Del dia, Destacado, Noticias, Principal, Procesos

Estrategias para el éxito de la virtualización de escritorios

Las TIC suelen ser el paradigma de la vanguardia en cuanto a innovación se refiere, pero es una idea que no siempre se cumple. Una de estas excepciones es la estandarización de los escritorios (incorporar a los distintos equipos de la empresa el mismo sistema operativo, aplicaciones, controladores de hardware y suite de seguridad), un paso necesario en la evolución tecnológica que sin embargo no ha terminado de despegar entre la industria.

Asimismo, la estandarización de los escritorios se enfrenta también a obstáculos y barreras de carácter político, que exigen que cada usuario final haga lo que desee dentro de su equipo, a los que también apoyan quienes defienden la contención presupuestaria. Sin obviar a aquellos empleados que simplemente desean continuar trabajando con software obsoleto por no aprender a utilizar uno nuevo.

Sin embargo, ahora parece que sí está comenzando el verdadero despegue de la estandarización de los escritorios. Según un informe presentado en febrero de 2010 por Gartner, el 50% de las empresas de más de 300 empleados afirmaron que están tratando de bloquear los equipos corporativos con el objetivo de evitar que los usuarios finales instalen sus propias aplicaciones. La virtualización está generando un entorno favorable para la estandarización, ya que no cuenta con los usuarios finales a la hora de elaborar la versión del equipo virtual con el que trabajaran posteriormente.

Seguridad, seguridad y más seguridad

Los principales factores detrás del proceso de estandarización son siempre los ingentes problemas de seguridad que se pueden producir, bien por la descarga de datos desde Internet (aplicaciones Rogue Untested), así como por las vulnerabilidades inherentes en el software antiguo y que un hacker podría explotar a su antojo en cualquier momento.

Los administradores de TIC que están implementando un escritorio más bloqueado afirman que esta estrategia puede conducir a disminuir los costes y mejorar la eficiencia operativa de la empresa. Un escritorio estándar obliga a los departamentos TIC pensar en estrategias concretas de implementación y, si se gestiona correctamente, en última instancia se reduciría el número de escritorios aprobados a sólo uno o dos a lo sumo.

Mantener la flexibilidad

Algunas compañías luchan con la noción de normalización porque quieren permitir cierta flexibilidad en la forma en que sus empleados llevan a cabo su trabajo. Existen métodos que pueden utilizarse para solventar este problema, incluso permitiendo a los empleados instalar nuevas herramientas de una biblioteca de aplicaciones previamente aprobadas, o permitiendo a los empleados solicitar nuevas herramientas al departamento TIC de la corporación.

De este modo se evitará que la mayoría de los empleados vulneren las normas corporativas de seguridad, creando un entorno seguro y eficiente para el trabajo diario de la compañía.