Autor: Redacción Computerworld

El futuro del Internet de las Cosas: ¿Hacia dónde vamos?

El primer trimestre de este 2019 se ha ido volando, pero si evaluamos los últimos meses, vemos que pasaron muchas cosas. Hemos visto una aceleración en la implementación de nueva tecnología, incluyendo machine learning, IA, y por supuesto el internet de las cosas. Desde la adopción masiva de los asistentes de voz y dispositivos domésticos conectados, incluyendo un aumento de la robótica y de sensores avanzados en la cadena de suministro, parece que estamos en el borde de un cambio dramático en la forma que interactuamos con la tecnología.

A medida que avanzamos en el 2019, es nuevamente momento de mirar la bola de cristal para determinar que nos espera en el futuro cercano en cuanto al IoT.

 

La conectividad continuará avanzando

IDC estima que el gasto en el IoT tendrá un crecimiento anual del 13,6% entre 2017-2022, lo que significa un gasto de USD 1,2 billones para 2022. ¿Qué significa esto? Un aumento de conectividad de señales digitales se volcará en todos los aspectos del negocio y de la cadena de suministro. Veamos en las casas como cada vez están más conectadas. Hemos visto como proliferan los asistentes domésticos como el Home Pod de Apple, Google Home y Amazon Echo, entre otros. Además, Facebook está introduciendo un dispositivo Portal para lograr hardware conectado en nuestros hogares. La conectividad hogareña no está limitada a estos dispositivos, algunas empresas apuntan a lograr mayor conectividad a otros electrodomésticos como Samsung lo hace con los refrigeradores. Esto también rige en el sector conectividad automotriz. Apple y Android continúan luchando para ser los centros de conectividad en los vehículos. Una cosa queda clara: donde sea que uno se encuentra, nunca estaremos desconectados nuevamente.

 

El IoT estará más cerca de nuestro corazón

El IoT se acercará hasta a nuestro bienestar físico. Miremos por ejemplo los relojes de Apple, estos dispositivos integran la tecnología que pueden monitorear nuestra salud. En lo que resta del año se verán un aumento continuo de empresa de productos que buscan una mayor conectividad para nuestro bienestar, ya sea por medio de relojes inteligentes, telas conectadas en la ropa o píldoras digitales, las empresas buscan usar la habilidad de conectar lo que ocurre con nuestros cuerpos 24 x 7 para lograr mayor salud y bienestar. Empresas como Merck y Johnson & Johnson, Apple y Google, todas se embarcarán en mayores proyectos para lograr mayor conectividad relacionada con nuestro cuerpo.

 

Los hackeos de datos asustan con respecto al mundo conectado

Ya hemos visto varios hackeos de los datos: Yahoo, Sony, Target, Equifax y recientemente la cadena de hoteles Marriott. Algunos de estos han sido debido al hackeo del IoT, por medio de un acceso de datos por medio del sistema conectado del HVAC (aire acondicionado). Sin embargo, el enojo del público no se focal tanto en “cómo” sino en “qué”. A medida que los consumidores se vuelven más expertos sobre el mundo conectado, en el 2019 se verán irregularidades en los dispositivos y sistemas que nos rodean, los medios y consumidores en general verán que ya gran parte del mundo ya está conectado. Esto hará que los gobiernos y el público en general pongan un mayor énfasis en cómo fortalecer y defenderse de los posibles hackeos.

 

La mayor conectividad también aumenta la expectativa de los clientes

Ya estamos acostumbrados a hacer el seguimiento de los envíos desde el punto de origen hasta su entrega, pero eso es solo la punta del iceberg. A medida que los consumidores conocen la mayor conectividad existente, con el IoT se comenzarán a demandar aún mayores datos y visibilidad. ¿Podemos saber el origen del producto? ¿Cómo fue manufacturado? ¿Qué recorrido hizo hasta llegar acá? Además, una mayor sensibilidad sobre los factores ambientales como la huella de carbono incentivará preguntas sobra la cadena de suministro, preguntando mayores datos y mayor visibilidad de los Servicios de conectividad. Las empresas no pueden esconder datos y deberán priorizar contar con la habilidad para brindar esta claridad.

Vivimos en un mundo digital, eso no es ninguna novedad. Sin embargo, el 2019 será un año clave a medida que los clientes sepan más sobre lo que realmente significa la conectividad. Esto resultará en una mayor presión a las empresas y en las cadenas de suministro globales para que utilicen esta conectividad digital para brindar mayores datos y comprensión de los productos.

 

 

Por: José Luqué,

Country Manager,

Infor México.

Tres consejos clave para proteger los sistemas de seguridad de datos

Hablar de seguridad de datos no es nada nuevo, sobre todo en una era en la que la sociedad se encuentra inmersa en el mundo de las telecomunicaciones. En la actualidad mucha de la tecnología y equipos utilizados está basada en tecnología IP; es así como los dispositivos son capaces de almacenar millones de datos y transferirlos por medio de la red.

“La seguridad de la información no discrimina el medio en el que se almacena, ni el medio por el que se comunica, y cubre todo lo que sea información, ya sea impresa o digital. Pero cuando se habla de seguridad informática nos referimos sólo a la que está en formato digital o electrónico, y aquella que se encuentra conectada a la red es de la que se hace cargo la ciberseguridad”, señaló Manuel Zamudio, Industry Associations Manager de Axis Communications para América Latina y el Caribe.

La ciberseguridad es una práctica que defiende la información de los dispositivos en red las amenazas cibernéticas. Este tipo de amenazas como el malware funcionan con el único objetivo de dañar el sistema de información de los receptores de datos, y de esta manera poder acceder a todos los datos almacenados en un servidor. Lo grave del robo de información es que los delincuentes cibernéticos pueden utilizarla no sólo para falsificar una identidad, sino que puede ser manipulada para afectar directamente la estabilidad o la imagen o reputación de una empresa o negocio.

Dadas las vulnerabilidades que se pueden presentar en una red de vigilancia IP, expertos de Axis Comunications proponen tres niveles de protección de los sistemas de seguridad para resguardar los datos:

 

  1. Gestión de la seguridad: el primer paso es elegir productos de video en red que cuenten con protección integrada, que le permita una implantación sencilla de las configuraciones de seguridad en un sistema de video vigilancia con un gran número de dispositivos.

 

  1. Gestión de la vulnerabilidad: Para este paso es importante mejorar las prácticas con herramientas que permitan identificar las vulnerabilidades críticas y solucionarlas con rapidez. Para esto es importante hacer una constante revisión de del diseño y de la arquitectura, revisar códigos y hacer una prueba de las vulnerabilidades conocidas.

 

  1. Formación y colaboración: en este punto resulta fundamental comprender las amenazas a las que se enfrenta, así como su coste potencial, pero, sobre todo, la forma en la que debe protegerse

 

A medida que la tecnología avanza, los intentos de robo de información a través de la red se anticipan de la misma forma, por eso, resulta fundamental conocer nuestra infraestructura de vigilancia y sus vulnerabilidades para ganar la batalla a los ladrones cibernéticos.

Aunque son muchos los esfuerzos para tratar de proteger la información que se encuentra almacenada en la nube, Johan Pulsson, CTO en Axis Communications, afirma que “La ciberseguridad nunca se resolverá, porque los ciberdelincuentes (y cada vez más los estados nacionales) nunca dejarán de intentar encontrar y explotar vulnerabilidades. Estas organizaciones están increíblemente bien financiadas y organizadas y pueden innovar mucho más rápidamente que las empresas que necesitan cumplir con las regulaciones de la industria. Los ataques se están volviendo más sofisticados, en un momento en que la cantidad de dispositivos conectados significa que las vulnerabilidades potenciales y los puntos finales inseguros de la red están creciendo de manera exponencial”

 

Seis desafíos de Big Data para la industria eléctrica

En 2004, el informe anual de la Asociación Internacional de Energía no hizo una sola mención referencia de la energía solar y pronosticó que las energías renovables solo constituirán el 6% de la capacidad para 2030. El último informe predice que la energía solar liderará en nuevas capacidades y que la energía eólica podría convertirse en la principal fuente de energía tan sólo en Europa.

El cambio, desde luego, ha sido impulsado por los avances en la tecnología: cada incremento en el porcentaje de eficiencia o de desempeño lleva a duplicar o triplicar la demanda. La energía solar actualmente es el 25% de su costo comparado contra 2009 y se prevé que caiga otro 66% para 2040. La energía eólica marina está programada para caer un 71% (47% para la producida en la costa). Mientras tanto, el hardware y el software permiten a los proveedores de energía exprimir todo el potencial posible.

La innovación tampoco es exclusiva de las energías renovables. La energía generada por gas natural ha disminuido en un 30% en la última década ya que la eficiencia de las turbinas ha aumentado de 58% a 64%, según el CEO de Mitsubishi Hitachi Power Systems Americas, Paul Browning.

Pero la tecnología también crea sus propios desafíos. Las empresas pueden desperdiciar millones accidentalmente debido a un giro o una suposición incorrecta. A continuación, menciono algunos de los desafíos que hemos detectado en OSISoft y a los cuales nos enfrentaremos como industria en el futuro.

1. Habrá muchos más dispositivos conectados y más datos de los que pensamos

IoT es quizás el primer mercado donde los pronósticos se miden regularmente en billones. Gartner predice que el IoT genera $1 billón en valor económico anualmente para 2022. Alberto Sangiovani-Vincenelli de UC Berkeley ve un mundo poblado por 7 billones de sensores para 2025. (IDC predice que para 2019 el 51% de los nodos en Internet pertenecerán a las máquinas, no a personas.)

Si bien estos pronósticos pueden parecer astronómicos, también son probablemente bajos. Asimismo, los datos generados por estos dispositivos crecerán exponencialmente. Un edificio “inteligente” genera en promedio 250 GB por día. Un solo medidor inteligente para el hogar puede generar 400MB al año. Si se multiplica eso por los 135 millones de metros en los Estados Unidos, se trata de 54 petabytes, o un poco más de la mitad de los datos cargados en YouTube por año. Y eso es al cargar los datos cada 15 minutos: si el medidor lee los datos cada 30 segundos para ajustar mejor los pronósticos de potencia, nos estaríamos acercando al territorio del exabyte. Los críticos dirán que se puede tirar la mayor parte, pero es imposible determinar qué datos se deben tirar. Más será mejor.

2. Eso generará nuevas formas de mirar la analítica

Una marea creciente de datos también significará, potencialmente, una marea creciente de gastos de banda ancha. Resolver los problemas en la nube o del Edge, se convertirá en uno de los principales desafíos a corto plazo. La entrega de todos sus datos a la nube, en la mayoría de los casos, no tiene ningún sentido. Del mismo modo, enviar “todo a la nube” puede aumentar la latencia o el riesgo de interrupciones de la red. Asimismo, la nube simplificará el análisis avanzado al permitir que los ingenieros activen miles de servidores rápidamente. Tendremos que descubrir nuevos flujos de procesos y arquitecturas informáticas.

3. En el futuro, necesitamos apoyar el pasado

Un servidor de un centro de datos tiene una vida útil promedio de tres a siete años. Las computadoras son reemplazadas en ciclos de vida de cuatro años. Por el contrario, la edad media de un transformador es de alrededor de 40 años. La mayor parte de la capacidad de las refinerías de petróleo en los Estados Unidos se remonta a los años 70. (Y para la industria del agua, eso sería poco: la mitad de las tuberías de agua de Filadelfia se remontan a la década de 1930).

Para aprovechar al máximo la transformación digital, los grandes consumidores de energía y las empresas de servicios públicos deberán desarrollar estrategias que les permitan agregar puertas de entrada (gateways) de IoT y nuevos sensores sin romper sus antiguas redes.

4. El intercambio de datos se convertirá en la norma

Históricamente, a las empresas operativas no les gusta compartir sus datos. Puede crear riesgos de seguridad y, en algunos campos como el petróleo y el gas, los datos operativos pueden ser la clave para descifrar sus ventajas competitivas.

El intercambio de datos, sin embargo, tiene sus ventajas. Las compañías que venden o proveen equipos pueden monitorear sus productos por problemas de mantenimiento, siempre y cuando puedan obtener datos de vibración o rendimiento. El monitoreo continuo como este puede incluso servir como la base para cambiar a contratos “como servicio”. Los algoritmos necesitan tantos datos como sea posible para calibrar sus predicciones.

Las comunidades digitales sucederán en etapas. En la primera etapa, los datos operacionales fluirán hacia otros pares internos en TI o ciencia de datos. Las compañías luego comenzarán a compartirlo con terceros confiables que brindan análisis de la nube u otros servicios. En última instancia, se verá de manera constante con los datos fluyendo hacia las aseguradoras y otros. Sólo es cuestión de tiempo.

5. Pero la propiedad de los datos podría ser más difícil

Digamos que una empresa de servicios públicos ha lanzado un programa para optimizar sus operaciones mediante el análisis de datos de medidores comerciales y residenciales. Para complicar aún más la cuestión, imagine que algunos de los datos provienen de la energía solar y el almacenamiento implementados a través de acuerdos de compra de energía.

¿Quién posee qué? La empresa de servicios públicos puede reclamar que lo posee todo porque se genera en su red. Los proveedores de energía solar pueden quejarse de que tienen una participación de propiedad de su lado y deberían recibir una compensación por dar acceso a ella. Mientras tanto, el proveedor de análisis argumentará que es de su propiedad porque convirtió los datos sin procesar en información.

Y no espere que los consumidores y las empresas se mantengan al margen del debate. También reclamarán tener una participación, y con razón. “¿Por qué deberíamos estar pagando por los datos? ¿Por qué los fabricantes no nos pagan a nosotros, los operadores, por los datos?”, dijo Gavin Hall de Petronas Carigali, la compañía petrolera de Malasia en un evento reciente que sucedió en Londres. “Tal vez tenemos que cambiar el modelo de negocio”.

En última instancia, es posible que tengamos que sacar una página de la ley de propiedad inmobiliaria para resolver estos problemas. En bienes raíces, la propiedad nunca es absoluta. Cuando se compra una casa, generalmente se compra sujeta a ciertas restricciones. Un contrato de arrendamiento en algunas jurisdicciones es más fuerte que otros. La propiedad simultánea y superpuesta podría convertirse en la norma.

6. Finalmente, prepárese para explorar nuevas fuentes de ingresos

¿Recuerda que hace algunos años, cuando algunos analistas hablaban de la “espiral de la muerte de los servicios públicos”? Es más como una reencarnación de las empresas de servicios públicos que desarrollan nuevas líneas de negocios. Algunos de los ejemplos más notables:

  • La EPB de Tennessee se ha convertido en un proveedor de banda ancha. “Ellos están haciendo un montón de dinero de la fibra. Lo están utilizando para pagar sus mejoras de redes inteligentes “, dijo Neil Placer en EnerNex.

  • Uniper, la megaempresa alemana de servicios públicos ha recibido el visto bueno de la gerencia para comenzar a explorar el interés en Tiresias, una aplicación interna para el mantenimiento predictivo. Si tiene éxito, esto permitiría a Uniper convertirse en un desarrollador de software. PJM ha declarado que también desea explorar la comercialización de DIMA, una aplicación de mantenimiento de campo.

  • Servicios financieros. Blockchain se está discutiendo como una forma de facilitar las transacciones de energía entre individuos. Pero algunos analistas y empresas de servicios públicos están buscando maneras en que las empresas de servicios públicos podrían servir como una cámara de compensación neutral para las transacciones.

  • Tepco está aprovechando su propiedad intelectual desarrollada a lo largo de los años para brindar servicios de eficiencia a clientes en Filipinas y otras áreas fuera de su territorio de servicio regular.

No sabemos cómo funcionarán estos esfuerzos de diversificación. Lo que sí sabemos es que las empresas de servicios públicos poseen un gran percepción y conocimiento. Y en última instancia, eso podría ser más valioso que los electrones.

 

 

Por: Javier Barella,

Director Regional, 

OSIsoft.

El cuidado del agua y tecnología sustentable, objetivo de SAP

El acceso al agua y saneamiento es el servicio indispensable para el desarrollo de la humanidad y sus sociedades; sin agua, no hay vida. Millones de personas actualmente viven todavía sin agua potable ya sea en su hogar, escuela o trabajo, y luchan por sobrevivir y prosperar.

Desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas y sus organismos conmemoran el Día Internacional del Agua, fomentando la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos. De acuerdo con las proyecciones de expertos, llegará el momento en que el abasto continuo de agua se terminará, mejor conocido como “Día Cero”, y los escasos recursos tendrían que distribuirse de forma racionada.

La primera ciudad del mundo que estuvo cerca de la escasez crítica fue Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, cuyo “Día Cero” estaba pronosticado para marzo de 2018, pero las medidas preventivas evitaron que esto ocurriera.

En el mundo se han identificado cinco ciudades con desafíos considerables en el cuidado y abastecimiento de este recurso, entre ellas la Ciudad de México.

Bajo ese entendido, una de las 17 metas globales de SAP para lograr un futuro sostenible es asegurar la disponibilidad y gestión razonable del agua y saneamiento para todas las personas.

Soluciones como SAP Leonardo permiten que las empresas de diversos sectores, como la hidráulica, puedan alcanzar un ahorro de agua y el uso eficiente de recursos. Las nuevas tecnologías apoyan a las empresas a tener procesos más integrados, automatizados y con un monitoreo en tiempo real, garantizando que las personas sean más conscientes del uso y administración de los suministros de agua de manera correcta.

“Con los retos existentes, la adopción tecnológica para el cuidado del agua potable y recursos hídricos puede ayudar a su mejor administración en la agricultura, la industria y los hogares. Estar informados y empezar a cambiar hábitos es una manera muy efectiva de pasar a la acción. Y si además lo complementas con nuevas tecnologías, el impacto será mucho más positivo” comentó Raquel Macias, directora de comunicación y asuntos corporativos.

La instalación profesional y el mantenimiento de tuberías pueden asegurar un acceso confiable y sin fugas. Un ejemplo es Vectus Industries Limited, distribuidor de soluciones en almacenamiento, tuberías y agua en la India, que utiliza herramientas tecnológicas para optimizar su sistema de suministro y distribución a empresas de servicios públicos y comunidades.

Asimismo, la ciudad francesa de Antibes prioriza el cuidado de este recurso con el monitoreo y control del sistema de distribución de agua basados en soluciones de Internet de las Cosas para la recopilación y análisis de datos.

Con el apoyo de la tecnología, tanto ciudades como compañías pueden monitorear y analizar los sistemas de distribución o almacenamiento de agua a través del uso de miles de sensores. El sistema puede agregar más de 15 mil puntos de datos por hora, incluyendo temperatura, salinidad, niveles de cloro, pH, disponibilidad y rendimiento de las bombas, así como de las válvulas que dirigen el flujo de agua.

Ante este escenario alentador, la digitalización de los procesos del cuidado del agua es un paso primordial para resolver uno de los principales retos que enfrenta la humanidad.

Desafíos de llevar el ERP a la nube

Casi dos tercios de las empresas planean migrar su ERP (sistema de planificación de recursos empresariales) a la nube o ya lo están haciendo, a pesar de que muchas de ellas se muestran preocupadas en lo que respecta al traslado de datos confidenciales, la seguridad y el cumplimiento normativo, al menos así lo indica el informe Impact of Cloud on ERP elaborado por la Cloud Security Alliance (CSA), que preguntó a 200 empresas sobre sus planes de migración de ERP.

Según dicho informe, las empresas gastarán 30.000 millones de dólares en sistemas ERP en cloud en 2021, y un total de 266.000 millones de dólares en todos los servicios públicos de nube.

Para el 65% de encuestados la escalabilidad es el gran motivo para migrar el ERP a la nube, seguida de un menor coste de propiedad (61%) y la aplicación de parches de seguridad y actualizaciones por parte del proveedor (49%).

 

Principales preocupaciones

El 65% de empresas encuestadas citaron entre sus principales preocupaciones a la hora de migrar su ERP a cloud la transferencia de datos confidenciales. En este sentido, según recuerdan desde la CSA, para hacer uso de las herramientas de migración nativas de la nube que proporcionan control de acceso y encriptación de datos en reposo y en tránsito, las empresas tendrán que rediseñar sus sistemas para el entorno de la nube. Esto conlleva que las empresas que desean trasladar sus sistemas ERP a la nube tienen más trabajo de diseño por delante: no solo tienen que especificar el tipo de instancias de servidor y almacenamiento que desean.

El 59% de los encuestados se mostró preocupado por seguridad, a pesar de algunas pruebas que indican que la seguridad en la nube puede incluso ser mejor respecto a la que tienen los sistemas ubicados en la propia empresa.

El reto de seguridad para las organizaciones no es la nube en sí, sino sus propias políticas, configuraciones y tecnologías, según CSA, que advierte que el 95% de los fallos de seguridad que se dan en entornos en la nube se producen por culpa del cliente.

Las empresas en general confían en la seguridad de sus sistemas: el 51% afirmó no haber tenido ningún incidente de seguridad relacionado con ERP en los dos años anteriores, mientras que el 44% reconoció no saber si había tenido alguno. El 5% restante reportó un promedio de 3,8 incidentes de seguridad cada uno durante los dos años anteriores.

CSA preguntó a las empresas sobre los productos de seguridad que protegen sus sistemas ERP en nube. El 68% de ellos utilizaba la gestión de identidades y accesos, el 63% cortafuegos, el 62% evaluaciones de vulnerabilidad y el 59% sistemas de detección y prevención de intrusiones (IDS/IPS). Sólo el 38% utilizaba un sistema de gestión de eventos e información de seguridad (SIEM) y el 29% un agente de seguridad de acceso a la nube (CASB).

Otras preocupaciones sobre la migración de los ERP a la nube son  los retos de cumplimiento (54%), las interrupciones en las operaciones de negocio causadas por el proceso de migración (47%) y el tiempo necesario para migrar los datos (46%).

Errores de migración

Las empresas tienen buenas razones para preocuparse por los retrasos en la migración de datos. El 90% de los CIO ya han sufrido proyectos de migración de datos que no van según lo planeado debido a la complejidad que supone pasar de las instalaciones a la nube. Sólo una cuarta parte cumplió con los plazos de entrega de estas migraciones de datos, y la migración media de datos tardó 12 meses.

El incumplimiento de estos plazos oculta dos áreas de preocupación para los CIO: la dificultad de estimar con precisión el tiempo que tardarán las migraciones de datos y el número de problemas inesperados que pueden encontrar a lo largo del camino. Las empresas que trasladan datos a la nube necesitan planificar en el peor escenario y asegurarse de que su negocio en curso no se verá afectado si hay retrasos.

¿A qué nube van los datos de los ERP?

Gran parte de estos datos terminan en Amazon Web Services, el destino del 28% de las empresas encuestadas, o Microsoft Azure (25%). La nube de SAP está ganando otro 14%, la de IBM un 10% y la de Oracle un 8%.

Si contrastamos estos porcentajes con los sistemas ERP utilizados por las empresas encuestadas los resultados son estos: el 52% utiliza SAP (llegando al 70% entre las empresas con 50.000 empleados o más). El ERP de Oracle se utiliza en un 36% y el de Microsoft Dynamics en un 24%, llegando al 50% entre las empresas con menos de 5.000 empleados, una categoría que representa la mitad de los encuestados.

 

Peter Sayer, CIO. 

Ingresos mundiales de servidores crecieron más de un 13%, según Gartner

El mercado mundial de servidores se mantiene en auge. En el año 2018 las ventas de unidades de servidores en todo el mundo crecieron un 13,1% y los ingresos por servidores aumentaron un 30,1% en comparación con el año completo 2017.

Solo en el cuarto trimestre de 2018 los ingresos mundiales por servidores aumentaron un 17,8%, mientras que los envíos crecieron un 8,5 por ciento año tras año, según Gartner.

“Los proveedores de servicios e hiperescala continuaron aumentando sus inversiones en sus centros de datos para satisfacer la creciente demanda de servicios de los clientes, así como las compras de servicios de las empresas a los proveedores de cloud computing”, dijo Kiyomi Yamada, analista principal senior de Gartner. “Para aprovechar la interrupción del mercado de la infraestructura de los centros de datos, los administradores de productos tecnológicos para proveedores de servidores deben prepararse para el aumento continuo de la demanda de servidores hasta 2019, aunque el crecimiento será más lento que en 2018”.

Dell EMC se posicionó en el primer lugar en el mercado mundial de servidores basándose en los ingresos del cuarto trimestre de 2018, finalizando el año con una participación de mercado del 20,2%, seguido por Hewlett Packard Enterprise (HPE) con un 17,7%del mercado. Huawei experimentó el mayor crecimiento en el trimestre, con un crecimiento del 45,9 por ciento.

En los envíos de servidores, Dell EMC mantuvo la primera posición en el cuarto trimestre de 2018 con una participación de mercado del 16,7%. HPE aseguró el segundo puesto con el 12,2% del mercado.

“Los proveedores de servicios e hiperescala continuaron aumentando sus inversiones en sus centros de datos (aunque a niveles más bajos que a principios de 2017) para satisfacer la creciente demanda de servicios de los clientes, así como las compras de servicios de las empresas a los proveedores de cloud computing”, dijo Yamada. “Para aprovechar la interrupción del mercado de la infraestructura de los centros de datos, los administradores de productos tecnológicos para proveedores de servidores deben prepararse para el aumento continuo de la demanda de servidores hasta 2019, aunque el crecimiento será más lento que en 2018”.

 

Resultados del mercado de servidores de todo el año 2018

En términos de resultados regionales, en 2018, Asia/Pacífico y América del Norte registraron un fuerte crecimiento de los ingresos con un 38,3% y un 34%, respectivamente.

EMEA creció un 3,1% en envíos y un 20,4% en ingresos. América Latina creció un 20,9% en ingresos, pero disminuyó un 4,4% en ventas por unidad. Japón creció un 3,3% en ingresos y un 2,1% en ventas por unidad.

 

IDG.es

La IA absorberá las funciones tradicionales de gestión de proyectos

Para el año 2030, el 80% del trabajo de la disciplina actual de gestión de proyectos será eliminado, a medida que la inteligencia artificial asuma estas funciones como puede ser la recopilación de datos, el seguimiento y la generación de informes, según Gartner.

“La IA va a revolucionar la forma en que los líderes de la gestión de programas y carteras  aprovechan la tecnología para apoyar sus objetivos empresariales”, explica Daniel Stang, vicepresidente de investigación de Gartner. “En este momento, las herramientas disponibles no cumplen con los requisitos del negocio digital”.

 

Evolución del mercado

Los proveedores del mercado actual de software de gestión de programas y carteras se han retrasado en la creación de una oficina de gestión de programas totalmente digital, pero según Gartner la PPM habilitada para la IA comenzará a aparecer en el mercado en algún momento de este año. El mercado se centrará primero en proporcionar beneficios incrementales de experiencia de usuario a los profesionales individuales de gestión de proyectos, y más tarde les ayudará a convertirse en mejores planificadores y gerentes.

Para 2023, los proveedores de tecnología centrados en la IA, la realidad virtual (RV) y las plataformas digitales perturbarán el mercado de los PMP y provocarán una respuesta clara por parte de los proveedores tradicionales.

 

Disciplina habilitada para la IA

La recopilación, el análisis y la presentación de informes de datos constituyen una gran parte de la disciplina de gestión de programas y carteras. La IA mejorará los resultados de estas tareas, incluida la capacidad de analizar los datos más rápidamente que los humanos y de utilizar esos resultados para mejorar el rendimiento general. A medida que estas tareas estándar comiencen a ser reemplazadas, los líderes de gestión de programas y carteras buscarán dotar a sus equipos de personal con aquellos que puedan manejar las demandas de la IA y las máquinas inteligentes como nuevas partes interesadas.

“Utilizando IA conversacional y chatbots, los líderes de gestión de programas y carteras pueden empezar a utilizar sus voces para consultar un sistema de software y emitir comandos, en lugar de utilizar su teclado y ratón”, señaló Stang.

 

IDG.es

WiFi 6 significa más IoT y con ello un mayor riesgo

Sin duda el WiFi sigue siendo la manera más popular al momento de conectarse a una red, ahora con la llegada de 802.11ax también conocido como WiFi 6, vemos grandes beneficios pero también con ello, como bien dice la Ley de Moore – cualquier cosa con una dirección IP ahora debe considerarse una amenaza potencial – y en efecto, aunque WiFi 6 presenta nuevas funciones de seguridad increíbles, también hace que la WLAN sea aún más compatible con IoT (Internet de las Cosas por sus siglas en inglés).

Y es que la seguridad que rodea a los dispositivos de IoT se ha quedado rezagada con respecto a la capacidad de los hackers para penetrar en estos dispositivos. Los delincuentes pueden controlar de forma remota los equipos inteligentes, creando atascos de tráfico en las carreteras, interrumpiendo la red eléctrica o interrumpiendo los robots industriales. Un dispositivo IoT comprometido puede servir como un trampolín para que un atacante se propague a través de la red y robe o destruya información confidencial.

En México, un estudio realizado por la Asociación de Internet.MX en 2018, señala que el 56% de los usuarios encuestados se conecta por un servicio de WiFi contratado pero el 18% lo hace a través de una conexión WiFi de acceso público, lo que muestra que todavía el uso de la conexión WiFi sigue dominando en el país.

A pesar de su poder de cómputo, cosas como sensores, controles, equipos, etc. rara vez llevan una protección mínima más allá de un ID de usuario y contraseña instalados de fábrica (y fáciles de adivinar) que rara vez se cambian. Además, estos dispositivos no se registran, por lo que no hay señal ni alerta para indicar que se han comprometido.

Por su parte, el Instituto Ponemon en conjunto con Aruba, entrevistaron a 3800 profesionales de seguridad, IoT fue un punto de enfoque específico. Los resultados muestran que el 77% cree que los dispositivos de IoT que simplemente monitorean o realizan tareas menores representan una amenaza. Solo el 24% dice que los dispositivos de IoT de su organización están protegidos adecuadamente. Incluso la responsabilidad de la seguridad de IoT no está resuelta.

Dado todo esto ¿qué puede hacer la red y el equipo de seguridad?

La buena noticia es que estos dispositivos conducen a experiencias destacadas de empleados, clientes y socios: la transformación digital está impulsada por IoT. Y, por más angustioso que sea el pensamiento de una máquina expendedora que ataca bases de datos con información crítica, es precisamente porque los dispositivos de IoT están conectados a la red que los equipos de seguridad pueden dormir por la noche.

Para la seguridad de IoT, esto significa convertir la red en el “sensor” donde el tráfico sin procesar se elabora a través de un motor de inspección profunda de paquetes diseñado para recopilar cientos de elementos de comportamiento relevantes, como el volumen de tráfico, el ciclo de trabajo, los destinos, los puertos, los protocolos, etc.

La información sobre el tráfico se pasa luego a los modelos de aprendizaje automático para construir una línea de referencia de comportamiento normal para que las desviaciones se puedan detectar fácilmente. Cuando los modelos de aprendizaje automático ven suficiente evidencia de que un ataque está en curso, se genera una alerta para que el analista la revise. Piense en una cámara que está enviando el doble de paquetes que lo que normalmente hace. O un control de edificio que intenta conectarse a sistemas que nunca ha visto.

Estos dos primeros pasos son cruciales para detectar incidentes relacionados con IoT y requieren una sólida experiencia en el dominio de la red y una ciencia de datos comprobada en conexiones cableadas, inalámbricas, WAN y remotas. Las decisiones correctas y las acciones apropiadas se basan en la eliminación de falsos positivos y en proporcionar al analista no solo la señal de ataque correcta, sino también la evidencia de respaldo asociada.

Así como los avances ofrecen mayores beneficios a los usuarios, las empresas dedicadas a brindar servicios de TI también trabajan en desarrollos que logren mejorar los retos de la seguridad.

 

Por: Erick Muller,

Consultor en Software de Seguridad, 

Aruba Networks.

¿Están las empresas latinoamericanas abiertas a nuevas tecnologías?

Mientras que en países como China o India, el crecimiento económico ha estado apalancado en el crecimiento poblacional, Latinoamérica con un crecimiento poblacional estancado, está anclado al aumento de la productividad. Necesita así suplir esa fuerza laboral que en otras latitudes está aumentando día a día con herramientas y soluciones que les den la capacidad a los empleados de centrarse en trabajos cada día menos repetitivos y más en sectores de creación de estrategias, innovaciones y creativas.

Los sectores productivos más importantes en Latinoamérica, centrados en la extracción y producción manufacturera, el turismo y el trabajo manual, puede verse significativamente mejorados a través de la inclusión de herramientas empresariales. Ahora bien, esto último no necesariamente implica la reducción o sustitución de la mano de obra o del recurso humano sino por el contrario, esta introducción de la tecnología deberá convertirse en un aliado para cada empleado.

A los trabajadores, no les gusta realizar tareas repetitivas, las personas queremos tener trabajos interesantes, desafiantes. Y es justamente en ese punto donde entra la tecnología colaboradora, la misma nos ayuda con la automatización de procesos y resultados y nosotros trabajamos en las negociaciones y en la atención 1:1 con el cliente.

Se pronostica que el crecimiento de América Latina en obtención de aplicaciones empresariales sea entre un 30 y un 40%, un porcentaje no tan alto si se considera el potencial que tienen las mismas.

Como región emergente, las empresas encuentran dificultades para arrancar, sea cual sea el ramo, por lo que se vuelve vital aprovechar cada uno de los recursos con los que cuenta. Necesita ahorrar y hacer más eficiente las tareas, especialmente en procesos en los que puede no ser un experto o que no son el “core” del negocio.

Sin ir más lejos, una de las características que más se valoran de América Latina es el trabajo manual y las artesanías. ¿Cómo podría mejorar un artesano y tener un crecimiento sostenido? Por ejemplo, a través de plataformas de fácil utilización de comercio electrónico. Su actividad no cambiaría, ni se estaría sustituyendo una plaza, por el contrario se estaría potenciando su labor, sus valores, sus tradiciones, además de promover un crecimiento personal y de la industria.

Encontrar esa automatización que hoy la Inteligencia Artificial ofrece, puede convertirse en un punto de inflexión entre un negocio exitoso o fallido. Tan heterogénea como es la región, deberá siempre pensarse en soluciones que apliquen para todo tipo y tamaño de empresa, que les permita tomar lo que más les conviene y hacer una progresión de adopción y adaptación de la tecnología. Que dé la oportunidad de tomar exclusivamente lo que necesitan y que no tengan que adquirir software que se subutilice, América Latina exige que el crecimiento de estas implementaciones vaya al mismo ritmo del crecimiento de la empresa.  No más, no menos.

A medida que las empresas de tecnología entendamos y logremos entender al cliente y a sus consumidores, y que seamos cada vez más específicos y de acuerdo a sus necesidades, veremos tanto a nivel micro como macroeconómico, un crecimiento sostenido. La productividad y la producción son factores que, sin importar el clima económico o la inestabilidad que puede llegar a tenerse, busca toda empresa. Hacer más con cada día menos.

 

 

Por: Vijay Sundaram, 

Jefe Global de Estrategia,

Zoho Corp.

Internet de la Energía, ¿Cómo proporcionarla de forma segura e inteligente?

Las ciudades inteligentes no son solo un sueño lejano. Gracias a las soluciones innovadoras del Internet de las Cosas (IoT), muchos servicios inteligentes ya están activos y expandiéndose rápidamente. Los gobiernos municipales están aprovechando las tecnologías inalámbricas para teléfonos móviles y redes de amplia área de baja potencia para conectar y mejorar la infraestructura, la eficiencia, la conveniencia y la calidad de vida de los ciudadanos y los visitantes. Uno de los sectores de la ciudad inteligente que viene desarrollándose rápidamente en los últimos tiempos es el de la energía.

La infraestructura de la energía se ha vuelto cada vez más compleja. Nuevos jugadores y los ciudadanos preocupados por el medio ambiente se están uniendo al ecosistema, implantando activos que se conectan con las infraestructuras de la red en expansión.

La creciente demanda de energía significa que es esencial mejorar la forma en que gestionamos todos los puntos de acceso de este sector. No solo la demanda en las casas aumenta a medida que la población crece (según la ONU, casi un tercio de la población mundial vivirá en asentamientos urbanos para 2030), sino que el número de dispositivos que usamos también crece significativamente a partir de la conectividad.

Muchos consumidores de todo el mundo ya están familiarizados con el concepto de medidores inteligentes. Los dispositivos están diseñados para la comunicación directa entre el medidor de electricidad o gas de una casa y el proveedor de energía. Esta conexión en tiempo real significa que los consumidores pueden ver exactamente cuánta energía están consumiendo y su costo. Al mismo tiempo, las empresas de servicios públicos pueden ofrecer una facturación precisa, de acuerdo con el análisis del consumo de energía en tiempo real, y pueden controlar y equilibrar la demanda y el suministro con más eficacia.

Al conectar cada medidor inteligente, cada panel solar, cada vehículo eléctrico y todos los demás activos relacionados con la energía, una red inteligente puede analizar numerosos puntos de contacto y sus datos generados para ayudar a administrar el flujo de energía -disponible y necesario- en el momento correcto y en los lugares adecuados, para finalmente ejecutar redes inteligentes sostenibles y eficientes.

Sin embargo, con tantos datos circulando en la nube, hay un aumento de las oportunidades de ataques cibernéticos, y una necesidad urgente de proteger la infraestructura de medición avanzada. Los medidores inteligentes desprotegidos, implementados por períodos superiores a diez años, pueden ser fácilmente hackeados para cambiar datos de consumo, acceder a datos sensibles o, incluso, causar daños físicos a la red global.

Por lo tanto, la seguridad ininterrumpida es fundamental para el éxito de los sistemas de energía inteligente. Es esencial que haya un mecanismo de seguridad avanzado para reemplazar las claves antiguas y permitir la administración remota de credenciales. Las herramientas robustas de cifrado y autenticación deben considerarse e implementarse antes de instalar los medidores. Sin una arquitectura de seguridad integrada que sea segura durante toda la vida útil de los dispositivos, los socios del ecosistema están expuestos a riesgos innecesarios y costosos.

Es imprescindible que las empresas proporcionen soluciones de identidad digital más robustas y garanticen la seguridad de los datos compartidos de los activos conectados a la energía, además de proteger sus credenciales de acceso y las claves de seguridad de autenticación y cifrado.

Eso garantiza que todos los datos recibidos provengan de una fuente legítima, que los protege contra adulteraciones y fraude en todos los puntos.

Basta con analizar el cambio del mercado de energía mundial y ver cómo el sector avanza hacia una integración eficiente y segura: Años atrás, la seguridad no era una prioridad en la agenda de los ejecutivos. Sin embargo, ahora todas las grandes corporaciones tienen un Chief Security Officer y líderes de proyecto que cuidan la seguridad de los proyectos nuevos. Se deben implementar nuevos procesos para proteger sistemas que nunca han sido diseñados para ser seguros, principalmente cuando analizamos los medidores de sistemas heredados que se implementaron hace más de diez años. El Internet de las Cosas para el sector de la Energía todavía tiene un largo camino por recorrer, pero su foco principal permanece en la preocupación por la eficiencia de los servicios y la privacidad de los datos de los ciudadanos.

 

 

Por: Daniel Cuellar,

Vicepresidente para Servicios Móviles y IoT,

Gemalto Latinoamérica.