Del dia, Destacado, Noticias, Principal

EMC, IBM y Microsoft desarrollan especificación

Para ayudar a reducir considerablemente la carga de trabajo de los departamentos de TI para administrar contenidos distribuidos en múltiples repositorios y distintos proveedores, EMC, IBM y Microsoft han desarrollado una especificación que utiliza interfaces de servicios Web y Web 2.0 Estas tres empresas informaron que presentarían la especificación Content Management Interoperability Services (CMIS) ante la Organización para el Avance de Estándares de Información Estructurada (OASIS) con el fin de someterla a su proceso de desarrollo de estándares. De acuerdo con un comunicado emitido por Microsoft, actualmente, los clientes deben dedicar una gran cantidad de tiempo y dinero a la creación y mantenimiento de código de integración a la medida y a las integraciones no previstas para lograr que los diferentes sistemas de administración de contenido empresarial “se comuniquen” entre sí. La especificación, añade, también beneficiará a los proveedores independientes de software (ISVs), ya que les permitirá crear aplicaciones especializadas capaces de operar en distintos sistemas de administración de contenido. IBM, EMC y Microsoft prepararon el anteproyecto de la especificación CMIS junto con otros proveedores de software como Alfresco Software, Open Text, Oracle y SAP. Las siete compañías se reunieron para validar la interoperabilidad de la especificación antes de presentarla a la OASIS. La nueva especificación cuenta con una interfaz permitiría trabajar sobre los repositorios actuales, lo que daría a los clientes la capacidad de desarrollar y aprovechar las aplicaciones ubicadas en varios repositorios, a fin de abrir el contenido existente; separar los servicios web y el contenido del repositorio de administración de contenido para que los clientes puedan administrar el contenido en forma independiente; ofrecer interfaces comunes de servicios web y Web 2.0 para simplificar en extremo el desarrollo de aplicaciones; funcionar independientemente de la plataforma de desarrollo y el idioma; soportar el desarrollo de aplicaciones compuestas e híbridas por parte de las empresas o los analistas de TI; y ampliar la comunidad de ISVs y desarrolladores.