Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Integración de TI, estrategia orientada a la competitividad

[widget id="text-31"]

Para simplificar las implementaciones, mantenimiento y gestión de las soluciones tecnológicas, y así las empresas se centren en la competitividad del negocio, IDC recomienda la contratación de las TIC de manera integral.

 

“Las empresas en México ya están conscientes de que vinculando el uso de las TIC con los procesos productivos se pueden tener beneficios, que van más allá de simple ventaja operativa: hasta el incremento de la competitividad en los mercados local y global”, afirmó Adolfo Becerril, consultor de IDC México.

 

De acuerdo con el índice del Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar 58 en competitividad de 142 economías; sin embargo, se ubica en las posiciones 81 en adopción de las nuevas tecnologías y 76 en capacidad de innovación.

 

Por otro lado, Adolfo Becerril señaló que las empresas mexicanas recurren mucho a los servicios tercerizados –proveedores que se encargan no sólo de las herramientas de TI, sino también a vincularlas con los procesos de negocio para potenciar el crecimiento–, que están evolucionando a las soluciones integrales para el sector empresarial.

 

“Las soluciones integrales se componen de un portafolio de productos de hardware, software y servicio que se integran según el perfil, capacidades y  necesidades de las empresas”, agregó.

 

Las ventajas de las soluciones integrales:

 

·         Flexibilidad en el diseño.

·         Reducción de costo de propiedad.

·         Acceso a recursos especializados.

·         Simplificación de la gestión.

·         Mejor utilización de bienes.

·         Aceleración de llegada al mercado.

·         Planeación de la demanda.

·         Alineación con los objetivos de negocio.

 

El consultor recomendó que, al contratar soluciones integrales, hay que seleccionar el proveedor adecuado, tomando en cuenta cuatro características: amplitud del portafolio y conocimiento del mismo, experiencia en el mercado y diferentes verticales, capacidad técnica y de despliegue, y una excelente relación entre el valor y el precio.

 

“Las soluciones integrales pueden romper las barreras que están retrasando la adopción de nuevas tecnologías dentro de las empresas, que habilitan la competitividad”, concluyó.

 

Deja un comentario