Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Información, ingrediente para el crecimiento de em

[widget id="text-31"]

La sabiduría popular dice que la madurez es un proceso continuo. Y desde la perspectiva de SAS Institute, las empresas que conocen su nivel de madurez podrán determinar con mayor facilidad el rumbo que deben seguir y las acciones que lleven al fortalecimiento financiero y crecimiento orgánico. Para ello, uno de sus ejecutivos clave, Jim Davis, vicepresidente y director de Mercadotecnia de la firma, propone lo que llama el Information Evolution Model (IEM, o Modelo de la Evolución de la Información) que se basa en el hecho de generar conocimiento a partir de los datos que se generen dentro de la organización, los cuales jugarán un papel preponderante en la toma de decisiones. “Las empresas deben aprender a manejar grandes cantidades de información y aprovecharla para tener una ventaja competitiva”, aseveró Davis durante su reciente visita a México. “El desafío es crear un entorno y una cultura para aprender a detectar la información que tenga sentido para las empresas”, añadió. Los datos están ahí, indicó, lo que se debe hacer ahora es hacer las preguntas adecuadas para tener las respuestas correctas. Jim Davis aprovechó su visita para presentar su libro “Information Revolution, Using the Information Evolution Model to Grow Your Business”, que escribió en colaboración con Gloria J. Miller y Allan Russell. En él, Davis y sus colegas detallan cómo el Modelo de Evolución de la Información permite hacer un diagnóstico para determinar la madurez de una organización, y definir las acciones a realizar para tener la capacidad de ordenar, analizar, dar sentido y entender su información. El modelo está integrado por cinco niveles de madurez, explica Davis, que servirán para interpretar objetivamente toda la información contenida dentro de las organizaciones. El primer nivel consiste en el manejo de la información desde el punto de vista operativo en el que se busca el control y propiedad de los datos; el segundo es una etapa de consolidación donde la perspectiva individual es reemplazada por las perspectivas, métricas y estándares funcionales y departamentales. El tercer nivel se trata de la integración, en el que se da un paso más para tener una perspectiva empresarial de la información. En la cuarta fase, la organización enfoca sus esfuerzos en lograr una mayor eficiencia, anticiparse al futuro con mayor precisión y creando redes más amplias que incluyan clientes, proveedores y socios de negocio. Por último, la quinta fase es la innovación, donde el crecimiento y el potencial de ingresos aumentan por el cambio constante, la creatividad y la renovación. “Buscamos ayudar a las organizaciones, públicas y privadas, a utilizar la información para tener una visión completa de su potencial”, afirmó Davis. “Se trata de que las empresas puedan obtener valor de su información”, concluyó.

Deja un comentario