Del dia, Destacado, Noticias, Principal

Virtualización, base de las TIC sustentables

Durante la primera década del siglo XXI surge la virtualización de servidores tipo x86 como la tecnología de optimización de infraestructura más prominente gracias a los beneficios financieros y operativos que ofrece. Más allá de esto, la virtualización está evolucionando a lo que se denomina virtualización de cuarta generación que busca llegar al siguiente nivel: la automatización de procesos de administración de la infraestructura que ofrezca una agilidad operativa para crear nuevos servicios y mantenerlos disponibles con los niveles que las necesidades actuales demandan. La virtualización ha probado su valor para compactar –consolidar- el número de servidores de un centro de datos que utiliza servidores tipo x86. Hoy en día es posible compactar infraestructuras tipo x86 en razones que van de 20 a 1 y hasta al 30 a 1. Por ejemplo, no es lo mismo tercerizar 100 servidores en forma tradicional que virtualizar esos 100 servidores en sólo cinco y, una vez hecho esto, tercerizar la colocación y administración de sólo cinco servidores. Los beneficios son videntes: se genera una disminución dramática en requerimientos de espacio, energía eléctrica, e infraestructura de redes IP y de almacenamiento. El resultado es que el costo de tercerizar se ve también reducido en extremo lo que hace necesario el virtualizar antes de tercerizar o hacer ambas cosas en el mismo evento. Compactar inteligentemente demanda automatizar Cuando las altas concentraciones de servicios por servidor físico (entre 20 y 30) que la virtualización produce son vistas a través del cristal de la valuación de riesgos, se vuelve evidente la necesidad de herramientas de automatización que resuelvan situaciones que ocurren como parte del día a día de cualquier centro de datos: ¿Qué sucede si un servidor físico falla y se colapsa? ¿Qué pasa si el patrón de carga cambia dinámica y constantemente? ¿Es posible auto balancear la carga de los servidores físicos en respuesta a cambios en los patrones de carga? ¿La virtualización incluye esquemas de redundancia para el acceso a las redes IP y de almacenamiento? ¿La virtualización me puede ayudar en la aplicación de actualizaciones a los sistemas operativos? ¿Existen mecanismos simples y efectivos de respaldo de máquinas virtuales? ¿Es posible cambiar de plataforma de hardware sin tener que realizar migraciones riesgosas, lentas y costosas? El mensaje de fondo aquí es que no es suficiente poder consolidar, también es indispensable que las infraestructuras virtuales sean capaces de automatizar las operaciones internas que permitan reducir al máximo el riesgo que las altas concentraciones de servicios implican. TICs Sustentables y Ágiles, el nuevo horizonte de la virtualización Dadas las restricciones presupuestales que la TICs gubernamentales viven y dados los nuevos esquemas de tercerización y colocación que vienen a sustituir las prácticas de compra de hardware y software, las nuevas herramientas de control de las infraestructuras virtuales permiten enfrentar con eficacia el problema de administrar contratos delimitados por máximos y mínimos permitiendo que una TIC se mantenga lo más cerca posible del consumo mínimo de su contrato de tercerización (sustentabilidad financiera) sin sacrificar su agilidad para responder a nuevas necesidades y requerimientos de los usuarios finales. Es posible controlar el ciclo de vida de un servicio virtualizado desde que se configura y se pone en servicio hasta que se discontinúa y se archiva para fines de auditoría. Todo esto se realiza dentro de un marco de control basado en el flujo de solicitudes y aprobaciones que incluyen información acerca del costo que implica el activar un servicio nuevo. De esta forma se tiene un pleno control de los recursos contratados basado en un claro conocimiento de los costos implicados. Los nuevos servicios se crean automáticamente observando niveles preestablecidos de disponibilidad y desempeño. Por lo tanto, los nuevos retos de las TIC requieren respuestas nuevas que permitan enfrentar los retos de presupuestos más restringidos y una creciente necesidad de servicios informáticos. La virtualización de computadoras de cuarta generación ofrece una de las respuestas más contundentes y frescas por lo cual cada director de infraestructura debe revisar el tema con seriedad y evaluar con la ayuda de consultores especializados la mejor forma de utilizar el concepto en su beneficio de su empresa.