Del dia, Destacado, Noticias, Principal

La perspectiva del CFO

Una de las visiones más complicadas a las que el CIO se enfrenta es la del CFO (Chief Financial Officer), esto debido a que no tiene una visión completa de lo que pasa en la compañía, y si no hay una buena comunicación con su homólogo financiero, las cosas se complican, pues un proyecto de innovación que exija una fuerte inversión se puede ver como un gasto absurdo en la mesa del directivo de finanzas si no se tienen claras las expectativas a alcanzar. Bernardo Gómez, como cabeza financiera de IBM de México, dio su opinión sobre la complejidad del tema, pues según lo explicó, él se enfoca a las necesidades de TI desde un panorama financiero, y pone en la mesa las ventajas y desventajas que el CIO debe tener presentes. Desde su perspectiva, Gómez consideró tres importantes rubros que deben considerar las TI para llevar a cabo sus implementaciones al margen de la situación de la empresa, “la integración o expansión, seguridad de activos de información y crecimiento de una compañía”. En el primer rubro, habló sobre la integración, en la cual es importante supervisar las responsabilidades de cada uno de los trabajadores, “es indispensable saber quién hace qué”, asimismo, Gómez señaló a la planeación estratégica para la realización de un plan que satisfaga las necesidades de la empresa sin duplicar responsabilidades y que sin duda es una de las constantes en los negocios, por lo que el CFO y CIO deben trabajar en conjunto. En cuanto a la seguridad de activos de información, el CFO apuntó los riesgos que se corren una vez que la operación cambia de residencia por una expansión, “hay que considerar riesgos políticos, geográficos, climáticos o económicos, saber reconocerlos y minimizarlos, una forma de hacerlo es protegiendo la información como activo, llevándola a otro lugar seguro, con respaldos viables para la operación y recuperación”, señaló. En lo que se refiere a la expansión, aunque está sujeta a cambios parecidos a cualquier integración, ésta conlleva riesgos de infraestructura que según Gómez casi siempre se pueden justificar estando sustentados conforme a un plan de trabajo de la empresa. Gómez también se refirió a la necesidad de cambiar la mentalidad del financiero y de algunas unidades del negocio para que en conjunto con TI, tomen las mejores decisiones de las estrategias a implementar, en beneficio de la compañía en su conjunto, “con esto, el CFO moderno podrá entender las necesidades de innovación que impulsa el área de TI, y evaluar la mejor manera de aprobar algunas inversiones”. De igual manera, Bernardo Gómez dio a conocer además una encuesta donde participaron 1,200 CFOs en casi 80 países incluyendo México, en donde se destacó que los CIOs no están preparados para afrontar los riesgos de la globalización, lo que repercute a su vez en una preocupación para los CFOs. Como CFO, Gómez señaló que hoy en día la inversión en las unidades de negocio están sustentadas en las necesidades, lo que hace más factible su aprobación, aunque no dejó de lado el reto que implica cualquier demostración de sustentabilidad en una implantación, “yo creo que el reto es sustentar los beneficios reales de una implantación, ese beneficio que puede ser incrementar ventas o costos o cualquiera otra, aunque el CIO si tiene más elementos de inversión en TI como son la seguridad o insumos”, y se refirió al consumo de energía como uno de los más recurrentes y que frecuentemente son más fáciles de aprobar. En uno de los puntos más importantes, Bernardo Gómez hizo un llamado a la conciencia del CIO como base para pensar en implementaciones a largo plazo, “ellos tienen una mejor perspectiva de todas aquellas inversiones que pueden perdurar”, y que en conjunto con el CFO puede ayudar a aportar ideas para tener implementaciones con menos costos. Como una de las barreras del CIO, Gómez señaló que “cuando los sustentos son bastante teóricos” aunque también reconoció que hoy TI es un área de inversión y que está para apoyar la estrategia global integrada de la empresa. Desmintió la complicación de un proyecto cuando están alineados a una estrategia de corporación más allá de estrategia tecnológica además de colocar al CIO en otra posición estratégica. Por último, Bernardo Gómez indicó que está de acuerdo en el rol del CIO, y reconoció que su papel es muy importante para la dirección general, “hoy ya no hay CIOs tecnócratas como antes, ya son gente de negocio”, por ende ya son parte de la estrategia global.