y la Inteligencia Artificial (IA), por mencionar sólo los casos más llamativos, es evidente que los avances conjuntos de estas tecnologías que apuntan a la automatización total en faenas productivas supondrán transformaciones económicas, sociales y culturales sin precedentes.

Consideremos, por ejemplo, lo que pasa con la IA que, como ha destacado Gartner, aparece hoy vinculada prácticamente a todas las tendencias tecnológicas, siendo responsable de que cada día nos topemos con más “cosas autónomas”, es decir, aparatos capaces de moverse solos, como drones, robots, autos e incluso aviones. La misma consultora prevé que hasta 2028 veremos el aumento sostenido de la presencia plataformas de conversación, realidad aumentada, realidad mixta y realidad virtual y que estos desarrollos cambiarán incluso nuestra percepción y forma de interactuar ante lo que nos rodea físicamente.

Conocida también como Cuarta Revolución Industrial, las transformaciones económicas asociadas a esta nueva era tecnológica no sólo se refieren a las empresas, sino también a los países, ya que las naciones más inteligentes y digitalizadas serán las que tomarán el liderazgo en las próximas décadas.

Sin embargo, estos cambios afectarán directamente la vida de las personas, siendo el mundo del trabajo uno de los que sufrirá los máximos avatares, produciendo cambios sociales y culturales de vasto alcance.

En efecto, el cambio del mercado laboral significará la creación de nuevas profesiones y perfiles, algunos de los cuales ya comienzan a impartirse en universidades de países desarrollados. La digitalización será como la alfabetización de antaño y exigirá mezclar conocimientos que antes se pensaba totalmente incompatibles, como las humanidades con la informática, por ejemplo. En tanto, las habilidades blandas y la creatividad serán imprescindibles en los perfiles de los trabajadores del futuro, ya que el resto de las tareas serán desarrolladas por robots y máquinas dotadas de IA. En este punto, hoy el debate es si habrá crisis laboral o no, siendo lo más probable que se produzca un reemplazo paulatino de los humanos por máquinas en muchas tareas actuales, quedando las personas orientadas a trabajos que hoy llamaríamos “altamente calificados”.

Lo importante de todo esto es que no es “ciencia ficción” para un futuro probable, sino un tema real en el que hay que trabajar desde ya.

Esto significa realizar cambios en la educación superior para que se incorporen nuevas profesiones a la oferta educativa lo antes posible, porque de eso dependerá cómo se inserta el país en este nuevo mundo.

Estamos en la era del conocimiento, en donde los datos son ya el mayor tesoro para los negocios, los países y las personas en su vida cotidiana y laboral.  Así se refleja en la valoración de las principales compañías del mundo, en donde los líderes no son las que cuentan con más activos físicos sino las empresas más innovadoras, es decir, las que basan sus resultados en información, algoritmos y creatividad.

Es necesario tejer y desarrollar un nuevo “sistema nervioso” para nuestra sociedad y países, donde el conocimiento se extienda a todos los rincones geográficos y capas sociales.

En Latinoamérica esta tarea es más ardua porque la contribución de trabajadores del conocimiento al PIB (Producto Interno Bruto) es aún muy baja, ya que alcanzaba, hasta hace poco, sólo a un 16 % (promedio), a gran distancia de países como  EE.UU. (30 %) o Corea (45 %), según datos de Accenture.

Esto nos plantea también la necesidad de que cada empresa y cada país debe hoy constituir la infraestructura de telecomunicaciones necesaria para ser partícipe a tiempo del potencial de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Este otro “sistema nervioso” es equivalente a lo que fueron las carreteras, calles, puertos y puentes que permitieron forjar el desarrollo económico y social en las décadas anteriores.  La consolidación de esta autopista digital de alta velocidad será esencial en nuestro tránsito hacia un nuevo mundo, porque de ella dependerá la inteligencia de nuestros hogares, empresas, ciudades y países.

Nuevas formas de producir y trabajar plantearán desafíos económicos, sociales y culturales que no podemos descuidar hoy porque el mundo ciberfísico ya está ante nuestros ojos. Y todos tenemos un rol que jugar en esta transición porque, aunque cada día estemos más rodeados de máquinas, el ser humano estará siempre en su centro.

 

Por: Leonardo Barbero, Product Senior Vice President de CenturyLink, América Latina

Qué es el cómputo cognitivo y cómo puede ayudar a las empresas

Dentro de las nuevas tecnologías a menudo surgen nuevos conceptos que poco a poco se van extendiendo en cuanto su utilidad y conocimiento. Uno de estos términos que se ha estado asentando es el del cómputo cognitivo pero, ¿qué significa y cómo está ayudando a las compañías a nivel mundial?

“El Cómputo Cognitivo  es la simulación de procesos de pensamiento humano en un modelo computarizado”, explica Gustavo Parés, director general de NDS Cognitive Labs. “Esta tecnología implica sistemas de aprendizaje que utilizan minería de datos, el reconocimiento de patrones y el procesamiento del lenguaje natural para imitar el funcionamiento del cerebro humano”, señala.

Dicho con otras palabras, con el Cómputo Cognitivo se pretende que una máquina pueda llegar a las mismas conclusiones que las personas o, por lo menos, acercarse lo más posible. Esto es especialmente útil para las empresas que quieren entender mejor las necesidades y demandas de sus consumidores, entre otras funciones.

Empresas como Facebook, Apple y Google ya utilizan esta tecnología para poder hacer mejores anuncios a través del análisis de datos, la identificación de patrones y la predicción. De acuerdo con la firma mexicana NDS Cognitive Labs, estos son algunos ejemplos de cómo el cómputo cognitivo le puede ayudar a una empresa:

 

Análisis lógico de datos

La idea principal detrás de todas las tecnologías basadas en IA es hacer que las máquinas se comporten más como cerebros humanos. El cerebro humano analiza regularmente una gran cantidad de datos. Por lo tanto, el Cómputo Cognitivo también se basa en una gran cantidad de datos para procesar. Como uno de los componentes del sistema, el aprendizaje automático es responsable de “enseñar” a las computadoras cómo procesar el océano de datos, tal como lo hacen los humanos.

Por lo tanto, los sistemas de computación cognitiva recopilan información y los datos que ingresan los procesan de una manera lógica, “aprenden” a identificar patrones, tendencias e ideas emergentes y hacen predicciones precisas basadas en los datos recopilados evidencia.

“Las empresas pueden aprovechar el Cómputo Cognitivo para extraer patrones de información a partir de datos integrados y mejorar sus servicios a través de información basada en datos sobre el comportamiento del cliente, preferencias, demandas, etcétera”, detalla Gustavo Parés.

 

Eficiencia operacional mejorada

Los sistemas de computación cognitiva pueden ayudar a las empresas a ser  competitivas y generar mayores ingresos en la economía actual basada en datos, mientras que las tecnologías de vanguardia que impulsan los sistemas pueden ayudar a cerrar la brecha entre los equipos de ventas, marketing, RRHH, etc., y mejorar los procesos dentro de la organización.

“La facultad de computación superior de estos sistemas ofrece servicios de toma de decisiones mejorada, elevando la experiencia de los empleados, adquiriendo una visión integral del cliente e implementando prácticas comerciales más rápidas de extremo a extremo”, indica Parés.

Además, el excepcional análisis de datos también resuelve los principales problemas de seguridad que las empresas pueden enfrentar, ya que los sistemas de Cómputo Cognitivo monitorean el uso de datos y los informes de fallas, por lo tanto, pueden identificar fácilmente la fuente del mal funcionamiento del dispositivo. Según la evidencia disponible, también pueden determinar la mejor acción correctiva.

 

Mejora la interacción con el cliente

El Cómputo Cognitivo puede combinar varios elementos de los datos integrados, como el comportamiento del cliente, las tendencias del mercado, la demanda del producto, las preferencias de servicio, etc., para generar información importante que luego los analistas experimentados pueden evaluar para un estudio más detallado.

“Las empresas pueden aprovechar la salida del producto o servicio para mejorar, en consecuencia, su rendimiento y garantizar un servicio eficiente que se traduzca directamente en la máxima satisfacción del cliente”, explica Gustavo Parés.

Teniendo en cuenta estos factores, no es de extrañar que la demanda de tecnologías de cómputo cognitiva haya tenido un aumento exponencial. Se espera que el mercado global cruce los $12.5 mil millones de dólares sólo para fines de este año, de acuerdo con datos de IBM. Con la adopción de tecnologías de vanguardia como el Cómputo Cognitivo, un número creciente de empresas están mejorando sus procesos y operaciones internas para hacer que sus servicios sean más eficientes y optimicen su productividad.