Del dia, Destacado, Hardware, Noticias, Principal

Ricoh Aficio CL7300D

La Ricoh Aficio CL7300D es fácil de instalar y usar. La compañía incluye instrucciones tanto para el proveedor como para el usuario, además de un largo y detallado manual de mantenimiento. Además, la hoja de calibración de color tiene instrucciones impresas en ella. Esta impresora obtiene en su mayoría buenas marcas por el diseño mecánico. Pesa más de 90 kilos, pero sus profundas asideras en cada esquina (reemplazadas en los modelos equipados con duplexer, como el que probé, con una robusta barra de acero en un lado) lo hacen fácil de levantar y transportar. Las bandejas de papel se ajustan suavemente y tienen topes para prevenir que sean descargadas en el suelo. Las tres bandejas se vuelven útiles para membretes, segundas hojas, además de papel plano para documentos internos. Los menús del panel de control de Ricoh están organizados lógicamente para que un principiante pueda descubrir cómo, por ejemplo, imprimir un documento protegido por contraseñas. Pero el LCD de dos líneas no le da cabida a muchos avisos. El sitio Web interno de la impresora, en contraste, proporciona páginas y páginas de funciones administrativas para autenticar a los usuarios y controlar el acceso, configurar varios esquemas de notificación de errores y parámetros de red. Quejas menores: la impresora viene con etiquetas de un sólo uso para marcar el tamaño del papel en las bandejas, así que si cambia los tamaños pronto tendrá que recurrir a pegar notas. Además, con dos bandejas internas, el CL7300D es tan alto que cuando lo puse en una mesa de trabajo tuve que subirme a una silla para ver el LCD del panel de control; considere pues, una base giratoria, que cuesta $175 dólares. Y una de las puertas para desatascar el papel sólo abre a 45 grados, lo que dificulta su alcance. El Ricoh se queda un poco rezagado con respecto al Xerox en la velocidad de impresión de texto, mandando el texto plano a 26.1 ppm, comparado con los 27.4 ppm de Xerox; y se queda más atrás en los gráficos: a 6.6 ppm contra los 8.5 ppm de Xerox. Calificamos el desempeño y probamos la velocidad de impresión usando las configuraciones por defecto del driver Adobe PostScript de cada impresora. Puede ser posible obtener un mejor desempeño o calidad de impresión ajustando las máquinas antes de cada trabajo, pero debido a que las impresoras no tienen características particulares equivalentes, me quedé con la configuración del común denominador. En la calidad de impresión, el Ricoh vence a Xerox. Produce texto en negro mate con una apariencia clara y agudamente enfocada, sin dejar pesadas gotas de texto juntas ni dejando pasar detalles en el texto ligero. Imprime muestras de color punteadas, aunque la densidad se pierde un poco a la mitad de áreas grandes. También matiza bien el color y la escala de grises, aunque un patrón de puntos visible en fotos en escala de grises interfiere un poco con los detalles. La Aficio CL7300D de Ricoh cuesta $5,095 dólares en la configuración que probé ($1,746 más que el Xerox Phaser 7400DN). El Ricoh viene con una bandeja de papel interna extra además de un disco duro, pero cuando equipa el Xerox con esos útiles artículos, el Ricoh sigue costando $748 dólares más. Sin embargo, los consumibles de Ricoh son una ganga. Después de 50,000 impresiones (alrededor de un año), tendrá que gastar $1,039 dólares para mantener a su Ricoh CL7300D funcionando bien (sin incluir el papel o la electricidad), comparado con los $1,520 dólares para el Xerox Phaser 7400DN; después de 250,000 impresiones, la cuenta de Ricoh será de $7,639 dólares ($10,215 dólares para Xerox). Para ese entonces, habrá recuperado el precio más alto de compra. Según mis cálculos, el costo de los consumibles refleja un total corriente de todas las compras de componentes de repuesto en puntos específicos. No están basados en un costo generalizado por página. Obsérvese que el presupuesto para los productos Ricoh no es enteramente transparente debido a que la compañía vende a través de un proveedor de red y frecuentemente bajo un contrato mensual que incluye suministros. No obstante, usted puede negociar mejores costos que la lista de precios citada aquí.