Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Intel vuelve a retrasar Itanium

El próximo procesador Itanium de Intel volvió a ver retrasada su disponibilidad en el mercado. Este chip, conocido con el nombre en clave de Tukwila, estaba previsto, originalmente, para mediados de este año, pero su lanzamiento se ha retrasado debido a ciertas mejoras en la “escalabilidad de las aplicaciones” que Intel quiere que la arquitectura incluya. Sin embargo, la compañía no quiso dar más detalles sobre las mejoras que tiene previsto introducir. Durante las pruebas del sistema, Intel vio la oportunidad de mejorar la arquitectura para “cargas de trabajo muy intensas donde la contención de los recursos del sistema supone un aspecto fundamental en la escalabilidad de las aplicaciones”, asegura el portavoz de Intel, Patrick Ward. Los procesadores Itanium son de cuatro núcleos y 64 bits y están diseñados para servidores que requieran estar encendidos por un gran periodo de tiempo. Los chips utilizan diferentes instrucciones que los x86 y pretenden competir con otros procesadores para servidores basados en la arquitectura RISC, como Sparc, de Sun, o Power, de IBM. Los Itanium están especialmente diseñados para aplicaciones basadas en mainframe que necesitan un amplio ancho de banda de memoria, como la informática científica o transacciones financieras, según explica el analista Jim McGregor, de la firma In-Stat. HP es la principal compañía de servidores que apuesta por Itanium y, según McGregor, habría pedido a Intel ciertas mejoras en el procesador con el fin de dar una mejor respuesta a las necesidades de los clientes corporativos. En cualquier caso, este retraso no afecta a los planes de fabricación de Tukwila, que se fabricará utilizando los 65 nanómetros, según Ward, portavoz de Intel, pese a que en estos momentos la compañía ya trabaja en los 45 nanómetros y tiene previsto dar el salto a los 32 a finales de este mismo año.