Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Mercado de telefonía reporta caída en Q4 2008

De acuerdo con IDC, en el cuarto trimestre de 2008, los fabricantes vendieron un total de 289 millones de unidades, un 12,6 por ciento menos que la cifra alcanzada en el mismo período de 2007, cuando se superaron los 330 millones. Este dato no es mejor que el registrado en el tercer trimestre de 2008 y enturbia el avance del mercado en el cómputo del año, en el que se comercializaron alrededor de 1,180 millones de terminales, mostrando un aumento del 3.5 por ciento con respecto a los 1,140 millones vendidos en 2007. “En el cuarto trimestre se juntaron todos los factores necesarios para producir este resultado”, comenta Ramon Llamas, analista de investigación senior del equipo de Tecnología y Tendencias en Dispositivos Móviles en IDC. “Una combinación de debilitamiento de la demanda por parte del usuario final, escasez de efectivo, y disponibilidad de crédito limitada impidió que el mercado experimentará el tradicional incremento de ventas estacional. Con todo, prevemos que el primer semestre de 2009 será difícil, en un momento en el que los fabricantes y distribuidores luchan por despejar su inventario. En caso de que esas condiciones persistan, el mercado de telefonía móvil podría no recuperarse hasta finales de año, y posiblemente no hasta 2010”. Para la consultora, lo más destacado de 2008 fuel el segmento de los dispositivos móviles convergentes o smartphones, cuyas ventas crecieron un 22.5 por ciento con respecto a 2007, aventajando claramente al resto del mercado. Ryan Reith, analista de investigación del informe de telefonía móvil en IDC, señala que “en mercados maduros, como Norteamérica y EMEA, el segmento de smartphones creció 70.1 y un 25 por ciento, respectivamente, en 2008. Este segmento es único y diferente al resto del mercado, ya que los volúmenes de datos adjuntos para estos dispositivos se sitúan por encima de los de los teléfonos móviles tradicionales, y los dispositivos y servicios que abastecen a este segmento han estado en 2008 más fácilmente disponibles que nunca antes. Mientras los operadores sean capaces de seguir subvencionando estos dispositivos, y los desarrolladores sigan mejorando sus aplicaciones, entonces este segmento seguirá aportando un rayo de luz a un mercado de otro modo sombrío”. Por fabricantes, Nokia ya había anunciado el cuarto trimestre iba a ser difícil debido a la desaceleración económica, y así ha sido, ya que su volumen de ventas de dispositivos bajó cerca de 15 por ciento respecto al año anterior. Aún así sigue liderando el mercado con una participación de 39.1 por ciento. Le sigue Samsung, que pese a verse igualmente afectada por la recesión global, se benefició del aumento de la demanda de sus nuevos productos, especialmente de terminales con pantalla táctil y smartphones en mercados maduros, y de teléfonos de gama media con cámara en mercados emergentes. Este tirón le permitió crecer en este período un 14.1 por ciento, haciéndose con una cuota de mercado del 18.3 por ciento. En tercera posición del ranking se sitúa LG Electronics, cuyas ventas crecieron 8.4 por ciento, lo que le ha valido para colocarse con una participación del 8.9 por ciento. Sony Ericsson queda relegada a la cuarta posición, con una participación de mercado del 8.4 por ciento, mostrando una caída de las ventas del 21.4 por ciento debido a su reestructuración empresarial, a los mayores gastos relacionados con las ventas, y a su desfavorable oferta de producto, mientras que Motorola permanece anclada en la quinta posición, con un 6.6 por ciento del mercado, mostrando un descenso en ventas del 53 por ciento respecto al mismo período de 2007. Se espera que 2009 será más difícil que 2008, IDC apunta que los proveedores de terminales, los fabricantes de chipsets, las operadores y el canal de distribución en general deberán trabajar de manera sincronizada para atraer de nuevo el interés del consumidor y despertar el gasto en movilidad. “Los proveedores no están tomando esta situación a la ligera, y están realizando planes para adaptarse a la crisis y mantener interés del usuario”, comenta Ramon Llamas, y añade que “la reducción de costos y la eficiencia operativa se han convertido en principios básicos dentro de la estrategia corporativa para seguir adelante, y para algunos, ello incluye la reducción de personal. Al mismo tiempo, los dispositivos móviles convergentes y los servicios se convertirán en los principales objetivos de los fabricantes a la hora de orientar sus recursos”.