Artículos, Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Decálogo para navegar con seguridad en Internet

[widget id="text-31"]

Cada día que pasa, el mundo virtual se asemeja cada vez más al mundo real en todos sus aspectos al punto que pareciera desaparecer esa línea divisoria entre lo concreto y lo electrónico. Tan es así que los cambios sociales se ven afectados en aspectos tan variados como el entretenimiento, el comercio, el trabajo, el estudio escolar, etc. Cada una de las facetas del ser humano ha encontrado en Internet un escenario de manifestación con tal auge que sería imposible emprender muchas de nuestras tareas cotidianas sin considerar actividades en línea. Pero así como hay expresiones de todos los aspectos nobles y positivos de nuestra sociedad también se dan en igual medida los robos, fraudes, perversiones, engaños y daños a propiedad ajena. Todo lo negativo de nosotros también se revela abiertamente y con gran auge. La delincuencia ha encontrado en la supercarretera de la información nuevos territorios para ampliar su margen de maniobra. Aquellos días en los que nuestro máximo temor era contraer un virus y perder nuestra información han quedado atrás dando paso a nuevas amenazas como el robo de identidad, el espionaje y el fraude. Si bien Internet tiene riesgos, salir a la calle también y por ello no dejamos de ir a trabajar, a divertirnos, a practicar algún deporte o de compras. Así como hemos adoptado prácticas de seguridad física para nuestras familias también podemos adoptar prácticas de navegación segura para poder seguir disfrutando de las bondades de la Red. En México existe una organización formada por gobierno e iniciativa privada que han impulsado la iniciativa denominada “Navega Protegido” y han publicado una guía contra fraudes electrónicos y robo de identidad. A continuación un extracto de las principales recomendaciones: 1. Evite hacer transacciones comerciales o bancarias con computadoras públicas como las que hay en hoteles, aeropuertos, cafés Internet, etc. Estos equipos podrían tener sembrado software espía y permitir a delincuentes conocer sus contraseñas. 2. Conserve sus claves de identidad electrónica con la mayor privacidad. No las comparta con nadie pues se expone a que sean difundidas accidental o intencionadamente. 3. Cambie sus claves de identidad con frecuencia. Esto reducirá sus riesgos. 4. Utilice contraseñas difíciles de descifrar pero fáciles de recordar. Aunque esto suene contradictorio encontrará varias técnicas como utilizar letras o números de frases que tengan sentido para usted pero al combinarse no tengan sentido para el atacante. 5. Combine números y letras así como mayúsculas y minúsculas en sus claves de identidad. 6. Proteja su computadora. Instale software de seguridad que incluya los típicos antivirus pero también programas anti-espías, cortafuegos, etc. No olvide bajar constantemente los parches de seguridad de su sistema operativo y navegador de Internet. 7. Esté atento a timos y engaños tipo ingeniería social. Cuando alguien le pida sus datos, sospeche, asegúrese de con quien está hablando y para que quiere sus datos y por ningún motivo proporcione su identidad electrónica. Recuerde que los estafadores son maestros del engaño y con cualquier historia pueden enredarlo y sacarle información. 8. No ingrese a sitios de dudosa procedencia. Existen páginas que intentarán instalar en su computadora software espía. 9. No baje software de la red ni ejecute programas anexos al correo que no tenga certeza de su origen. Con el pretexto de instalar un codec de audio o video los delincuentes pueden sembrar un Caballo de Troya y atacarlo, espiarlo y robarlo. 10. Cuando desee realizar una transacción comercial o bancaria ingrese a la página escribiendo la dirección completa. Evite acceder a las páginas a través de ligas colocadas en correos y asegúrese de que el protocolo de comunicación sea https. (observe la ‘s’ al final del http). Si bien es cierto que en la vida no hay certezas también lo es el hecho de que la autoprotección, prudencia, y suspicacia ayudarán a que tenga una vida normal en el mundo virtual.

Deja un comentario