Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Comunicaciones unificadas incomprendidas

De acuerdo con el estudio de Forrester Research, 55% de las 2,197 compañías de Norteamérica y Europa ecuestadas para realizar este estudio se declararon “confusas sobre el valor” de las comunicaciones unificadas para sus empresas. Sólo 11% de ellas habían desplegado ya este tipo de tecnologías, en tanto que 16% está desplegándolas en estos momentos y 57% está valorando su implementación o probándolas en proyectos piloto, según la consultora. “Los resultados no nos han tomado por sorpresa”, asegura Ellen Daley, analista de Forrester y autora del informe. “Ha habido un aumento de 21% en los proyectos pilotos de comunicaciones unificadas desde 2007, pero la cantidad de empresas que se lanzan a adquirirlas no ha aumentado. Muchas se acercan a ellas con curiosidad, para hacer alguna prueba, pero al mismo tiempo no tienen claro cuál es su valor”. De hecho, según Daley, los clientes de Forrester le cuestionan con regularidad qué son las comunicaciones unificadas. “Dado que no pueden definirlas con mucha claridad por sí mismos y el escenario de los proveedores es bastante confuso en estos momentos, esa confusión se traduce en la incertidumbre sobre lo qué realmente pueden aportar las comunicaciones unificadas a sus compañías”, explica Daley, por lo que “probar el ROI de la inversión en UC se convierte en una tarea especialmente difícil”. Realmente se trata de un mercado en el que confluyen agentes de segmentos TI que tradicionalmelnte tienen una relativa independencia -aplicaciones empresariales y de colaboración, redes, telefonía, etc.- y en el que, como consecuencia, las alianzas de múltiples grupos de proveedores están a la orden del día, lo que contribuye a generar incertidumbre entre las empresas. De acuerdo con la investigación de Forrester, lo que sí conocen las compañías son los componentes que conforman una solución de UC: VoIP, mensajería unificada, presencia, conferencia multimedia, colaboración, etc. Es su valor para el negocio lo que continúa siendo percibido por los responsables de TI empresariales con excesiva vaguedad.