Día: 10 octubre, 2019

Edge Computing no es genérica para todos los casos de la 5G

 5G Americas anunció la publicación del trabajo ‘5G at the Edge’, en el que se exploran las nuevas  posibilidades que surgen de combinar Edge Computing con tecnologías 5G. Edge Computing consiste en ubicar aplicaciones, cómputos para fines generales, almacenamiento y funciones asociadas de conmutación y control necesarias para realizarlos en relativa proximidad a los usuarios finales y/o terminales de la Internet de las Cosas (IoT).

Chris Pearson, Presidente de 5G Americas, afirmó: “Edge Computing ubica potencia de procesamiento más cerca de donde ocurre la recolección de datos, es decir más próxima a la red de radio acceso que al núcleo, si bien esto no se adecua a todos los casos por igual. Cuando un operador despliegue edge computing, deberá tomar en cuenta su arquitectura a fin de abordar casos de servicios, aplicaciones y usos específicos”.

Este trabajo de 5G Americas explora el rol de Edge Computing en la evolución de la arquitectura de 5G, la aplicación de principios nativos a la nube tales como networking definido por software (SDN) y virtualización de las funciones de red (NFV), e identifica diversas metodologías que se están adoptando para las aplicaciones 5G. Cubre casos de uso emergentes en detalle y reseña los exigentes requisitos necesarios para facilitar movilidad, cómputos y almacenamiento avanzados para las redes inalámbricas de 5G emergentes.

“5G en el borde” cubre algunos temas pertinentes:

  • La computación en el borde es crítica para que las redes 5G habiliten nuevas aplicaciones que requieren latencia de red reducida para las operaciones en tiempo real, tales como realidad aumentada y virtual para eventos, video y análisis del discurso, monitoreo remoto para seguridad por video, y otros. La computación en el borde admite aplicaciones de realidad aumentada. También allana el camino hacia análisis de video y del discurso. Acelera la web al mejorar la gestión del contenido local. Las redes 5G pueden llevar salud, seguridad y producción basadas en comunicaciones ultra confiables de baja latencia (URLLC) a ubicaciones remotas habilitadas por Edge Computing.
  • 5G incorpora edge computing en las redes inalámbricas con iniciativas y normas emergentes de fuente abierta para administrar datos a lo largo de la red, desde el radio acceso, al transporte, al núcleo – habilitando nuevas y potentes capacidades tales como segmentación de redes.
  • La computación en el borde emplea inteligencia artificial innovadora y tecnologías de aprendizaje automático para mejorar la administración de cargas de trabajo de datos entre las redes.

“5G y Edge Computing se refuerzan mutuamente. La necesidad de baja latencia de la arquitectura del borde impulsa la demanda de la 5G, y la disponibilidad creciente de la 5G incrementa la toma de cargas de trabajo desde el núcleo hacia el borde.

 

Blockchain, IoT, IA y big data, las nuevas claves para combatir el cibercrimen

La Universidad Internacional de Valencia afirma que tecnologías como blockchain, inteligencia artificial y el big data, se convertirán en herramienta clave para prevenir los delitos virtuales en el corto plazo y ayudarán a combatir los cibercrímenes. Estos instrumentos deberán combinarse para darles batalla.

De acuerdo con Christian Moreno Lara, Director del Área de Jurídico de la Universidad Internacional de Valencia, es clave que la prevención de ciberdelito se lleve a cabo tomando en cuenta los casos de éxito de diferentes países, -por ejemplo- hay software que predicen la criminalidad gracias a la recopilación de datos (big data), los cuales se ‘administran’ con inteligencia artificial: “otra manera para ejemplificar es el caso de China donde usan lentes de reconocimiento facial para detectar a los delincuentes o la misma instalación de miles de cámaras conectadas para detectar crímenes en las calles”, afirma.

Se abre una oportunidad única para aprovechar los avances de la revolución tecnológica y ponerlos en contra de la delincuencia, ya que históricamente los hackers han ido un paso adelante y las han aprovechado para cometer cibercrímenes.

En el caso de México, la Coordinación para la Prevención de Delitos Electrónicos de la División Científica de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de México, recibe 10 mil denuncias o alertas ciudadanas anuales. De 13,227 ciberdelitos registrados en 2018, 43.03% fueron fraude y extorsión de diferentes tipos como: phishing o suplantación de empresas o instituciones para engañar y robar; redirección a sitios falsos para robar información, mensajes de texto con accesos a sitios fraudulentos y secuestro de archivos.

Para ayudar a combatirlos, este año se inició la campaña Ciberseguridad México 2019, que se ejecutará por medio de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), a través de la División Científica de la Policía Federal, con el objetivo de generar una cultura segura en la ciudadanía, en especial en niños, sobre los riesgos en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones, además de fomentar la sana convivencia en los entornos digitales. A pesar de lo anterior, se evidencia que la ciberdelicuencia crece de manera general y se requieren alternativas que vinculen a la academia y a expertos profesionales con las entidades de combate para dar respuesta a las nuevas amenazas, que no solo afectan a niños y personas, si no en general a industrias, corporaciones y entidades de todo tipo.

Al respecto, Christian Moreno, quien recientemente participó en el II Congreso Internacional de Criminología, organizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León, comentó: “Vivimos en un mundo globalizado, por ende México y Latinoamérica se enfrentan a las amenazas mundiales, entre ellas, la ciberdelincuencia, donde vemos que el país sigue siendo débil, de por sí, es el tercero más vulnerable a este tipo de ataques, entonces debemos aprovechar diferentes herramientas para contrarrestar estos peligros”.

Moreno, explicó se vendrán desafíos aún mayores con la implementación de conexiones 5G en México y en todo América Latina, ya que la información fluirá más rápido y se podrán conectar más dispositivos de uso diario gracias al avance del Internet de las Cosas (IoT) en ese contexto de hiperconectividad y con los métodos sofisticados del crimen digital, habrá mucho trabajo por hacer.

Allí es donde la aplicación de la criminología como método de prevención jugará un rol fundamental, ya sea para evitar cibercrímenes contra las personas, compañías, bancos e -incluso- estados.