Del dia, Destacado, Noticias, Principal

60 minutos críticos para recuperar datos

¿Las razones? Que los usuarios, durante ese intervalo de tiempo, intentamos con frecuencia abrir la carcasa o quitar el hardware sin las medidas de seguridad necesarias, alterando así pequeños componentes muy importantes. En ese momento, la gente a menudo entra en pánico e intenta reparar por sí misma los daños, en lugar de hacer frente a la situación de forma lógica. De hecho, en muchos casos, estas “recuperaciones caseras” pueden resultar fatales y provocar que esos datos vitales queden inservibles. Pero es que, además, estas intervenciones pueden salirles muy caras a las empresas en términos de ingresos perdidos y horas de trabajo invertidas en la reproducción y duplicado de la información, si es que fuera posible. Que no siempre es así. Los ingenieros de Ontrack Data Recovery, la han bautizado como “la hora de oro”, pues esos minutos son de vital importancia, ya que pueden determinar el éxito o fracaso de una recuperación. Así lo explica Nicolás Green, director de Kroll Ontrack: “En los últimos cinco años hemos visto cómo se han multiplicado por cuatro los casos en que nos traen el hardware ya abierto. Otro escenario muy común son los discos duros que han sufrido alguna avería y se manipularon sin el debido cuidado. En ocasiones se ha abierto la carcasa y la unidad se ha visto expuesta a la intemperie o se ha caído antes de hacérnosla llegar o durante el envío. Otros errores usuales incluyen secar en un radiador los equipos mojados o enfriar en el congelador un hardware sobrecalentado. Ninguno de estos dos métodos son efectivos a la hora de recuperar datos perdidos”. Por ello, desde la compañía aconsejan no tocar el dispositivo dañado, “respirar hondo y valorar hasta qué punto es importante para usted o su empresa la información contenida en el soporte afectado”. A continuación, deben asesorarse y decidir si la mejor forma de actuar es enviar el medio dañado a una empresa experta o recurrir a herramientas especializadas para garantizar las máximas posibilidades de éxito.