Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Estados Unidos condena por primera vez a un ciudad

Ovidiu-Ionut Nicola-Roman, ciudadano de nacionalidad rumana, fue sentenciado el lunes a cuatro años y dos meses de prisión por un tribunal estadounidense tras considerarse demostrada su participación en una operación de phishing internacional. La parte acusadora demostró la implicación del acusado en la creación de sitios Web de banca ficticios y enviar después decenas de miles de mensajes de spam fraudulentos con el fin de engañar a las víctimas para que facilitaran información sobre sus cuentas bancarias. Nicola-Roman fue arrestado en Bulgaria y extraditado a Estados Unidos en noviembre de 2007. Se le declaró culpable el pasado julio de fraude y actualmente se enfrenta a una posible pena de cinco años de prisión. Algunas cargos adicionales contra él fueron retirados por no estar incluidos en el documento de solicitud de extradición original. Su acusación formaba parte de un proceso de mayor alcance relacionado con prácticas de phishing en el que también se nombraba a otras seis personas de nacionalidad rumana, ninguna de las cuales ha sido arrestada hasta el momento. Los expertos en seguridad aseguran que países como Rumanía, Rusia y Ucrania se han convertido en fértiles cunas de la ciberdelincuencia, en parte debido a la lentitud de los gobiernos locales para perseguir a los autores de fraudes por Internet que roban el dinero de víctimas de otros países, como Estados Unidos. El FBI presentó precisamente el lunes algunos datos según los cuales las denuncias por fraudes vía Internet han aumentado un 33% en 2008 respecto al año anterior.