Del dia, Destacado, Noticias, Principal

SOA, sin la colaboración entre negocio y TI no ser

[widget id="text-31"]

Aunque la Arquitectura Orientada a Servicios (SOA) se ha convertido en una de las tecnologías más de moda, existe aún una gran desconfianza entre las organizaciones en cuanto a los beneficios que su uso aporta, a los pasos adecuados para su implantación, las áreas por las que comenzar un proyecto de este tipo y sobre todo por la incertidumbre en cuanto al valor diferencial que proporcionará a la empresa. La consultora Sopra Profit define SOA como una forma de construcción de Sistemas de Información (SI) basada en servicios que se integran para dar una respuesta eficaz a las necesidades de los procesos de negocio a través de la cooperación de pequeñas piezas de software que realizan una función concreta. Pero también es importante definir qué no es SOA. Para Profit, no es una plataforma de servicios Web, aunque sí puede ser implantada eficazmente en este tipo de sistemas. Tampoco es un producto. No obstante, para que los servicios constituyan valores reales para el negocio se requiere infraestructura, herramientas y métodos. Todo lo que comporte cambios en procesos de negocio requiere la implantación de soluciones SOA, por ejemplo, la reducción del ciclo de vida de los productos y servicios impuesta por la competencia o el resultado de la globalización, el crecimiento a través de la fusión de diferentes empresas que comparten la integración de áreas de TI y la creciente importancia de las aplicaciones multicanal y de la red de servicios B2B. SOA proporciona un ensamblaje de componentes de bajo coste para servir a los procesos de negocio facilitando la reutilización de los servicios en otros procesos, lo que optimiza el retorno de las inversiones. Por otra parte, no sólo supone la idoneidad de soluciones, sino que hace posible el incremento de la velocidad de respuesta a los cambios de negocio. Proceso de implantación Basándose en todas estas características, Sopra Profit establece los puntos básicos para conseguir que la implantación de un proyecto SOA sea eficaz y mejore de forma exponencial el rendimiento de las aplicaciones y la interrelación de los procesos. Para conseguirlo señala que es necesario entender que SOA significa un cambio de enfoque en las arquitecturas de TI y requiere la existencia de estándares de construcción, la colaboración de las áreas TI y de negocio e inversiones en diseño antes de comenzar con el desarrollo de implantación de los servicios. Para llevarlo a cabo SOA debe incorporarse a las organizaciones de forma incremental, sin interferir en la marcha normal de arquitecturas tradicionales y a través de la introducción de proyectos pilotos evaluables, ya que su éxito condicionará su ampliación para ir abarcando áreas aplicativas más extensas. Se comienza definiendo áreas de negocio e integrando conjuntos de necesidades de negocio. Más tarde se definen los servicios y su unión para satisfacer las necesidades del negocio y de la organización. Sólo al final del proceso de negocio se diseñan los elementos modulares mínimos que se engranarán para suministrar los servicios. Seguir todos estos pasos permite obtener importantes beneficios entre los que Profit destaca el ensamblaje de componentes de bajo coste, la reutilización de servicios, el diseño y desarrollo de soluciones perfectamente adecuadas a las necesidades de las empresas y el incremento de la velocidad de respuesta a los cambios de negocio. Pero la implantación de SOA puede plantear una serie de dificultades, como la necesidad de una fuerte inversión sin un retorno inmediato, la escasez de conocimientos para construir aplicaciones según una orientación SOA. Igualmente presenta determinada complejidad para la gestión de la arquitectura, y en muchos casos, carencia de profesionales para construir y gestionar estos sistemas y de procedimientos para gobernar pilotos SOA. Conclusiones Lo cierto es que algunos analistas auguran que a adopción de SOA en México será lenta pero imparable. Aunque en estos momentos tiene una escasa presencia entre las organizaciones de nuestro país sobre todo por el desconocimiento de su naturaleza y beneficios. Las empresas con procesos de negocio sujetos a cambio, capaces de dedicar una parte de su presupuesto a la adopción de nuevas líneas tecnológicas comienzan a interesarse por SOA y a invertir en ella, supondrá a medio plazo una importante ventaja frente a la competencia. Sin embargo, los suministradores se enfrentan a dificultades entre las que destacan la inversión inicial, el cambio en el enfoque de la relación TI y negocio y problemas de aprovisionamiento eficiente y eficaz. Por ello los expertos recomiendan comenzar con proyectos piloto poniendo especial cuidado en la adecuada elección de proveedores externos en términos de infraestructuras, diseño, desarrollo y gestión.

Deja un comentario