Del dia, Destacado, Noticias, Principal

La Casa Blanca le entra a la Web 2.0

La Casa Blanca se ha unido a Facebook, Twitter y Myspace , lanzando en estas redes sociales información sobre los planes del presidente en torno a temas como sanidad, la prohibición de los paraísos fiscales y, por supuesto, la fiebre porcina. “La Casa Blanca ha dado el salto a las redes sociales con ambos pies, es decir, con páginas en Twitter , Facebook y Myspace ”, afirmó Dan Olds, analista de Gabriel Consulting Group, quien considera que “esta acción cumple el objetivo de proporcionar a la Casa Blanca un canal de comunicaciones limpio, sin filtros, para llegar al público en general. Por ello, cada una de estas páginas está llena de notas de prensa, información política y noticias generales sobre Obama”. Eso sí, aún carecen, según Olds, de un diálogo “educado”. Y es que, “los comentarios más habituales en la página de Myspace piden cosas como la legalización del hachís y en Facebook tratan temas que van desde los cumplidos al presidente a comentarios de casi adoración. La mayoría son agradables, pero hay que plantearse si estas páginas ayudan a la Casa Blanca a llegar al público en general o si sólo sirven para acercarse un poco más a sus adeptos”. Así, según este experto, la Casa Blanca debería fomentar discusiones en línea más profundas y no sólo publicar informaciones. Para ello, deberían plantear más temas de debate. Además, la gente necesita saber si alguien de la Administración está monitorizando estos debates y tomando nota de las opiniones allí reflejadas. Si no es así, ¿qué sentido tiene? Pues si la Casa Blanca sí está prestando atención a estos foros de debate, la gente se sentirá inclinada para reflejar en ellos sus opiniones. La Administración Web 2.0 no debería ser algo sorprendente para nadie, sobre todo para aquellos que hayan seguido los pasos de Obama en su camino hacia la Casa Blanca y cómo ha utilizado la tecnología para llegar a su meta. Y es que, durante su campaña presidencial, Obama, quien luchó duro por mantener su Blackberry parecía conocer muy bien el potencial de la Web para lograr sus objetivos. El entonces senador estaba detrás de algunas páginas en Internet con estadísticas y sacó partido del poder de las herramientas Web 2.0, incluyendo blogs, foros de discusión, Facebook o Youtube, que utilizaba para comunicarse con sus potenciales votantes. Más recientemente, ofreció la posibilidad a todos los ciudadanos, no sólo a los periodistas, la posibilidad de hacerles preguntas durante una sesión abierta. Este experimento Web 2.0 consiguió que 92,928 usuarios plantearan 104,111 preguntas y registró 3,606,658 votos para los temas que querían que el presidente tratara.