Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Microsoft ha muerto, reitera Paul Graham

“Ya nadie teme a Microsoft”, escribía Graham. “Sigue haciendo dinero pero no es peligroso”. Mientras que Graham ha construido una sólida reputación como programador, su disertación ha recibido numerosas críticas. De hecho, Don Doge, directivo de Microsoft, respondía al escrito de Graham resaltando el gran crecimiento en ingresos que había registrado su compañía: “Apple tiene cerca del 6% del mercado de computadoras y Google cerca del 45% del mercado de buscadores. Microsoft compite en el mercado de sistemas operativos para escritorios, sistemas operativos para servidores, bases de datos y herramientas de desarrollo. ¡Ah! Se me olvidaba, también tiene un multimillonario negocio de juegos con Xbox; un multimillonario negocio de búquedas y contenidos, MSN; un multimillonario negocio de ERPs y CRMs; y un negocio cercano a los 1,000 millones de dólares con Windows Mobile para dispositivos inalámbricos. De forma que, Paul, por favor, dime ¿en qué áreas Apple y Google están acabando con Microsoft?” Las cosas han cambiado mucho de un tiempo a esta parte. Tanto Apple como Google han ganado participación de mercado. Las fuertes esperanzas para la Web 2.0 se han visto sustituidas por despidos diarios y la búsqueda de ingresos reales. Sin embargo, Graham mantiene la postura que defendía en ese ensayo hace ahora dos años. “Mucha gente malinterpretó ese trabajo y me pregunta que cómo podía decir que una compañía que hacía tanto dinero como Microsoft estuviese muerta. Es obvio que Microsoft no está en la bancarrota pero lo que yo quise decir era que no era un factor a tener en cuenta a la hora de hacer tecnología”. Graham sostiene esta teoría y añade dos cambios más a la lista que están erosionando a Microsoft. “Las dos grandes historias en estos dos años han sido Amazon Web Services y las aplicaciones del iPhone”. Graham todavía se maravilla de que las startups de la Web 2.0 consigan sus recursos informáticos remotos no de Microsoft sino de Amazon, “un minorista online”, escribe. “Hubiera sido imposible pensar en 1999 que alguien pudiera decir algo así en 2009”.