China no aprueba la adquisición de NXP por Qualcomm

La que podría haber sido la operación más importante de la historia se ha truncado al no haber obtenido el visto bueno de los reguladores chinos. Qualcomm anuncia que abandona su intención de comprar NXP Semiconductors por 37,000 millones de dólares.

A pesar de haber obtenido luz verde por parte de la Unión Europea, la multinacional no ha conseguido saltar la barrera del país asiático que ve en la transacción peligro de monopolio. Además, explica, Qualcomm no ha sido capaz de mostrar argumentos sólidos para desbloquear la fusión.

Los reguladores chinos frenaron la que podría haber sido la mayor adquisición de la historia de la industria de los semiconductores.

De acuerdo con lo pactado, Qualcomm indemnizará a NXP con 2,000 millones de dólares con el objetivo de finalizar el proceso. Aunque decepcionado, Steve Mollenkopf, CEO de la compañía, ha declarado que la estrategia de impulsar a la organización hacia las tecnologías de mayor crecimiento no cambia. “Continuaremos con nuestra apuesta por este sector con unas previsiones de ingresos de aproximadamente 5,000 millones de dólares para el año fiscal de 2018, lo que supone un 70% más que en el 2016. Creemos que nuestro liderazgo tecnológico aportará un valor diferencial para nuestros accionistas”.

Desde la empresa continuarán enfocados en sus distintos ejes de negocio como el Internet de las cosas, la industria automotriz, la computación avanzada o el 5G. Cabe señalar que a principios de este año, Broadcom también hizo patente su intención de adquirir Qualcomm por una cifra récord, pero tanto Mollenkopf como la administración Trump paralizaron el acuerdo.

Redacción / IDG.es