Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Los precios de la memoria DRAM seguirán en aumento

[widget id="text-31"]

El precio de los chips de memoria DRAM informática ha ido en aumento en los últimos meses, y al final del verano, podría presentar subidas inesperadas y poco habituales en el mercado. El anuncio del lanzamiento del nuevo sistema operativo Windows 7 por parte de Microsoft, previsto para el 22 de octubre, también va a suponer otra gran razón para que su precio siga disparándose y poniéndose por las nubes, ya que muchos usuarios optarán por actualizar sus equipos y ampliar su memoria. La otra gran demanda viene dada por la mayor cantidad de memoria que incluyen los nuevos equipos que son comercializados, y por los resultados que están produciendo en la venta de equipos, que sigue al alza. Así lo reveló DRAM eXchange, uno de los principales referentes del mercado que llevan a cabo un control sobre los precios de cada una de las memorias que son comercializadas. Y es que el precio de los módulos DDR3 de 1 GB cuya velocidad es de 1066 MHz se incrementaron hasta un 10 por ciento durante la segunda mitad del mes de julio, según informó la pasada noche DRAMeXchange. De esta forma, la media de precios para cada uno de los chips queda establecida en los 1.34 dólares. Por su parte, el precio de los módulos DDR2 a 800 MHz también sufrió su incremento en torno al 6.6 por ciento, con la media de precios de 1.22 dólares por unidad. Los chips DDR3 ofrecen un consumo de potencia muy inferior a la DDR2, en torno a un 60 por ciento, mientras que permiten duplicar los anchos de banda, según destaca el fabricante Samsung Electronics. Los fabricantes revelaron que a pesar de la creciente demanda de chips, los beneficios del aumento de precio son inapreciables para ellos, debido a la situación actual de falta de disponibilidad, lo que implica potenciar sus líneas de producción. La recesión mundial producida hace ya más de dos años a causa de la disminución de precios de los chips provocó que se produjese saturación en algunas líneas de producción, lo que a la larga afectó al desarrollo e implementación de nuevas tecnologías como la memoria de tipo DDR3. Así, estas compañías informaron de grandes pérdidas a lo largo de los últimos años, además de impedirles adquirir nueva tecnología para emplear en los procesos de fabricación. Con el aumento de demanda actual de la DRAM, y la correspondiente subida de precios, esta tendencia podría cambiar, incrementándose la producción y alcanzando nuevas ganancias por parte de los fabricantes. Así pues, aunque el incremento de precios pueda resultar un perjuicio para los usuarios, por la subida de precios que puede suponer para la compra de nuevos equipos, para los fabricantes es un soplo de aire fresco. Recordemos que en los últimos meses algunos fabricantes de primera línea se declararon en banca rota por la situación en la que se encontraron.

Deja un comentario