Autor: Ricardo Castro Romo

Plataforma Nacional de Transparencia: ¿Obstáculo o Solución?

Cuando imparto alguna conferencia sobre Gobierno Abierto o transparencia de México en el extranjero tengo que explicarles a mis colegas alemanes, españoles, franceses o norteamericanos por qué los mexicanos tenemos dos portales de transparencia: uno oficial y otro del órgano garante para cumplir la ley. Ahora tendré que agregar uno más: la Plataforma Nacional de Transparencia.

Mientras en el resto del mundo se busca simplificar y reducir la complejidad de los datos gubernamentales para acercarlos más a los ciudadanos, en México hacemos lo posible crear obstáculos en contra de la apertura gubernamental privilegiando la opacidad.

Como ejemplo tenemos a Chile o bien en la ciudad de Buenos Aires en Argentina, no se diga en la India y en Estados Unidos, estos dos últimos que ya ofrecen catálogos de datos gubernamentales.

En cambio, el INAI ha lanzado la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) para “administrar las solicitudes de acceso a la información; el sistema de medios de impugnación y un sistema de comunicación entre organismos garantes y sujetos obligados”. Aunque no aparece por ningún lado el beneficio para los ciudadanos, al contrario, se busca “eficientar” la burocracia de la transparencia.

En ninguno de los ejemplos internacionales antes mencionados se tiene que hacer ninguna solicitud; los ciudadanos pueden acceder libremente a los datos. Mucho menos hay que administrar medios de impugnación por que no los hay, el gobierno tiene la obligación de transparentar todos los datos generados con presupuesto público. La plataforma nacional de transparencia no sólo parece limitar el acceso de los ciudadanos a través de solicitudes sino que obliga a un registro con correo electrónico y nombre para generar una contraseña y permitir el acceso, cuando éste debiera ser libre.

Esta plataforma no sólo busca homologar todos los datos sino centralizarlos y monitorear así el cumplimiento de la ley. Lo cual es un arma de dos filos, por un lado el control extremo de la información gubernamental en una sola herramienta tecnológica y por el otro la centralización de la información que en su momento puede ser vulnerable por criminales informáticos o generar una tentación autoritaria de restricción de las libertades.

Plataforma-Nacional-de-TransparenciaOtra desventaja es que esta plataforma se convierte en un intermediario de datos. Cualquier sujeto obligado tendrá que modificar sus datos y adaptarlos a las características de la plataforma nacional para poder ser consultados; lo cual implica un gasto doble, tanto de personal dedicado a ello como del equipo de computo que realice la adecuación y el control de la plataforma de datos abiertos. De tal forma, quienes clasifiquen, discriminen y publiquen los datos desde la plataforma nacional serán los que tengan el verdadero poder de los datos y no los ciudadanos, ni mucho menos los creadores de esos datos.

¿Por qué debemos tener una plataforma nacional cuando los datos se pueden “liberar” fácilmente a través de portales de internet de los estados?

¿Por qué otorgarle el poder de la información a un organismo centralizador cuando los datos son de todos los ciudadanos y deben estar accesibles en todo momento?

Me parece que la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) es el camino de burocratización de la transparencia, pretende mostrar apertura pero la centralización es opacidad. Los datos no son abiertos sino semi-abiertos por que tienen que pasar por la plataforma. De tal suerte que se viola un derecho de los ciudadanos mexicanos establecido en el articulo sexto constitucional, donde se garantiza el libre acceso a la información gubernamental.

¿Dónde quedaron los órganos garantes integrados por ciudadanos que nos defendieran de la PNT?

Simplemente los órganos garantes se sujetaron a la propuesta federal sin mediar oposición alguna. Cuando cada estado es libre y soberano en beneficio de sus habitantes. Es una pena que se desperdicie tanto dinero público – material y humano – en la transparencia de los datos, cuando las tecnologías de información lo hacen  barato y eficiente con la simple voluntad política de liberar los datos gubernamentales en un sólo clic.

 
Rodrigo Sandoval

Rodrigo Sandoval Almazán

Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Filtración de datos del INE, y el valor de la información Gubernamental

Apareció en el sitio web de comercio electrónico más famoso del mundo: Amazon, el 22 de Abril del 2016, la base de datos de la lista nominal de electores de México. Con más de 84 millones de registros que contienen los datos personales de los mexicanos, a quienes se obliga a registrarse para poder votar y tener un documento de identidad, estuvo a disposición del público general, sin permiso de los mexicanos. Ahora cualquier empresa o particular tiene en sus manos los datos donde viven y trabajan millones de mexicanos.

Este hecho no es sólo una afrenta contra los datos personales de los mexicanos, sino que además evidencia al Instituto Nacional Electoral mexicano (INE) por carecer de los mecanismos de seguridad indispensables para proteger esta información tan delicada de millones de personas. Ante ello surgen tres interrogantes: ¿Por qué pasó esto? ¿Cómo ocurrió esta situación? Y ¿Qué podemos hacer para evitarlo en el futuro?

¿Por qué pasó esto? La respuesta es muy fácil. La información gubernamental carece de valor para los funcionarios públicos de cualquier nivel y organismo gubernamental. La información pública, para el funcionario mexicano, es desechable. No importa cuánto dinero público se haya invertido para obtener, guardar y clasificar información sensible del gobierno, cada tres o seis años se desecha. La ausencia de una cultura de la información, del valor de los datos por parte de los usuarios de la información o de quienes la generan es impresionante. ¿Para qué guardar la base de datos de la lista nominal de electores con toda la seguridad posible y con acceso restringido si no vale nada? En Amazon no pensaron así.

¿Cómo pasó esta situación? A reserva de conocer la versión oficial, que ya tiene una indagatoria judicial de la cual se desprenderán sanciones penales. Todo apunta a que algún partido político, compartió el acceso, ya sea por olvido – intencional o por azar – la base de datos que se filtró en Amazon. El INE insiste en que el organismo no fue “hackeado”. Esto no importa, no era necesario entrar en el sistema del INE si la base de datos estaba disponible, sin encriptación, sin medidas de seguridad, sin firma electrónica, sin acceso restringido de algunos funcionarios. El INE es vulnerable de origen no era necesario hacer más.

INE-instituto-nacional-electoralPor otro lado, el compartir esta información con los partidos políticos implica una responsabilidad para ellos. En este sentido, parece deseable no compartir jamás una información  de este tipo con los partidos políticos, ya que no sólo no tienen el cuidado con ella, sino que carecen de los mecanismos mínimos de seguridad para guardar datos como  estos. Es urgente replantear si se debe compartir esto, o bien establecer los mecanismos para compartirlo de forma segura, sin posibilidad de descarga o alteración.

 

¿Qué podemos hacer para evitarlo en el futuro? Pareciera que no basta educar al INE y a los partidos políticos acerca de la trascendencia del valor de la información personal de los ciudadanos mexicanos. Tampoco podemos pasar una ley que obligue al INE a tener los candados suficientes y penalizar duramente a quien haga mal uso de estos datos, por que al parecer siempre salen impunes. No es la primera vez que la lista nominal está a la venta y seguirá estando mientras exista, sobre todo ahora que apareció en un sitio de comercio electrónico internacional.

Debemos plantear una solución más drástica. Por nuestra propia seguridad debemos eliminar la lista nominal de electores. ¿Podemos votar sin ella? ¿Podemos votar sin credencial de elector? Me parece que sí. En otros países, como Estados Unidos, esto no existe. Es un gasto inútil que sólo ha servido para justificar la existencia del Registro Nacional de Electores y tener una identificación oficial para cobrar un cheque en el banco o pagar con tarjeta de crédito. Pero tal parece que no podemos confiar en cómo el gobierno administra los datos de las personas. ¿Por qué darle nuestros datos personales al gobierno si hasta comercia con ellos?

Ahora nos enteramos de este escándalo de la lista nominal por que apareció en Amazon, pero seguramente estos datos ya se han comercializado antes de manera secreta. Este hecho no sólo expone la debilidad que existe en el gobierno mexicano y en las autoridades electorales acerca de los datos gubernamentales, sino que replantea el valor de los datos personales frente al Estado. ¿Debemos pedir al INAI que nos defienda y demande al INE por este hecho?

 

Rodrigo Sandoval

Rodrigo Sandoval Almazán

Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Gobierno, datos y Terrorismo

Los atentados terroristas en Bélgica del pasado 18 de Marzo no pudieron ser evitados. Pero sí aumentar las probabilidades de que el numero de víctimas y el impacto de las explosiones se redujera usando las tecnologías de información y comunicación, los datos disponibles sobre terrorismo, pero sobre todo, de una organización policial más eficiente con las nuevas herramientas tecnológicas. Aquí algunas ideas al respecto.

  1. Bélgica: la policía del siglo pasado. En varios medios se ha manejado la noticia de que la policía Belga no pudo detener de inmediato al terrorista Abdeslam, que orquesto los ataques en París, y que tardaron cuatro meses en hacerlo, debido a la ineficiencia policíaca, la dispersión de los elementos policíacos y la ausencia de una estrategia de seguridad definida para la ciudad y el país en general. Este “caos” de inseguridad fue lo que generó el desafortunado éxito que tuvo el reciente ataque terrorista. Tener una policía incapaz de enfrentar el reto de lidiar con terroristas perfectamente entrenados y con una planeación anticipada de sus actos.
  2. Miopía política ante las bases de datos. Por otro lado está claro que el gobierno de Bélgica tenía evidencia acerca de que podían ser atacados, no sólo por que habían sido advertidos por el gobierno de Turquía, sino por que habían datos que apuntaba a que se estaba organizando una represalia por la deportación de El-Bakraoui. Adicionalmente a esto, no existían los recursos suficientes para controlar a las posibles 900 personas vinculadas directa o indirectamente con los terroristas y sus redes sociales. En este sentido fue insuficiente tanto el recurso humano como la ausencia de un sistema de cómputo que ayudara a establecer patrones, vínculos o relaciones estrechas entre estos delincuentes y su posible liga con terroristas potenciales.
  1. Inteligencia de Gobierno. Una ausencia fundamental fue una clara inteligencia gubernamental entendida ésta como la posibilidad de compartir datos e intercambiar información a través de canales seguros que permitiera establecer rápidamente acciones tanto para detener los ataques, como minimizar las víctimas y poder atrapar a los culpables. Esta falta de administración de datos y de conocimientos es una clara alusión a la necesidad de un gobierno electrónico confiable para detener estas amenazas tan complejas que tienen factores múltiples y que sólo pueden ser registradas por los sistemas computacionales para generar patrones y datos con valor agregado para la toma de decisiones.

 

En suma, las lecciones que nos deja Bélgica a los gobiernos de todo el mundo son muchas. Ya no se puede contar con una policía del siglo pasado, es impensable actuar sin datos, estrategias y planes de seguridad previamente diseñados para evitar mayores pérdidas y sobre todo que la amenaza del terrorismo es un problema global que alcanza cualquier estado o país en cualquier momento. La única medida para enfrentarla es la innovación del gobierno, el compartir datos e información de manera ordenada y sistemática aprovechando en gran medida la informática para su clasificación, acopio y visualización. Esperemos que los gobiernos abran los ojos ante este formidable reto del nuevo milenio.

 

Rodrigo Sandoval

Rodrigo Sandoval Almazán

es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Tecnología vs. Gobierno: Batalla por la privacidad

Cuando Hitler adoptó la máquina de encriptación Enigma para cifrar las comunicaciones entre sus fuerzas armadas, lo primero que hicieron los aliados fue armar un grupo – Bletchley Park – de científicos, jugadores de ajedrez y demás expertos para tratar de descifrarla y romper la afamada encriptación. Fue Alan Turing, junto con su equipo, quien logró la hazaña en 1940.

Esta tecnología de encriptación sirvió al gobierno alemán y luego al gobierno británico para romper los códigos y conocer la información confidencial que abonó en su victoria años después.

Pareciera que estamos repitiendo la historia. Setenta y seis años después una empresa de tecnología ha logrado encriptar la información personal en un simple teléfono móvil – iphone – y garantizar así la privacidad de los datos, la seguridad de la información de sus clientes y  garantizar así una de las libertades de las personas.

En teoría la tecnología no es buena, pero tampoco mala, no apoya a los garantes de la libertad ni a quienes desean limitar nuestras libertades. Es tecnología. Así las cosas. El presunto terrorista Syed Rizwan Farook, el asesino de San Bernardino junto a su esposa, Tashfeen Malik, mataron a 14 personas en un centro de atención de discapacitados el 2 de diciembre del 2015 y su iphone 5C se ha convertido en el  centro de la disputa actual entre el FBI y la empresa Apple.

El FBI quiere abrir los datos del teléfono por que se cometió un acto terrorista, por su parte, Apple ha insistido en que esto no le es posible, debido a que son datos que estaban resguardados dentro del teléfono, donde ni siquiera la empresa de la manzana tiene acceso.

Apple reveló que el FBI le ha pedido crear una puerta trasera “back door” para descifrar el bloqueo del teléfono en cuestión y que esto solo se utilizaría “una vez”. La empresa de tecnología sabe que, de ceder ante la petición, esto se repetirá cada vez que haya oportunidad. Por ello justifica que tanto criminales como terroristas no deben tener acceso a nuestra información personal, ni siquiera el gobierno.

Numerosas muestras de apoyo de la industria de la tecnología ha recibido esta posición de la empresa Apple. Mark Zuckerberg de Facebook ha dicho: “Creemos en la encriptación, creemos que es una herramienta importante y no es correcto quitarla de los productos de consumo masivo que vamos a utilizar”

Sundar Pichai, presidente ejecutivo de Google y Jan Koum, fundador de WhatsApp apoyaron a Tim Cook de Apple en esta declaración y se sumaron al rechazo de la medida que intenta imponer el FBI a la empresa. En la contraparte que congresistas norteamericanos se han puesto en contra de Apple argumentando que defiende a terroristas.

Esta es una batalla mediática donde difícilmente habrá ganadores y perdedores, posicionará la marca de Apple y desgastará a cualquier gobierno que quiera seguirla. No obstante, nos ofrece de nuevo una perspectiva mayor sobre el impacto de la tecnología en la actualidad, al menos hay tres lecciones importantes que reconocer:

 

1. La encriptación de Apple está forzando a cambiar la ley. Un avance tecnológico como lo es el software y hardware de un iphone es una seria amenaza para los gobiernos que quieren controlar la información a toda costa. Pero esta nueva tecnología puede desaparecer si se permite que exista una regulación sobre ella. Al parecer el avance tecnológico está determinando el tipo de leyes que debemos tener.

 

2. Los datos personales han adquirido un enorme valor: son un tesoro que debe ser guardado. Hoy en día los datos privados – fechas, cuentas, contraseñas, preferencias, contactos – parece ser un gran tesoro tanto en lo individual como en lo colectivo. Compañías y gobiernos de todo el mundo buscan tener acceso sobre estos datos ya que les permiten crear redes de relaciones, gustos o preferencias en las compras y ello les resulta muy lucrativo. El caso del FBI no busca el lucro sino poder. Control social: ¿A donde vas? ¿Qué haces? ¿Donde compras? De aprobarse una puerta trasera para el iphone estaríamos presenciando el nacimiento del Big Brother digital.

 

3. El gobierno siempre querrá tener el control de la información de los ciudadanos ¿Debemos dárselo?

Bajo la premisa de Libertad y del contrato social que en su momento creamos para regular nuestra relación con los gobiernos, me parece que debe haber ciertos límites. Ni el gobierno debe tener toda la información ni los ciudadanos debemos tener el privilegio de mantener en secreto información o datos que puedan poner en riesgo la vida o la seguridad de otros. Esta delgada línea es lo que se discute. Espero que logremos encontrar un justo medio que convenga a ambas partes y ganemos todos.

 

 

Rodrigo Sandoval

Rodrigo Sandoval Almazán

es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Fotomultas y Gobierno Digital

¿Cuáles son los errores más comunes al usar la tecnología en el cobro de multas? El caso de las Foto Multas implementado por el gobierno del Estado de México es un caso de estudio de lo que no se debe hacer al momento de implementar políticas de gobierno digital con gran desconocimiento.

Para implementar una solución tecnológica en un procedimiento gubernamental se deben considerar al menos tres componentes: 1. La tecnología a implementar; 2. El impacto en la organización y 3. El impacto en la Institución, es decir las leyes.

Veamos que implica cada uno de ellos en el caso de las fotomultas que comenzaron a implementarse:

 

1. La tecnología

La tecnología para las fotomultas ya tiene muchos años de haberse implementado. Se basa en dos tecnologías, una de ellas es el medidor de velocidad; la segunda es el lector placas que las fotografía. Ambas tecnologías están ligadas a bases de datos para generar las multas. Se tiene noticia de la patente desde 1905. Comenzó en ciudades europeas con alto tráfico vehicular como Londres, París, Madrid, entre otros, y en los Estados Unidos es una práctica común. En México, la ciudad de Puebla lleva varios años de implementarse en sus principales avenidas.

Las cámaras y radares de última generación, utilizan tecnologías láser y de otro tipo para medir la velocidad y registrar promedios en los que se basan las sanciones, y no solamente en un momento en que se alcance el tope de velocidad o lo rebase por algunos instantes.

Aunque no puedo opinar sobre qué tipo de sistemas se usan en el Estado de México por que no lo han hecho público, es evidente que el vínculo entre dichas cámaras y la expedición de multas tiene un retraso de varias semanas en su fecha de entrega y expedición. Otro error tecnológico es que los resultados que se presentaron en distintos sitios web fueron datos erróneos o resultados diversos, generando confusión y descontento sobre la calidad de los sistemas involucrados. Esta falta de integración en las interfaces le resta credibilidad al proyecto.

 

2. Impacto organizacional

La organización gubernamental debe estar preparada para el cambio tecnológico que pretende implementar. Los cajeros que cobran multas, los servicios telefónicos que resuelven dudas, los sistemas de información en línea – sitios web, celulares – deben estar sincronizados con la nueva aplicación. Esta “adaptación” organizacional ha ocurrido con mucha lentitud y sin ninguna explicación previa o entrenamiento en el caso de las fotomultas mexiquenses.

Por otro lado, la implementación tecnológica sólo está presente en un “tramo” de las vialidades sin señalamiento alguno. Esto significa dos cosas: por un lado que la organización carece de los recursos para implementar la tecnología en toda la vialidad y por el otro, que se abusa de los ciudadanos al multarlos por desconocimiento de los tramos donde se esté midiendo el exceso de velocidad.

 

3. Impacto Institucional

Los departamentos de gobierno – las agencias gubernamentales – encargadas de implementar esta tecnología cometieron un error fundamental al no generar comunicación previa, clara y masiva de la implementación tecnológica. Cuando se avisa a los ciudadanos que a partir de una fecha determinada entrará en funcionamiento una tecnología, justificando sus ventajas y los beneficios que obtendría así como los procedimientos, los tramos viales definidos en que sería puesta en práctica, le otorga a la tecnología una mayor legitimidad y le permite al gobierno un mejor control y éxito en el uso de la tecnología.

Por otro lado, la falta de comunicación con los ciudadanos permite suponer que el proyecto no esté validado legalmente y por lo tanto las multas puedan ser cuestionadas por ese medio. Esto genera descontento e inconformidad,  reacciones en contra que pongan en riesgo la vialidad del proyecto por las presiones políticas. Es de esta forma cómo terminan por fracasar muchos proyectos de innovación de tecnología que pueden beneficiar tanto al gobierno como a los ciudadanos por un mal manejo en su implementación.

Las fotomultas han sido proyectos exitosos en todo el mundo para garantizar la seguridad de los conductores al controlar los límites de velocidad, pero también para inhibir otros delitos y tener un ingreso adicional – automatizado – sobre multas que impida la corrupción ya que ningún agente de tránsito en persona emitirá la sanción, sino será una máquina que identifica el límite de velocidad y obtiene la fotografía. Es una lástima que por falta de información y conocimiento acerca del gobierno digital este tipo de proyectos tengan un rechazo ciudadano y vean a la tecnología como su enemigo en lugar de ser una oportunidad para gobernar mejor.

 

 

Rodrigo Sandoval Almazán

es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Internet en Elecciones

internet (2)Se terminaron las campañas electorales y surgen interesantes preguntas sobre el desempeño de Internet en las elecciones; ¿Cómo votaron los ciudadanos que se informaron por internet? ¿Lo harán más informados o desinformados? El objetivo de esta colaboración es reflexionar sobre estas interrogantes.

Sin lugar a dudas todos los candidatos – a gobernador, alcalde o diputado – utilizaron de alguna forma las redes sociales, los sitios de internet y cualquier herramienta electrónica que les permitiera un espacio para difundir sus propuestas y su imagen. Aunque existen pocos estudios sobre el impacto de la tecnología en la decisión de votar, si hay evidencia clara qué es determinante para formar una opinión y en muchos casos incidir en la intención del  voto.

No obstante, el enfoque de esta colaboración es considerar que el uso de las tecnologías de información y comunicación, mismas que las utilizamos los ciudadanos en las campañas electorales para dos cosas: 1. Distraernos, y 2.  Crear una red subterránea de información. Aunque en ambos casos lo que circula es información informal, superficial, chismes, etc, muchos ciudadanos están captando estas ideas y formándose un criterio sobre los candidatos y los partidos.

Desde la perspectiva de la distracción, no parece que los partidos políticos utilicen estratégicamente las redes sociales para que sus electores se distraigan. Pareciera que ya hay bastante información en la red distrayendo las mentes de los electores como para contaminarlos más. No obstante, los candidatos, dirigentes de los partidos sí están distrayendo de los temas importantes, decisiones trascendentales sobre la dirección del país o de los recursos públicos con temas banales o propuestas “comerciales” o mercadológicas para vender más la imagen del partido o su candidato que de una discusión pública sobre temas relevantes. En este sentido, la distracción ha sido suficientemente exitosa.

En la perspectiva de red de información subterránea los ciudadanos sí la estamos construyendo todos los días a través de nuestras publicaciones en Twitter, Facebook, Instagram, Whatsapp, etc; en ella circulan las campañas negras contra los candidatos pero también los comentarios de reclamo, rechazo, impotencia de miles de ciudadanos que están inconformes con los resultados de la gestión pública tanto a niveles locales como nacional.

Esta red subterránea se nutre a través de los comentarios del Facebook o Twitter y desemboca en You Tube o Instagram para crear un circulo virtuoso de información que puede verse y leerse desde distintos canales de comunicación hasta conformar un idea o juicio que llene la mente de los ciudadanos y que pueda inclinar el voto hacia uno u otro partido. Bajo este argumento ¿Qué partido político está perdiendo la batalla en Internet?

Hay un caso que vale la pena estudiar con mayor cuidado para demostrar esta idea de la red subterránea de información y la distracción. El primero es la campaña en línea de Jaime Rodríguez Calderón alias “Bronco” el primer candidato independiente a Gobernador del Estado de Nuevo León quien obtuvo el triunfo en forma contundente. Ha construido su campaña a partir de las redes sociales, en especial Facebook, You Tube y Twitter; a pesar de haber sido golpeado sistemáticamente por Televisa y Televisión Azteca su popularidad se ha incrementado a través de la información subterránea que fluye por las redes sociales. Toda la organización de sus simpatizantes y de la campaña ha sido utilizando herramientas de web 2.0. Sin duda existen otros elementos como el discurso, el lenguaje, el contexto socio económico etc, pero la intermediación de la tecnología ha sido la herramienta definitoria del proceso.

Sobre todo considerar que esta es una campaña única al presentar un candidato independiente – sin partido político – a competir por la gobernatura de un estado, con fondos limitados, sin la estructura partidista tradicional y que obtiene la victoria debido al fuerte rechazo de los ciudadanos por los partidos políticos. Vale la pena detenerse y mirar que hizo este candidato en redes sociales para pensar en cómo se vienen las campañas políticas en el futuro cercano.

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Gobierno Abierto en América Latina: El Estudio de la OCDE

HOCDEace unos días me pidieron revisar y presentar el estudio más reciente de la OCDE: “Gobierno Abierto en América Latina” aquí les dejo algunos de mis comentarios y críticas sobre él.

El estudio consta de siete apartados que puede dividirse en dos grandes secciones: una primer sección dedicada a la evaluación del gobierno abierto en una muestra de países de America Latina – que se encuentran en la OCDE – una segunda sección de cuatro casos de estudio, donde se analiza a profundidad a Colombia, Costa Rica y Perú en su implementación de gobierno abierto.

Entre las ventajas que encuentro del estudio, me parece que es uno de los pocos estudios con evidencia empírica que se han hecho sobre este tema. No sólo recoge algunas ideas acerca del tema del gobierno abierto que existen en la actualidad;  sino por que se trata de uno de los pocos reportes que busca vincular tres grandes temáticas: gobierno abierto, los datos abiertos, el big data y la influencia de la transparencia.

Otra ventaja es que el estudio reúne prácticas de implementación del gobierno abierto de distintos países latinoamericanos sobre el tema, en particular de los tres casos de estudio que considera: Costa Rica, Colombia y Perú. Lo cual permite una comparación entre iguales – al menos entre latinoamericanos.

La tercer ventaja es que realiza un esfuerzo por analizar de manera global al caso latinoamericano contextualizándolo bajo el paraguas teórico de la alianza para el gobierno abierto y considerando las límitantes estructurales – población, gobierno, sistema político y económico –  de la región.

Una cuarta ventaja es que retoma principios de gobernanza, gobierno abierto y datos abiertos a partir de los cuales construye una serie de recomendaciones de implementación tanto a nivel de gobierno federal como en el resto de los niveles de gobierno.

Un ventaja más es el análisis de las estrategias de implementación de los países y de los tres casos de estudio arrojan mejores prácticas como: los portales o catálogos de datos centralizados que se han diseñado para difundir los datos abiertos y las prácticas de transparencia que se han llevado a cabo.

En quinto lugar, el estudio identifica ciertos inhibidores u obstáculos de los países que han adoptado prácticas de gobierno abierto, tales como: cobrar por los datos públicos o solicitar datos privados en la solicitud de información hasta aquellos países que han centralizado sus leyes de transparencia de tal forma que no permiten ejercer adecuadamente el gobierno abierto.

Finalmente, destacan ideas como el ecosistema de datos abiertos, el director de datos, las estrategias y buenas prácticas de otros países, así como alinear las políticas con el poder judicial con las prácticas de gobierno abierto, lo cual ocurre en distintos países.

Sin duda, las contribuciones del estudio son muchas, aquí solo he enlistado algunas de las más importantes, pero de ésta investigación me surgen algunas reflexiones, por ejemplo; aún observamos la gran carencia teórica o de ideas acerca del gobierno abierto. Aún no tenemos claridad – conceptual o ideológica – sobre lo qué significa este término, cuales son sus alcances y sus limitaciones, ni mucho menos sabemos su impacto en el gobierno. Lo cual se observa en las distintas variables y componentes que analiza, algunos se concentran en el desarrollo de las políticas, otros de los programas, unos más sobre la transparencia y los datos datos, pero ninguno logra articular una política integral de gobierno abierto .

Otra reflexión es que en el trabajo se observan prácticas aisladas, inconexas, contextuales. Si bien, hay países que han hecho programas, decretos y hasta manuales – como el caso de Colombia – hay países como México que sólo es un gesto de buena voluntad y cuyos avances son pocos en comparación con los de sus pares latinoamericanos. Pero otras naciones como Perú o Costa Rica han invertido esfuerzos importantes por alinearse sus programas y políticas públicas de gobierno abierto junto con organismos anti-corrupción y con el apoyo de sus poderes judiciales. Sin embargo, todos estos casos escapan a una sistematización o una generalización que permitiera indicar realmente hacia donde van estos esfuerzos y si sus acciones garantizarán que llegaran algún día a implementar el gobierno abierto.

Finalmente, una última reflexión es la vinculación con la idea de la transparencia más que del gobierno abierto. De acuerdo con el estudio, muchos gobiernos latinoamericanos le están apostando a políticas de transparentar más que de apertura; de mostrar más que de colaborar o compartir; de resistencia a cerrar la información del gobierno contra la tendencia a abrirlo. Lo vemos en los casos de Perú, México, Paraguay.

internet_seguridad_masivoEn este sentido,  debemos precisar el alcance de la transparencia en el marco del gobierno abierto ¿Qué tanto hacemos visible el gobierno? ¿Cuanta de la información transparente es libre y se entiende de inmediato, en forma clara y automática?. Esto nos lleva a pensar que la transparencia es una de las estrategias operativas para llegar al gobierno abierto pero no es el único camino ni tampoco es tan obligado como los datos abiertos.

Creo que el reporte de la OCDE impulsa la implementación del gobierno abierto en América Latina, sus conclusiones y recomendaciones giran en ese sentido; estoy convencido de que necesitamos más estudios, investigaciones y reportes como este para convencer a los gobiernos, los políticos y los dirigentes de los partidos para que se comprometan con el gobierno abierto.

La apertura de los datos y de la información de la administración pública que están ávidas de información y rendición de cuentas es urgente para las sociedades de América latina. Abrir los datos para que la gente pueda comparar, ayudar al gobierno y colaborar.

Quedan abiertas dudas: ¿Cómo darle una dirección a la implantación del gobierno abierto? ¿Cómo lograr una mayor gobernanza en este proceso?

Hablar de gobierno abierto es suponer que tenemos un gobierno cerrado en América Latina:  ¿Cómo romper esta resistencia e impulsar un nuevo paradigma?

Tal como lo muestra el informe de la OCDE,  las ventajas de utilizar el gobierno abierto son muchas: económicas, sociales, culturales y tienen un impacto en la reducción de la corrupción y la rendición de cuentas. Por ello, decididamente el gobierno abierto es el mejor camino para construir los gobiernos del siglo XXI.

PARA SABER MÁS: Descargar el informe OCDE (Clic aquí)

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

 

Tecnología en el Gobierno: Cuatro grandes tendencias

El nuevo rostro del gobierno está deformado por la tecnología. Los gobiernos de todo el mundo han utilizado históricamente los avances tecnológicos para la guerra o para cobrar impuestos. Desarrollaron múltiples herramientas para lograr estos dos objetivos; sin embargo, la rápida evolución de las tecnologías de información y comunicación ha cambiado estructuras, significados y procedimientos de las organizaciones gubernamentales en los años recientes. Ahora con un presuptecnología-internet-empresauesto cada vez más restringido y una avalancha de comunicaciones ciudadanas a través de tecnologías emergentes (inteligencia artificial, robótica, nano-tecnología y tecnologías de información) parecen convertirse en los retos cotidianos de las agencias gubernamentales.

Las nuevas fronteras de los organismos gubernamentales están relacionados con el exceso de información, la privacidad de los datos y las regulaciones por el gobierno abierto y el llamado “big data” entre muchos otros. Además de la lenta adaptación de la administración pública a estos cambios tan vertiginosos le está generando numerosos problemas de operación. En este contexto, existen al menos cuatro tendencias sobre el uso de la tecnología en el gobierno para los próximos años y que analizo a continuación.

 

1. Gobierno en la Nube

El exceso de información ha saturado  las oficinas públicas. Una tarea adicional que es desempeñada por los servidores públicos actualmente es clasificar, eliminar o detener flujos de información constantes y descontrolados. Además de sus actividades cotidianas como producir datos, reportes o recoger nuevos datos, la burocracia tiene que lidiar con nuevas regulaciones del gobierno abierto y transparencia, nuevos sistemas de información, validación de datos e informes, así como los mensajes que envían los ciudadanos a través de las plataformas de redes sociales.

De igual manera,  la información heredada por anteriores gobiernos que se encuentra almacenada en grandes bases de datos es analizada con tecnologías de big data, pero esto es apenas la punta del iceberg de la avalancha de información que los gobiernos deberán enfrentar en los días por venir. La solución más factible para resolver este reto es precisamente colocar cierta información en la “nube” haciendo las agencias gubernamentales más delgadas y eficientes en el corto plazo. El gobierno en la nube es una realidad inaplazable en el corto tiempo.

 

2. Innovación del Gobierno Abierto

Junto con los cambios tecnológicos hay otros problemas que enfrentan la mayoría de los gobiernos en todos los niveles hoy en día y que serán más complejos en los próximos años, tales como: cambios en el medio ambiente, disminución de los combustibles y la energía, contaminación, migración y problemas políticos – falta de libertad, elecciones libres y competitivas – a los que se sumaran recortes presupuestales y un incremento en los costos de cualquier administración pública producto de la falta de atención a estas problemáticas.

La tendencia para comenzar a resolver estos problemas de  manera integrada es la innovación. Esta tendencia no es nueva, apareció en el sector privado varias décadas atrás, lo que es una novedad es que el gobierno la utilice  para promover, probar y circular la innovación al interior de sus organismos usando las tecnologías de información y comunicación. La tendencia de innovación abierta se vincula automáticamente con la colaboración, la producción conjunta o de pares y el intercambio de información y otras habilidades para hacer factible, confiable y rápida las soluciones que se implementaran a problemas cada vez más complejos en los próximos años.

 

3. Ubicuidad del Gobierno

La presencia del gobierno en la vida diaria de los ciudadanos se hará cada vez más evidente. Con la finalidad de dotar de mejores servicios públicos y de interactuar con las preocupaciones ciudadanas los gobiernos alrededor del mundo están usando diferentes tecnologías para medir su desempeño, reducir costos y encontrar nuevas ideas para resolver problemas complejos. Para lidiar con estos asuntos el uso de Apps, GPS y nuevo software y hardware evolucionará rápidamente en los próximos años. Encontraremos más que nunca aplicaciones de gobierno móvil, sobre ciudades inteligentes, inteligencia artificial y software desarrollado para entender el tráfico vehicular, atención en hospitales públicos, flujo en carreteras y aeropuertos, pago de impuestos y análisis de los sentimientos ciudadanos para influirlos y que genere mayor legitimidad.

La ubicuidad será una entrada y salida del nuevo sistema de gobierno que esté basado en monitorear la presencia de los ciudadanos, regular sus acciones, presupuestos, retroalimentación y elaboración de políticas públicas de forma mucho más rápida y efectiva de acuerdo con las expectativas de la población.

 

4. Gobernabilidad de Internet

Además de la avalancha de información, el big data, los datos heredados y el flujo de comentarios recibidos de los ciudadanos se requieren establecer límites para el acceso, clasificación y distribución de la información en línea; de otro modo, el crecimiento desmedido hará  que el caos social se disperse por el mundo digital. Se requieren normas y regulaciones para esta realidad rápidamente cambiante, pero adicionalmente a las leyes es necesario el desarrollo de  nuevo software gubernamental que permita realizar tales actividades. Estos programas deben monitorear – resguardando la privacidad y datos personales – generar análisis de tendencias y clusters de datos que puedan ser utilizados para evaluar la relación futura del gobierno con los ciudadanos y el gobierno al interior de las agencias gubernamentales. Este novedoso software y hardware aún está por desarrollarse en el corto plazo.

Estas cuatro tendencias interactúan entre sí: el gobierno en la nube es la primera respuesta de innovación que puede crear ecosistemas de innovación que promuevan la ubiquidad del gobierno y la gobernabilidad de internet. Este primer vistazo  hacia las cuatro direcciones sobre el uso de la tecnología en las agencias gubernamentales es sólo el primer paso de lo que esperamos para los siguientes años, seguramente habrá muchas otras tendencias o ides que se desarrollen en el ámbito de la tecnología pero en el sector público éstas podrían ser algunas de las que veamos próximamente.

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

 

MéxicoLeaks y la rendición de cuentas

La nueva plataforma que acaban de lanzar varios medios de comunicación: Proceso, Animal Político, Aristegui Noticias, Emeequis, más de 131, entre otros, busca emular la acción de Wikileaks hace unos años cuando Julian Assange comenzó a revelar información sobre secretos militares, información confidencial gubernamental y datos confidenciales de empresas.

A cinco años de la filtración de más 251 mil cables del departamento de Estado Norteamericano, y tan sólo a tres años de publicar los Global Intelligence Files llamados Strattfor Files, el impacto que generó Wikileaks continúa sintiéndose en todo el orbe y, a la fecha, seguimos hablando de sus repercusiones y de la manera en que está cambiando la interacción con el poder.

mexico-leaksEstando tan próximos a estos eventos cuando llega a México este intento de ofrecer un sitio web – mexicoleaks.mx – que permita entregar información de forma anónima – usando TOR – lo cual garantiza el anonimato de la fuente y promoviendo así la entrega de documentos, bases de datos o listas de información confidencial. Este sitio es apoyado por una ONG holandesa – Free Press Unlimited – y la Associated Whistleblowing Press (AWP) permitiendo así, hacer públicos documentos comprometedores o privilegiados que al ser expuestos obligan a la rendición de cuentas de los gobiernos en todos sus niveles.

Tan sólo la noticia de abrir una plataforma de este tipo ha generado malestar en los círculos políticos y en los medios de comunicación tradicionales, quienes tenían el monopolio de este tipo de filtraciones que los ha obligado a adoptar una posición frente al hecho. Nada menos la empresa MVS de comunicaciones ha despedido a dos de sus reporteros que apoyaron esta plataforma y ahora a la conductora, Carmen Aristegui, quien tiene fama de buscar la transparencia y obligar a la rendición de cuentas.

El “despido” de Carmen Aristegui puede leerse como el primer efecto de querer tener un MéxicoLeaks. Al parecer esta plataforma puede convertirse en una amenaza para distintos intereses políticos y por ello es importante acallar a algunos de sus promotores.

México Leaks no sería una amenaza si el gobierno mexicano no fuera tan opaco. La administración pública mexicana está llena de secretos, documentos que ocultar e información comprometedora por desaparecer. Gran parte de la base del poder político se centra en la calidad y cantidad de la información que desconocemos los ciudadanos y que se encuentra en manos de algún servidor público.

Abrir al gobierno, abrir sus datos, generar políticas públicas que garanticen la transparencia de los documentos públicos no es sencillo. La primera resistencia está en la voluntad política, pero más allá depende mucho de hacer válida una libertad de información a la que los mexicanos tenemos derecho.

¡Enhorabuena por MéxicoLeaks! espero que se convierta en el eje de la transparencia y rendición de cuentas pero a la vez sea un motor de cambio que genere presión en todos los niveles de gobierno y en la voluntad política de los gobernantes para abrir los datos gubernamentales en México de una vez por todas.

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Datos Abiertos en México, ¿La piedra angular?

tecnologia-empresa-mundo-internetEl decreto que regula los datos abiertos del gobierno mexicano apareció publicado el 20 de Febrero. Sin duda, será difícil lograr los datos abiertos sólo por decreto, pero celebro que esta legislación por fin aparezca y comience a otorgarle certeza jurídica a algo que ya está ocurriendo en muchas oficinas públicas de nuestro país. Analicemos los claroscuros que tiene esta nueva regulación y su impacto tanto tecnológico como organizacional.

En primer lugar: lo que deja en claro esta regulación son los siguientes aspectos:

– Un concepto de datos abiertos, que son “los datos digitales de carácter público accesibles en línea, y pueden ser usados, reutilizados y distribuidos por cualquier interesado”

– El concepto de Catálogo de Datos Abiertos

– Las responsabilidades de la Unidad de Gobierno Digital de la Secretaría de la función pública: formar el catálogo de datos abiertos; emitir directrices y actualizar los procedimientos; el funcionamiento del portal datos.gob.mx, convenios con entidades y agencias, entre otras.

– Detallar las características básicas que deben contener los datos para que se consideren “abiertos”

– Implementar un portal de gobierno que concentra los datos abiertos como un repositorio nacional y centralizado.

– Generar una guía de implementación con procedimientos claros para lograr la apertura de los datos gubernamentales.

 

En segundo lugar, lo que aún permanece en la oscuridad y que me parecen más dudas y retos que abre esta legislación:

1.  El decreto omite mencionar cualquier aspecto de protección de datos personales, datos confidenciales o resguardo de datos por razones de seguridad nacional.

2. Tanto el decreto como la guía de implementación de la Política de Datos Abiertos abren la posibilidad de ‘liberar’ los datos a discreción de las dependencias gubernamentales sin mediar alguna planificación o forzar la apertura de datos más valiosos para la ciudadanía. Esta discrecionalidad pudiera derivar en dos cosas: una “libertad desordenada” de datos, o bien una parálisis total al desconocer qué datos se deben liberar primero.

3. Se decretan los datos abiertos, sus características básicas y las dependencias encargadas de contenerlos, regularlos o dirigirlos, pero el decreto no crea las condiciones mínimas para que ocurran esta política de datos abiertos. ¿Cómo genera datos abiertos un Municipio que carece de computadoras o de internet? ¿Cómo genera datos abiertos funcionarios públicos con problemas de analfabetismo digital?

4. La guía de implementación establece un “escuadrón de datos” que es un conjunto de expertos que ayudaran en esta tarea, así como un “enlace directo al círculo inmediato del Gobernador” y al Director General de Tecnologías de Información como el “equipo de trabajo” para lograr los datos abiertos. Si bien no crea una nueva burocracia, sí le aumenta el trabajo a la actual y ubica a los datos abiertos fuera de cualquier gabinete, restando importancia y valor hasta convertirse en una tarea forzosa y complementaria, más que un insumo vital para la toma de decisiones políticas en el mundo actual.

5. Finalmente, la recompensa o castigo de no tener los datos abiertos es que “la Coordinación de Estrategia digital Nacional enviará un reporte con los datos y los avances más destacados en materia de datos Abiertos al titular del estado o Municipio.” El secuestrar los datos, mantenerlos encerrados en los archivos gubernamentales tiene premio: poder, privilegios y lealtad. En cambio, el liberar los datos los pondrá en una lista de buena conducta, exhibiendo incompetencia o ineficiencia.

Los datos abiertos son la materia prima del gobierno abierto y, a la vez, forman parte del gobierno digital. Sin ellos, los esfuerzos de integrar la tecnología para ser más eficientes, reducir costos y aminorar la corrupción serán vanos. Por ello los datos abiertos son la piedra angular hacia la construcción de un gobierno abierto; lo malo es que la piedra angular mexicana no parece ser el cimiento adecuado que vaya en esa dirección. Seguiremos en el tema.

 

Rodrigo Sandoval Almazán es Profesor Investigador en la Universidad Autónoma del Estado de México, 

http://www.rodrigosandoval.mx

@horus72

Para saber más:

Decreto de Datos abiertos (20 Febrero) online.

Guia de implementación de la Política de Datos abiertos