Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Farmacias del Ahorro automatiza el picking

Farmacias del Ahorro, una de las principales cadenas de farmacéuticas en el país, ha decidido incrementar su productividad, en una de las más complicadas operaciones de negocio: el almacén, donde a su vez hay una actividad con características poco comunes, el picking (que consiste en una labor que realiza un operador para tomar lectura de diferentes ítems y/o productos y armar paquetes de diferentes ítems o productos para después integrarlos en un embarque) que se realiza manualmente con personal que en muchas ocasiones no está lo suficientemente capacitado para el uso de PCs. Aunque este proceso requiere la operación manual, el ya probado RFID puede resultar complicado, pues los operadores tienen no sólo que sostener el ‘gadget’ por mano propia, sino a su vez tomar los productos a los que ya se les pasó la lectura, y colocarlos en otro sitio, situación que los operadores resuelven cargando con morrales en donde guardan el lector, esta cuestión está en parte resulta por Vocollect. Esta empresa estadounidense que gracias a Netlogistik en México como integrador, oferta la operación por voz en este tipo de procesos, ya sea picking o similares, pero que en su esencia está incluido en muchos almacenes de gran tamaño. La tecnología radica en convertir datos a voz, y mediante una pequeña computadora y una diadema receptora se puede dar instrucciones al operador vía voz y a su vez, el operador puede registrar los movimientos que está haciendo con su propio timbre. La configuración de Vocollect se debe adecuar a cada tono y timbre de voz a las diademas y de este modo poder reconocer a su usuario. Una de las ventajas de este tipo de herramientas, según Carlos González, Gerente de Proyecto para Farmacias del Ahorro, es que los operadores pueden comenzar a trabajar en solo dos días después de su reclutamiento, “debido a que el uso de Vocollect es muy sencillo, el operador ya no necesita una semana de capacitación, ya que el reconocimiento de la voz es muy fácil de lograr y la operación es casi intuitiva”, señaló. Efectivamente por medio de la voz se pueden dar los números de orden, pedir descripción del objeto, y solicitar que el sistema asigne una nueva orden de picking, mientras que los beneficios son grandes pero simples y van desde la ayuda al operador como a los sistemas y la autorización de estos. A decir de Carlos González, “la implementación de este proceso en Farmacias del Ahorro fue relativamente simple y está relacionado en parte con las características del producto, una diadema conectada a una mini computadora con un procesador de Intel de 416 Mhz, Windows CE, un Firmware de radio y el textspeech de Vocollect”. Con este gadget industrial “es posible pedir y recibir el código de producto, su localización por coordenadas y a su vez transmitir vía voz el avance del picking; es decir, qué ítem es el siguiente o informar si el paquete está completo o si hay necesidad de reabastecer el producto”. La diadema brinda ventajas notables frente al RFID, como “mantener siempre la vista en el trabajo y las manos libres, lo que puede disminuir el riesgo de trabajo si se usa monta cargas”, expresó Carlos González. Aún así existen otras variables y obstáculos a superar para los grandes centros de distribución como horarios de trabajo nocturnos, personal con bajo perfil profesional, pero sobretodo el miedo al cambio y la automatización. En Farmacias del Ahorro, según Carlos González, uno de los problemas principales para la utilización de voz en lugar de papel (formato con lo que trabajaban antes de la implementación) fue la resistencia al cambio de los propios empleados, “nos costó trabajo convencerlos, por los varios mitos que la nueva tecnología traía consigo, pero una vez que lo aceptaron ya no quieren regresar al papel ni para pruebas de contingencia”. Carlos González señaló que como consecuencia de la implementación, la primera línea de revisión de los paquetes de picking desapareció debido a que se redujeron drásticamente los errores. “Con la implementación de la diadema no hubo un incremento dramático de la velocidad, pero sí una considerable disminución de los errores. Además la herramienta se integró fácilmente a un módulo de WMS que integra y distribuye la información a otros módulos”, aunque aceptó que la implementación duró cerca de ocho meses, un poco más de lo planeado por ambas partes.