Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Hacia la eficiencia energética

[widget id="text-31"]

“Hoy la demanda de energía eléctrica está alcanzando su máximo nivel histórico”, asegura Aarón Davis, director de mercadotecnia y presidente de APC by Schneider Electric para Norteamérica. “Tan solo los avatares consumen tanta energía como los brasileños juntos, y las comunidades virtuales como MySpace y Facebook requieren una alta cuota para funcionar”, explica. De acuerdo con Davis, actualmente los centros de datos de Estados Unidos consumen 4 por ciento de la electricidad que se produce en ese país. Para ponerlo en perspectiva, digamos que utilizan más que todas las televisiones juntas del vecino del norte, incluso más que países como República Dominicana o Guatemala. Y se espera que sus requerimientos crezcan entre 50 y 60 por ciento. El impacto que esto tendrá para las empresas y el planeta está preocupando a los CIOs, quienes suman a sus retos reducir los costos de operación de sus centros de datos. Pero, ¿cómo lograrlo cuando 50 por ciento de la electricidad se destina a los sistemas de administración de energía y al de enfriamiento? ¿Y de éste cerca de la mitad es energía que se pierde? “La gente no entiende que la electricidad se produce quemando carbón o petróleo. Esto significa que cuando está en producción el data center se está emitiendo bióxido de carbono”, explica por su parte Fernando García, vicepresidente para América Latina. “Se dice que conducir un coche eléctrico no contamina, pero eso es falso. Contamina porque esa electricidad se ha producido quemando petróleo”. Y este ejemplo aplica para los centros de datos. Incluso, añade García, para muchas empresas como bancos y telecomunicaciones que cuentan con grandes infraestructuras de cómputo, “hacen un derroche energético increíble”. Se calcula que un centro de datos con capacidad de 1 megawatt desperdicia casi 400 kilowatts, lo que equivale a 2,000 toneladas de carbón. “Lo más grave es que este gasto innecesario repercute directamente en el presupuesto de TI”, añade García. No importa qué sea lo que las impulse – reducir costos, un compromiso social o un espíritu ambientalista – las empresas están buscando y exigiendo soluciones que les permiten manejar efectivamente su eficiencia energética. Para ayudar a lograrlo, APC propone tecnologías de tecnologías modulares y escalables, así como una serie de herramientas para la planeación de proyectos de centros de datos sistemáticos y repetibles. Su promesa es que mediante estos recursos las empresas podrían reducir la factura eléctrica alrededor de 35 por ciento. “Existen cinco elementos para integrar una arquitectura energética y enfriamiento altamente eficiente en los centros de datos”, asegura Neil Rassmausen, vicepresidente de Innovación de APC by Schneider Electric. Estos son, explica, un sistema de energía ininterrumplible (UPS) de ultra alta eficiencia, la distribución efectiva de energía de alto voltaje, enfriamiento dirigido, equipo de manejo de energía y enfriamiento escalable, así como la planeación de la capacidad energética y de enfriamiento y software de administración. La firma presenta además APC TradeOff Tools, integrado por siete herramientas que ayudan a simplificar el diseño de centros de datos. Éstas ayudan a calcular aspectos como los costos de la energía requerida y las emisiones de CO2, el impacto del uso de fuentes alternas de energía, los ahorros de utilizar servidores virtualizados, la electricidad que requerirá el hardware y las aplicaciones, las áreas que requieren enfriamiento y la distribución de energía alterna (AC) y directa (DC). De acuerdo con Fernando García, las empresas deben comenzar a considerar asignar a un responsable de la organización que dirija las iniciativas de TI Verde y se encargue de la aplicación de políticas y medidas para lograr la eficiencia energética. Los CIOs, agrega, deben tomar muy en serio este asunto. “Hoy es una estrategia, mañana será una necesidad para competir, una cuestión de supervivencia”, asegura. “Deben también planificar. El principal problema radica en la falta de planificación, el crecimiento desordenado y no planificado”.

Deja un comentario