Del dia, Destacado, Hardware, Noticias, Principal

Dos servidores IBM de primera clase

Bueno, en realidad es sólo un servidor, pero hay dos diferencias: el OpenPower 710 tiene un precio significativamente menor (para que IBM gane participación en Linux con el procesador Power5), y hay un bloque de firmware que evita que una caja OpenPower arranque nada que no sea Linux (para no perder las ventas del servidor p5 a las de AIX). Estos servidores lucen tres diferenciadores esenciales cuando se comparan con otros sistemas del mercado basados en RISC: sus procesadores de doble núcleo Power5 con 1.9MB de L2 cache y 36MB de L3 cache; la partición basada en el hardware; y funciones de tolerancia a fallas de alta calidad. Power5, evolución de la vieja serie PowerPC, es un procesador RISC bien adaptado al procesamiento de punto flotante. Los procesadores de 1.65GHz en OpenPower 710 y p5 510 son increíblemente rápidos. Los sistemas que probé tenían 4 GB de RAM. Son expandibles a 32 GB. Esta versión del Power5 también tiene dos núcleos, así que los servidores de dos procesadores pueden ejecutar simultáneamente cuatro hilos de ejecución de un programa (threads) en el hardware. Hasta ahora, el único procesador RISC de doble núcleo es el chip UltraSparc IV de Sun; los dos son equivalentes en desempeño, pero el cache extra de Power5 lo hace mejor adaptado no sólo al trabajo numérico sino también al multiprocesamiento pesado, como ocurriría en un escenario de consolidación de servidor. El Cache es verdaderamente el rey. Las particiones –en el mundo IBM, LPARS o Particiones Lógicas– permiten a un sola computadora comportarse como si fueran varias computadoras diferentes. Las aplicaciones y los estados del sistema operativo se mantienen separados en cada partición. Esto es ideal para la consolidación del servidor. Las LPARS son una función común de las supercomputadoras zSeries y de las minicomputadoras iSeries de IBM. Aunque Sun ofrece una función similar, llamada contenedores, como parte de Solaris 10, IBM la ha integrado en el firmware de sus servidores. El beneficio práctico de las particiones basadas en hardware es que las LPARS pueden, si se desea, ejecutar diferentes sistemas operativos, como diferentes versiones de Linux, o diferentes kernels. La implementación de particiones de IBM es muy fácil de configurar y administrar. Cabe mencionar que estos servidores tienen una limitación de cableado de 10 LPARS en el firmware. Tolerancia a las fallas IBM incluyó excelentes características de tolerancia a las fallas en el servidor, como el intercambio de fuente de poder y de ranuras PCI-X sin apagar el equipo, ventilación redundante, protección de memoria… todo lo que falta es RAID integrado con función estándar. Aunque no pude probarlo, IBM dice que los procesadores Power5 pueden desconectar porciones de sus propios caches L2 y L3 si se detectan problemas, sin un golpe significativo al desempeño. Los servidores también contienen pequeños paneles deslizables de diagnóstico que permiten buscar problemas –muy útil, en especial porque la máquina carece de conectividad local de teclado y vídeo. Para ser honesto, no puedo encontrar debilidades significativas en las ofertas de hardware. Las encontré rápidas, sólidas y confiables, y puedo recomendarlas sin dudarlo. Sólo hay una gran preocupación: simplemente no hay tantas aplicaciones y herramientas de desarrollo para AIX y Linux en Power5 como en otras plataformas, sobre todo si nos referimos a la familia del procesador x86. Además, si migra a Power5, está básicamente atado a los productos para servidor de IBM. Pero más allá de eso, la curva de aprendizaje es insignificante, los precios razonables, y la plataforma es una excelente opción para Linux, particularmente el más barato OpenPower 710.