Del dia, Destacado, Infraestructura, Noticias, Principal

Optimización y fiabilidad del ancho de banda, reto de los carriers

[widget id="text-31"]

Los teléfonos inteligentes –con una adopción en crecimiento exponencial– crean altas cargas sobre las redes de telecomunicaciones. Para resolver este problema, Ciena aconseja a los carriers modernizar sus infraestructuras a fin de contar con redes más escalables, una mejor administración y control sobre los servicios para optimizar la disponibilidad y fiabilidad del ancho de banda. 

 

De acuerdo con los resultados del estudio “IDC Latin America Mobile Phone Tracker"  del primer trimestre del 2011, el mercado latinoamericano de smartphones continúa en crecimiento con seis millones de unidades vendidas en la región. Las ventas de smartphones crecieron un 66 por ciento comparadas con el primer trimestre de 2010, y se espera que crezcan en 83 por ciento comparadas con todo el año 2011.

 

“Si el mercado continúa creciendo a este paso, es probable que las redes comiencen a sentir el peso de la demanda generada por estos nuevos usuarios sobre el backhaul móvil, el cual transporta el tráfico entre las torres celulares y las redes core de los operadores”, considera Fabio Medina, gerente general y vicepresidente de Ventas en América Latina de Ciena.

 

Las ventas de los smartphones crecen cada año de forma exponencial, lo que provoca un incremento sustancial en el tráfico móvil, destacando la necesidad de una inversión por parte de los operadores en infraestructura de redes de nueva generación para poder satisfacer el ancho de banda solicitado y mantener, al mismo tiempo, su rentabilidad.

 

“La banda ancha móvil promete convertirse en una importante fuente de ingresos para los operadores. Sin embargo, para que esto llegue a producirse, es necesario resolver los problemas de congestión y garantizar que el núcleo de la red pueda hacer frente al aumento de la demanda”, señaló el directivo.

Dijo que el backhaul puede ser visto como la base para una estrategia exitosa de redes móviles. “En cualquier servicio de telecomunicaciones existe la posibilidad de que se produzcan alteraciones imprevistas en la red. Con la voz, el daño se limitaba a una interrupción de la llamada y una molestia menor para el usuario final. Sin embargo, la banda ancha móvil es una propuesta totalmente diferente y cualquier alteración puede provocar daños mucho mayores al usuario: pérdidas en ámbitos como el correo electrónico, las herramientas de las redes sociales y las descargas de video pueden ser mucho más perturbadoras que la simple interrupción de una llamada”.

 

Para evitarlo, agregó: “Se puede construir una base sólida con Carrier Ethernet. La telefonía móvil con un backhaul Ethernet está especialmente diseñada para hacer frente a la demanda insaciable de ancho de banda, ofreciendo una arquitectura rentable, flexible y escalable que se puede adaptar según las necesidades del cliente”.

 

Además, aconsejó combinar métodos de robustez y protección con el control del rendimiento y la segmentación de fallas en la red metro, ya que, afirmó, optimiza la disponibilidad de backhaul móvil y garantiza un servicio ininterrumpido a los usuarios finales.

 

“Construir una infraestructura de red Carrier Ethernet ofrece a los operadores una estrategia a largo plazo y de bajo costo para sustituir la infraestructura actual a la vez que mantienen la fiabilidad ‘carrier class’”, concluyó el directivo de Ciena.

 

Deja un comentario