Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Comunicaciones dentro y fuera de la SCT

[widget id="text-31"]

Un país sin comunicaciones es un país sin progreso, de ahí que “generar sistemas lo suficientemente confiables para tener una radiografía instantánea de qué pasa en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y así reaccionar más rápido de lo que hoy en día podemos reaccionar”, sea una de las máximas prioridades para Eikar Meyer Murguia, titular de la Unidad de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la dependencia. Para ello desde hace aproximadamente un año –tiempo en el cual se incorporó el directivo a esta función- se llevó a cabo toda una realineación del área de TI, pues en palabras de Eikar Meyer “se contaba con una infraestructura desorganizada y no coordinada de la SCT, pues todas las áreas de TI tenían sus propias políticas, y no existía nadie que coordinara el desarrollo de la infraestructura a nivel nacional de la Secretaría, lo que hacía que algunas de sus oficinas estuvieran más avanzadas que otras: algunas ya contaban con telefonía IP y otras tenían teléfonos rotatorios, en suma, una diferencia abismal”. El Decreto de Austeridad promovido por la presente administración, fue, en palabras del directivo, uno de los detonantes que permitieron encauzar hacia una sola dirección el desarrollo de las TI en la SCT, “se centralizó todo el presupuesto de informática de la SCT y se generó una política de TI que definiría todas las adquisiciones, de esta manera se hizo una compra consolidada a nivel central de todo lo que requerían nuestras cerca de 498 oficinas a nivel nacional”. Lo anterior trajo consigo algunos beneficios, “teníamos tantas licitaciones y había tantas computadoras por año, que llegamos a tener por lo menos 200 modelos diferentes de acuerdo a lo que se compraba en cada lugar, y además una carga administrativa que se duplicaba en cada centro SCT, porque cada uno de ellos tenía que repetir los mismos pasos para hacer una licitación y adquirir los mismos bienes en vez de tenerlo todo centralizado, lo que hacía que se hicieran no menos de 30 licitaciones”, precisó Meyer. Aunque el directivo aclaró que con esta medida sí se logró una disminución en costos, ésta no fue mayúscula, pues los equipos se tienen en arrendamiento, lo que genera costos asociados, “sí hubo una disminución de aproximadamente el 15% al consolidar los sistemas, no obstante la parte más importante no fue el ahorro de costos, sino que al estandarizar las plataformas se generó una mayor funcionalidad, y les dimos a todas las áreas los servicios que requerían”. Cambios trascendentales Una vez que se homogeneizó la operación, comenzaron los primeros cambios, “lo primero que hicimos fue homogeneizar toda la infraestructura con la cual contábamos a nivel nacional, y para este fin se adquirieron cerca de 9,000 computadoras personales en un esquema de arrendamiento”. Como segundo paso, se generó un datacenter centralizado que soporta todas las oficinas de la SCT, en un ambiente Web, “cada vez que alguien quiera hacer un desarrollo nuevo, éste se hace con estándares, ya nadie hace su propio esfuerzo aislado, sino que están encaminados hacia una plataforma de toda la SCT, con nosotros ganó IBM con DB2; BEA Systems es nuestro servidor de aplicaciones y como lenguaje manejamos todo en Java”. Sobre si cuentan con un GRP, el directivo contestó: “estamos operando con sistemas que se desarrollaron in house bajo los mismos estándares, de hecho el mayor presupuesto que se destina en la SCT es el que precisamente va dirigido al desarrollo de infraestructura carretera, y nuestras necesidades en sistemas se basan en controlar este tipo de obras: que esté se realice en tiempo y forma, y que éstos sean coherentes con la parte financiera”. Pero ¿Cómo automatizan esta parte? A lo que el directivo contestó: “este año pretendemos modernizarla, para que sea más eficiente el control y planeación de la obra, enfocándonos en cuestiones de georeferenciación (un mapa que vía satelital que indica en qué coordenada se encuentra ubicado cierto lugar) para tener todo el detalle histórico de qué ha pasado con cada obra”. Indicó que uno de los problemas que tiene el país es que cuando se construye una carretera se tiene que verificar que los derechos de vía estén liberados, “y para ello debemos contar con sistemas en donde nos quede claro que estos territorios estén debidamente finiquitados y que se hayan pagado los derechos de vía y que se le haya pagado a dueño por la afectación, es decir tener claro todo el estatus jurídico de cada pedazo de carretera, y con un sistema de georeferencia lo podríamos lograr”. Asimismo, Eikar Meyer expresó que se está pensando en que este mismo sistema de georeferencia tenga otras aplicaciones, por ejemplo que permita conocer el avance real de cada obra, “que tengamos el informe sobre el avance de la construcción de cada una de las carreteras en tramos de 20 metros, por ejemplo esto ya lo hicimos en una prueba piloto en Nuevo León, en donde se tomaron fotos y se generaron recorridos virtuales, como si un auto fuera a una cierta velocidad, para que podamos ver el avance real que se tiene en las obras, y evaluar si éste es coherente”. A la pregunta de ¿Cuándo estaría disponible este servicio? El directivo contestó: en uno o dos años máximo, pues “estamos por resolver que en algunos puntos en donde se planean los caminos a veces no existe ninguna infraestructura, ni siquiera celular, y para reportar se pueden tardar hasta cuatro o cinco horas en lo que llegan a un punto en donde haya comunicación, pero eso no lo podemos cambiar nosotros. En Nuevo León funcionó muy bien, con cámaras sencillas, GPS y una base de datos en MySQL”. Lo anterior generaría otra necesidad inherente para la SCT: aumentar su capacidad de almacenamiento, “debemos tener por lo menos de 4 ó 5 Terabytes, además de toda nuestra infraestructura de telecomunicaciones, para reportar de forma más rápida los resultados”. Licencias automatizadas Tener todos los sistemas homologados traerá también beneficios para el usuario final, un ejemplo de ello es la emisión de licencias para transportistas terrestres, navegación marítima y aérea, así como ferroviaria. “Ahora ya tenemos varios segmentos automatizados como la emisión de licencias para el transporte terrestre que ya comenzó su operación como debe ser, es decir que el operador sea quien esté manejando el camión y que tenga las aptitudes necesarias para hacerlo”. De hecho el siguiente paso en este tipo de licencias es que la Policía Federal Preventiva o la de Caminos cuente con una base de datos en donde pueda verificar si la licencia es falsa, “hoy la falsificación es tan exacta que a veces no se podía identificar a ciencia cierta si era falsa o no, pero al tener una base de datos en dónde cotejarla podrían contar con la información necesaria para saber si es o no el conductor y si su licencia está vigente”. Eikar Meyer aclaró que esto es algo que también les había pedido Estados Unidos para que los transportistas pudieran acceder a sus fronteras, “para lo cual los choferes tienen que pasar por el examen psico-físico, que asegura que tienen las aptitudes para operar los camiones, además de que nos permite saber si consumió alguna droga, y otras cuestiones… toda esta parte ya está en el sistema”. Posteriormente, en un año más continuarán con la automatización de las licencias que se emiten para el transporte aéreo, no obstante, esto no es tan sencillo como en la parte terrestre, “aquí los pilotos requieren de un mayor número de horas de capacitación técnica, manejo de idiomas, capacidades para aterrizar en un aeropuerto con neblina por ejemplo, así como especialidad para pilotear ciertos aviones, pues no es lo mismo es que pilotea una avioneta que un Boing, ya que deben tener la capacitación técnica avalada por los organismos internacionales, y estas características las debemos incluir en su licencia”. En cuanto a las embarcaciones, Eikar Meyer especificó que “también van a tener las libretas de mar de forma electrónica”, la idea es “reaprovechar los distintos componentes para generar nuevos servicios, como SOA, y las interfaces que se requieran para cada uno de los sistemas, y de la misma manera en que se emite la licencia se haga para el capitán del barco”. CFE, su carrier En cuanto a las comunicaciones, éstas también se han abierto a la modernización, ya que según el directivo, se actualizaron cerca de 18,000 nuevos teléfonos a la última tecnología. Asimismo, su carrier es la Comisión Federal de Electricidad (CFE), “en abril pasado toda nuestra red a nivel nacional la maneja CFE, ellos ya hicieron todas las interconexiones necesarias, y con ello cumpliremos la parte del Decreto en donde se especifican proveedores de gobierno para gobierno. La CFE descubrió junto con nosotros cómo debe convertirse en un carrier de una empresa grande, y va a llegar a los primeros 100 sitios y después abarcará a toda la SCT en nuestros sitios remotos”. Pero ¿Qué servicios le provee la CFE? “Le dimos la parte de transmisión de datos para nuestros 100 puntos más importantes de la SCT en el interior de la República, y ya se hicieron las pruebas necesarias para ver que no fallen los enlaces, antes teníamos a Uninet que nos llevaba a los distintos puntos con MPLS, y ahora todo esto lo llevará la CFE”. Y concluyó: “hoy por hoy estamos buscando cómo mejoramos los sistemas para que el usuario logre una mejor experiencia, y que perciba que en la SCT también aprovechamos al máximo los beneficios de la TI, para mejorar los servicios que prestamos”.

Deja un comentario