Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Desarrolladores de virtualización empiezan a poner

Los appliances virtuales son paquetes de software que contienen el sistema operativo y las aplicaciones que han sido preconfigurados y ajustados para trabajar en entornos virtuales. La idea es facilitar y acelerar el desarrollo de nuevas aplicaciones virtualizadas, pero lo que se busca que estos appliances puedan ser capaces de trabajar con diferentes tecnologías de virtualización como las de VMware, Citrix o Microsoft. Son precisamente estos tres fabricantes, junto con IBM, HP y Dell, los que han estado trabajando desde el año pasado con Distributed Management Task Force, un grupo de estándares, para crear una especificación de interoperabilidad para máquinas virtuales. La especificación está muy avanzada y se denomina, OVF, Open Virtual Machine Format. Citrix, que vendió su propia propuesta en el mercado de los servidores virtuales adquiriendo XenSource, anunció que tiene previsto ofrecer herramientas para crear appliances virtuales que puedan trabajar en múltiples hipervisores de virtualización, tanto si son propietarios suyos o de VMware o Microsoft, por ejemplo. Las nuevas herramientas, que se han desarrollado bajo una iniciativa denominada proyecto Kensho, se dirigen a usuarios así como a ISV y se espera que haya una versión lista para su análisis técnico durante el actual trimestre. Simon Crosby, responsable de tecnología de la división de gestión y virtualización de Citrix, ha declarado que la especificación OVF es crítica para la adopción de appliances virtuales. Si el mercado virtual se bifurcara en diferentes formatos, “realmente arruinaría muchos de los beneficios de la virtualización”. Crosby también ha añadido que, además de los beneficios evidentes para los ISV, las empresas podrían utilizar OVF para hacer sus aplicaciones desarrolladas internamente independientes de la plataforma. Por su parte, Chris Wolf, analista de Burton Group, ha declarado que la versión 1.0 de OVF es básicamente una especificación para máquinas virtuales distribuidas y para importarlas a entornos cliente y que considera que esta especificación tiene aún camino que recorrer antes de que se convierta en algo realmente útil. Por ejemplo, necesita más desarrollo para permitir a los usuarios gestionar los appliances en un entorno heterogéneo. Pero también ha añadido que cree que los impulsores de esta iniciativa están en el camino correcto para conseguir sus objetivos en siguientes versiones. Como principal fabricante del mercado de la virtualización, VMware es el que más tiene que perder apoyando una especificación de interoperabilidad. Pero Wolf considera que el apoyo de VMware a OVF está relacionado con su deseo de conseguir que sufragar así las inversiones que ha realizado en herramientas de gestión.