Artículos, Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Más con menos, como siempre

Los próximos meses no serán fáciles para los departamentos de TI y mucho menos para los CIOs. En el momento de escribir estas líneas, se reportaba ya el segundo “Lunes Negro” al hilo, y las cosas no eran muy alentadoras en el corto plazo. Sin embargo, analistas de la industria y expertos afirman que la industria de las tecnologías de la información no será tan golpeada como otras, por lo que ya se ha diagnosticado una de las peores recesiones en Estados Unidos. Por ejemplo, Gartner anticipa que los presupuestos TI mostrarán porcentajes de crecimiento lentos pero continuos; esta tendencia continuará al menos hasta que las cosas mejoren. En un reporte, esta firma de investigación de mercado recomienda a los CIOs preparar dos presupuestos distintos: uno basado en los lineamientos que marquen los ejecutivos de alto nivel, como el CFO y el CEO; y otro más ambicioso en caso de que comiencen a registrarse tasas de crecimiento económico saludables. Forrester, por otro lado, proyectaba en un reporte una ligera baja en el volumen de compras de tecnología en lo que resta del año, y decía que esa tendencia seguirá por lo menos hasta la primera mitad de 2009. Sin embargo, ahora ha elevado su pronóstico en el crecimiento de las compras de productos y servicios IT en 2008 por parte del gobierno y las empresas a 5.4%, en comparación con el pronóstico previo de 3.4%. Asegura también que el software y el outsourcing serán dos de las áreas más fuertes. ¿Están siendo demasiado optimistas? Cualquier similitud con declaraciones de políticos mexicanos que aseguran que lo más que podría provocar la pulmonía del vecino del norte a México es un “catarro” es mera coincidencia. Lo que sí es un hecho es que la inversión en TI se cancelará o, por lo menos, se pospondrá indefinidamente. Muchos CIOs están comenzando a considerar retrasar nuevos proyectos o realizar actualizaciones de productos. Y a menos que el departamento de sistemas demuestre que es absolutamente necesario tener ciertos productos para elevar las ganancias o lograr ahorros, es muy probable que las compañías pospongan las compras tanto como sea posible. Una asociación de ejecutivos de TI llamada CIO Executive Board, dio a conocer una encuesta en la que más de la mitad de los 50 CIOs participantes dijo que están poniendo en espera proyectos no esenciales y que casi 25% de ellos han congelado la contratación de personal. Incluso, la mayoría comentó que están reevaluando sus planes presupuestales para el próximo año. De igual forma, los créditos disponibles para las empresas serán más restringidos, lo que sería un problema realmente serio para los CIOs que buscan adquirir o rentar nuevo equipo o echar a andar nuevos proyectos. En tanto, la reducción de los presupuestos puede derivar en que algunas organizaciones recurran al outsourcing. Algo que definitivamente no cambiará es lo que siempre se le ha pedido a los CIOs: hacer más con menos. De hecho, a muchos no les será difícil ajustarse a los nuevos presupuestos, pues ya se han recortado tanto en los últimos años, que no hay mucho que quitarles. Suena irónico, pero un importante número de líderes están acostumbrados a hacer grandes cosas con unos cuantos dólares. En cuanto al cierre de fuentes de trabajo, la firma de investigación Financial Insights dice que de las más de 100,000 posiciones que se cerrarán como resultado directo de la crisis financiera en Estados Unidos, sólo una pequeña parte será de las filas de la TI. “Sólo serán unos cuantos cientos de despidos de las filas administrativas de tecnología, no miles”, asegura la firma. Donde sí es probable que se registren mayores despidos será entre los proveedores de tecnología conforme bajen sus ingresos, añade. Ante las largas que se le ha dado al “Fobaproa Gringo”, tal vez la recuperación económica de Estados Unidos y del resto del mundo no se dé en el corto plazo. Hay que hacernos a la idea de que los estornudos del Tío Sam pueden provocar estragos y que debemos ser muy cautelosos y estar preparados para lo peor.