Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Ahorro de papel y energía, una prioridad para el C

Probablemente esto que usted está leyendo llegue algún día a sus manos sin que tenga un impacto ambiental como el uso del papel tal como en esta revista, por su puesto el uso de Internet, aún impráctico para largas lecturas, sigue haciendo su trabajo, pero en el corto plazo no sustituirá al papel, sin duda algo cultural. Por supuesto, han surgido muchísimas iniciativas verdes que en un principio debían su color a las hojas de los árboles, pero con el tiempo lo cambiaron por un verde en la escala “verde dólar” y que más apuestan por el ahorro de dinero que por un consumo conciente de recursos. Esto no es nada nuevo, desde hace tiempo las empresas se comenzaron a dar cuenta que las iniciativas verdes no representaban un gasto, sino todo lo contrario: el ahorro de energía en primer lugar diminuye la cuenta de pagos y por su puesto el consumo energético y por ende en una escala masiva el calentamiento global. Y a ello se le suma la industria de Tecnologías de la Información (TI) en cualquiera de los sentidos, desde el usuario de un celular común hasta las implantaciones tecnológicas y de negocio más exhaustivas, y por supuesto los proveedores de estas tecnologías que convencieron al CFO, CEO y claro al CIO de incluir iniciativas que disminuyan el gasto operacional. Verde que te quiero virtualizar La primera referencia obligada a la disminución del consumo energético es la virtualización, una tecnología que aunque no es nueva, la han redescubierto “gracias” a sus capacidades antes no vistas desde que se comenzó a trabajar en los grandes mainframes y las primeras máquinas virtuales. Y es que a menos necesidad de hardware menos enfriamiento y menos consumo de energía, lo cierto es que “el data center verde” es también más económico. Por su puesto el CIO no sale a la calle y compra “un paquete de virtualización”, al contrario debe realizar un trabajo enorme para una implementación de este tipo como una acción encaminada al Green IT. Aunque la gobernabilidad y administración fueron las primeras razones para que los CIOs se fijaran en una estrategia de virtualización que luego llevó a buscar también el ahorro de energía. Al respecto Alejandro Martínez, gerente de Marketing de Windows Server 2008 de Microsoft, señaló que “el promedio de uso de un servidor x86 es de 7%, así que con las aplicaciones se tiene un consumo de energía promedio que no se utiliza y la idea de la consolidación de servidores es reducir el número de equipos e incrementar el nivel de utilización”. Pero la reducción del consumo de energía tiene que ver con cuánto se pueda virtualizar, Alejandro Martínez, de Microsoft, precisó que con una consolidación de ocho servidores virtuales en uno físico es posible lograr una reducción de energía hasta en un 40%. Por su puesto, todo tiene un límite, las aplicaciones de misión crítica están por demás exentas en el mayor de los casos de virtualización, aunque también puede abusarse de esta tecnología si utilizamos aplicaciones demasiado robustas. Aunque la virtualización no sólo aumenta la productividad de un data center, también lo modifica en su espacio físico, el cual al verse aumentado disminuye las necesidades de enfriamiento que sólo si se aprovechan correctamente tendrán un efecto positivo tanto para la organización como para el medio ambiente, “imaginen si 15 gabinetes se dejan en dos y el aire acondicionado es mucho menor y se pueden ahorrar más del 50% en gastos de aire acondicionado y dependiendo qué tan fuerte se haga la consolidación, el consumo se reduce en energía de la misma forma”, así lo señaló Alejandro Martínez, de Microsoft. Asimismo, apuntó que, de acuerdo con IDC, los negocios a nivel mundial pueden ahorrar hasta 800 billones de dólares si utilizan esta tecnología.