Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Los riesgos de la nanotecnología

¿Su teclado es tóxico? ¿Suena absurdo? Entonces tome esto en cuenta: algunos teclados contienen nanoplata, la cual, debido a sus propiedades anti microbiales, se incorpora cada vez más a los artículos de uso diario aun cuando existen estudios que han cuestionado sus beneficios para la salud y el medioambiente. Los estudios advierten sobre la proliferación de la nanotecnología, la cual puede encontrarse en varios productos, desde componentes tecnológicos hasta cosméticos. “El problema más grande de la nano tecnología es que no conocemos [todos los riesgos]. Estamos llevando cosas al mercado que no han sido totalmente probadas”, asegura Sheila Davis, directora ejecutiva de Silicon Valley Toxics Coalition (SVTC), un grupo de apoyo establecido en San José, Californi. La nanotecnología se refiere al trabajo hecho sobre la nanoescala; 1 nanómetro es igual una mil millonésima parte de un metro, o casi 1/100,000 del grosor de una hoja de papel. El uso de esta tecnología puede ahorrar recursos y energía. Además, los nanomateriales ofrecen beneficios que podrían revolucionar nuestro mundo. Por ejemplo, podrían usarse para detectar tumores o limpiar el agua y la tierra contaminadas. Pero los estudios científicos también han encontrado problemas potenciales de salud y ambientales relacionados con los nano materiales. “El boom de la nanotecnología está generando muchos procesos y materiales nuevos sin precedente que implican peligros potenciales desconocidos para el ambiente y la salud”, indico el SVTC en su reporte de abril sobre la nanotecnología y sus riesgos. “Y la investigación dada a conocer en la edición de mayo de Nature Nanotechnology sugiere que los nanotubos de carbón, que los investigadores están usando para crear circuitos de próxima generación, podrían ser tan dañinos como los asbestos. “Debemos considerar con las nuevas propiedades físicas que probablemente exista un nuevo perfil toxicológico y realizar más pruebas antes de que se exponga a la gente”, señaló Jennifer Sass, científico del Consejo de Defensa de Recursos Naturales de Nueva York, quien se especializó en toxicología. Los comentarios de Saas nos llevan de nuevo al teclado. ¿El suyo contiene nanoplata, la cual los estudios sugieren puede dañar las células humanas así como interrumpir el equilibrio de nitrógeno en los ecosistemas de agua dulce? Lo más seguro es que no lo sepa. Y probablemente le sea difícil averiguar por qué no se exige a los fabricantes informar qué productos contienen nano materiales. No obstante, la buena noticia es que varios factores limitan los peligros potenciales que supone la nanotecnología. Uno de los más importantes es que los humanos evolucionaron con nanopartículas a su alrededor, asegura R. Stanley Williams, director de información y del laboratorio de sistemas de HP Labs. “Hay buenas razones para ser cuidadosos”, añade. “Pero nuestro ambiente está lleno de nanopartículas. No lo supimos hasta que tuvimos las herramientas que pudieron verlas”. Aun así, la industria está dando los pasos para reducir la exposición. Los fabricantes líderes siguen protocolos para contener nano partículas fabricadas, señala Mihail Roco, asesor en nanotecnología de la National Science Foundation. Por ejemplo, empleados de Intel utilizan equipo protector, utilizan filtros de HEPP (polipropileno plegado de alta eficiencia) y trabajan bajo campanas, donde la presión del aire aleja las partículas de ellos y los dirige a los filtros, afirma Todd Brady, gerente ambiental de Intel. Los usuarios de tecnología también tienen una medida de protección contra la exposición gracias a la naturaleza de la nanotecnología. Las nanopartículas se incluyen en otros materiales para hacer productos finales, y los estudios muestran que los nanomateriales no se dispersan y por lo tanto no dañan a los humanos y el medioambiente. “Se encuentran muy compactados que no hay forma de que las nanopartículas puedan escaparse”, asegura Williams. “Puede golpearlos con un martillo, y seguirán sin desprenderse”.

Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Los riesgos de la nanotecnología

¿Su teclado es tóxico? ¿Suena absurdo? Entonces tome esto en cuenta: algunos teclados contienen nanoplata, la cual, debido a sus propiedades anti microbiales, se incorpora cada vez más a los artículos de uso diario aun cuando existen estudios que han cuestionado sus beneficios para la salud y el medioambiente. Los estudios advierten sobre la proliferación de la nanotecnología, la cual puede encontrarse en varios productos, desde componentes tecnológicos hasta cosméticos. “El problema más grande de la nano tecnología es que no conocemos [todos los riesgos]. Estamos llevando cosas al mercado que no han sido totalmente probadas”, asegura Sheila Davis, directora ejecutiva de Silicon Valley Toxics Coalition (SVTC), un grupo de apoyo establecido en San José, Californi. La nanotecnología se refiere al trabajo hecho sobre la nanoescala; 1 nanómetro es igual una mil millonésima parte de un metro, o casi 1/100,000 del grosor de una hoja de papel. El uso de esta tecnología puede ahorrar recursos y energía. Además, los nanomateriales ofrecen beneficios que podrían revolucionar nuestro mundo. Por ejemplo, podrían usarse para detectar tumores o limpiar el agua y la tierra contaminadas. Pero los estudios científicos también han encontrado problemas potenciales de salud y ambientales relacionados con los nano materiales. “El boom de la nanotecnología está generando muchos procesos y materiales nuevos sin precedente que implican peligros potenciales desconocidos para el ambiente y la salud”, indico el SVTC en su reporte de abril sobre la nanotecnología y sus riesgos. “Y la investigación dada a conocer en la edición de mayo de Nature Nanotechnology sugiere que los nanotubos de carbón, que los investigadores están usando para crear circuitos de próxima generación, podrían ser tan dañinos como los asbestos. “Debemos considerar con las nuevas propiedades físicas que probablemente exista un nuevo perfil toxicológico y realizar más pruebas antes de que se exponga a la gente”, señaló Jennifer Sass, científico del Consejo de Defensa de Recursos Naturales de Nueva York, quien se especializó en toxicología. Los comentarios de Saas nos llevan de nuevo al teclado. ¿El suyo contiene nanoplata, la cual los estudios sugieren puede dañar las células humanas así como interrumpir el equilibrio de nitrógeno en los ecosistemas de agua dulce? Lo más seguro es que no lo sepa. Y probablemente le sea difícil averiguar por qué no se exige a los fabricantes informar qué productos contienen nano materiales. No obstante, la buena noticia es que varios factores limitan los peligros potenciales que supone la nanotecnología. Uno de los más importantes es que los humanos evolucionaron con nanopartículas a su alrededor, asegura R. Stanley Williams, director de información y del laboratorio de sistemas de HP Labs. “Hay buenas razones para ser cuidadosos”, añade. “Pero nuestro ambiente está lleno de nanopartículas. No lo supimos hasta que tuvimos las herramientas que pudieron verlas”. Aun así, la industria está dando los pasos para reducir la exposición. Los fabricantes líderes siguen protocolos para contener nano partículas fabricadas, señala Mihail Roco, asesor en nanotecnología de la National Science Foundation. Por ejemplo, empleados de Intel utilizan equipo protector, utilizan filtros de HEPP (polipropileno plegado de alta eficiencia) y trabajan bajo campanas, donde la presión del aire aleja las partículas de ellos y los dirige a los filtros, afirma Todd Brady, gerente ambiental de Intel. Los usuarios de tecnología también tienen una medida de protección contra la exposición gracias a la naturaleza de la nanotecnología. Las nanopartículas se incluyen en otros materiales para hacer productos finales, y los estudios muestran que los nanomateriales no se dispersan y por lo tanto no dañan a los humanos y el medioambiente. “Se encuentran muy compactados que no hay forma de que las nanopartículas puedan escaparse”, asegura Williams. “Puede golpearlos con un martillo, y seguirán sin desprenderse”.