Artículos, Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Linux cada vez más cerca del corporativo

Sobre todo porque se cree que existe una relación directa entre el costo de adquisición del software y el costo total de propiedad en el largo plazo. Al respecto, IDC ha llevado a cabo numerosos estudios de costo total de propiedad (TCO por sus siglas en inglés) y ha encontrado que el costo de adquisición de infraestructura básica -incluyendo los sistemas operativos- no es un factor que contribuya a un análisis de TCO de cinco años, mientras que el soporte y servicios relacionados al software sí son una parte muy importante del costo total. Cuando los usuarios consideran paquetes de software comercial, típicamente necesitan más que un sistema operativo; sus necesidades están más relacionadas con las herramientas de administración y virtualización de la plataforma que les permitan manejar de una manera efectiva su infraestructura, así como las aplicaciones y bases de datos que correrán en ella. En este escenario, IDC encuentra a Linux viviendo un rol de transición hoy en día, donde de ser una plataforma adoptada casi en su mayoría por usuarios especializados y en roles no críticos del negocio, está pasando a jugar un rol de propósito general en las empresas donde las cargas de trabajo deciden en muchos casos su implementación. A medida que aumenta la adopción de Linux, se da también una transición en su uso, pues esta plataforma comenzará a ser considerada para desarrollo de aplicaciones, hosteo de aplicaciones tradicionales de ISVs (Desarrolladores de Software Independientes, por sus siglas en inglés) y bases de datos, tanto de fuente abierta como de proveedores tradicionales en la industria. Dada la dificultad y los gastos asociados a soportar una gran variedad de distribuciones de sistemas operativos, la mayoría de los ISVs de software de infraestructura y aplicaciones han seleccionado las tres distribuciones de Linux más populares como objetivo para llevar a cabo desarrollo de productos y aplicaciones, así como para ofrecer soporte de los mismos. Esto da como resultado un panorama que coloca a Linux con buenas perspectivas de crecimiento en lo que a disponibilidad de software relacionado a infraestructura, bases de datos y aplicaciones para los corporativos se refiere en el mediano plazo. Lo anterior no necesariamente significa que como un patrón todas las implementaciones de Linux realizadas en el corporativo sean de distribuciones pagadas. En los ambientes en los que existen cargas de trabajo básicas con poco o ningún software relacionado en diversas capas y de manera directa a la plataforma, el potencial de la implementación de versiones gratuitas de Linux sigue siendo grande. El interés e impulso que los diferentes proveedores han puesto en el soporte y promoción de Linux ha logrado que la confianza en los usuarios aumente y hoy en día comiencen a considerar este sistema operativo para implementar en un futuro en aplicaciones de negocio cada vez más críticas. IDC considera que los usuarios interesados en implementar Linux como plataforma para cargas de trabajo y aplicaciones de misión crítica deben tomar en cuenta los costos de adquisición del software y también el costo total de la solución. Adicionalmente consideramos importantes los siguientes factores: v Obtener una distribución pagada del software que pueda ofrecer soporte de la plataforma y las aplicaciones relacionadas. Tomar en cuenta productos con un roadmap confiable, la mejor estabilidad y APIs relacionadas en ese ciclo de vida. v Al igual que pasa con cualquier otro sistema operativo, las capas de software instaladas sobre el sistema operativo de Linux crean dependencias que tienen efectos en cascada cuando se lleva a cabo una actualización o reemplazo de la plataforma. El costo de propiedad tanto del sistema operativo, así como las capas relacionadas, se ve afectado directamente por la actualización o reemplazo, lo que podría ser un factor de costo si no se cuenta con el soporte o el personal capacitado para la tarea. v El futuro de Linux como una plataforma con soporte y servicios confiables se muestra cada vez más como una realidad, al menos en lo que se refiere a productos relacionados con el corporativo, abriendo una ventana de posibilidad para explorar como una alternativa. v Finalmente, seguirá existiendo un lugar para distribuciones de Linux gratuitas, sobre todo para las implementaciones que tienen poca dependencia en las capas de software y no tienen la necesidad de estabilidad en el largo plazo. La mayor parte del crecimiento de implementaciones de Linux en servidores vendrá de segmentos de mercado en los que Linux actualmente tiene una presencia establecida. Por el momento, los estudios de demanda de IDC muestran que Linux es la plataforma líder a nivel mundial en implementaciones relacionadas a cargas de trabajo para infraestructura de TI e infraestructura Web. IDC considera que esta tendencia continuará en el futuro, pues a medida que más usuarios adopten o migren sus plataformas a Linux, más cargas de trabajo surgirán como alternativas para ser implementadas, haciendo que los ISVs también brinden un mejor soporte a aplicaciones tanto de infraestructura como de bases de datos o incluso de misión crítica.