Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Se da por vencido Microsoft

“Seguimos creyendo que nuestra propuesta de compra tenía sentido, tanto para Microsoft, como para Yahoo y para el mercado en su conjunto. Nuestro propósito era aumentar las opciones y la innovación en el mercado y crear valor real para nuestros respectivos accionistas y empleados”, declaró Steve Ballmer, CEO de Microsoft, en un comunicado distribuido el pasado sábado. Tras la negativa de Yahoo de aceptar su primera oferta, Microsoft había elevado el precio de la compra a alrededor de 5,000 millones de dólares (33 dólares por acción). No obstante, esta mejora no ha logrado convencer a Yahoo, que pedía 37 dólares por título para aceptar la oferta, según ha explicado el propio Microsoft. “Tras considerar cuidadosamente las condiciones exigidas por Yahoo, hemos concluido que no tenían sentido para nosotros y que, en interés de los accionistas y empleados de Microsoft, resultaba más conveniente retirar la oferta”. En respuesta, Yahoo distribuyó un comunicado reiterando su opinión de que la oferta de Microsoft continuaba siendo demasiado baja y subrayando el acuerdo de muchos de los accionistas de la compañía con esta idea. “Yahoo es un negocio rentable, en crecimiento y que está ejecutando adecuadamente su plan estratégico para capturar las grandes oportunidades que surgen en el todavía relativamente joven mercado de la publicidad online”, explicó Roy Bostock, presidente del consejo de la empresa, en el comunicado. Desde que la semana pasada Yahoo dejara pasar el plazo marcado por Microsoft hace tres semanas para aceptar su segunda oferta, los analistas habían estado especulando sobre cuál sería el próximo movimiento de ésta, sin descartar una operación de compra hostil que supusiera la expulsión del actual consejo de la compañía de servicios online. Una posibilidad sugerida por la propia Microsoft en su momento. Sin embargo, parece que, finalmente, la dirección de Microsoft, fatigada por la resistencia y las demandas de Yahoo, ha decidido renunciar a la posibilidad de realizar una acción hostil. Tal alternativa hubiera supuesto un proceso arduo, largo y desagradable y, después de todo, el objetivo de Microsoft con este intento de compra era convertirse rápidamente en un potente competidor de Google en publicidad online.