Artículos, Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Esto ya lo vivimos

Sin duda ha experimentado esa sensación de estar viviendo algo que aparentemente ya le había sucedido. Sí, eso que le hace exclamar, “esto ya lo he vivido antes”, y que se conoce como déjà-vu o paramnesia. Se calcula que 60% de la población mundial la ha experimentado al menos una vez. No sé si este porcentaje aplique también a los CIOs, pero es casi seguro que sus días estén llenos de paramnesias. ¿Le dice algo la explosión de la burbuja de las punto-com, los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la recesión económica? Todos han traído como consecuencia la contracción de los presupuestos TI, la reducción del personal, y posponer la implementación de nuevas tecnologías. Y la amenaza de una desaceleración en Estados Unidos detonada por la crisis hipotecaria y el alza en los precios mundiales del petróleo está acechando tras la puerta, y podría arrastrar consigo a otras economías. La firma de servicios financieros Morgan Stanley pronostica que la desaceleración afectará al vecino del norte en los primeros meses de 2008, mientras que Merril Lynch asegura que ya está aquí. Si las expectativas para los departamentos de TI no eran buenas, con esto lo serán aún menos. De acuerdo con una encuesta realizada por la revista CIO, los presupuestos TI en 2007 se redujeron del 7.4% al 6.7% en comparación con el año anterior. Por su parte, IDC dice que se espera que la inversión en tecnología se eleve entre 5.5% y 6% en 2008, ligeramente por debajo del 6.9% de 2006. Si bien será inevitable que la desaceleración impacte las actividades de los CIOs, existen algunas medidas para reducir sus efectos. Las acciones que se han aplicado en otros tiempos de crisis incluyen mantener el tamaño del personal TI, renegociar los contratos de telecomunicaciones y consolidar servidores. También se suman algunas otras que resultan estratégicas. Una de ellas es comenzar el año con cautela; que los CIOs realicen proyectos a menor escala, o pequeñas porciones de proyectos más grandes, al menos durante la primera mitad del año. Si las cosas mejoran en el segundo semestre, podrán aventurarse a empresas de mayor envergadura. En los tiempos difíciles la alta administración puede exigir la cabeza del personal menos estratégico, lo que puede dejar corto al departamento de sistemas. Si no es posible contratar personal, pero se requiere de talento específico para algunos proyectos, una opción es contratar empleados temporales directamente o a través de un tercero. Hay CIOs que en los tiempos de vacas flacas trabajan con medio staff propio y medio subcontratado. Y las cosas les han funcionado Otra estrategia es priorizar. Un buen ejercicio es preguntarse si se han llevado a cabo todos los proyectos planeados en un año – en la mayoría de los casos es un rotundo “no”. Así que no está demás revisar los planes para este 2008 e identificar los proyectos realmente importantes. Y no hay que recortar gastos nada más porque sí. Lo peor que un CIO puede hacer durante una crisis es simplemente recortar costos. Los CIOs deben esforzarse por reducir los gastos pero tratar de beneficiarse de los ahorros resultantes. Esto es, si le dan cierta cantidad y ahorro la mitad, negocie para utilizar esa otra mitad para implementar algo que contribuya al crecimiento de la empresa. Y no hay que olvidarse planear con por lo menos tres meses de anticipación para contemplar todas las variables económicas y técnicas que esta amenazante recesión pudiera traer.