Científicos de datos, los más buscados y mejor pagados

La inteligencia de negocio (Business Intelligence) y los datos masivos (Big Data) son el principal destino de la inversión por tercer año consecutivo, la principal fuente de empleo cualificado y la mayor causa de creación de empresas de productos y servicios en el ámbito de los sistemas de información.

Según datos arrojados por la consultora Gartner, se prevé que continúe la inversión en ésta área sea de 16 900 millones de dólares para 2016. Por eso “en estos cuatro últimos años el número de expertos dedicados a analizar e interpretar grandes bases de datos se ha duplicado”, comenta  José Ramón Rodríguez, director del máster de Business Intelligence de la UOC.

Los profesionales dedicados al tratamiento del Big Data, denominados data scientists (científicos de datos), se han convertido en unos de los mejores pagados del sector TIC en parte por la escasez de profesionales con este perfil. Según la encuesta anual KDNuggets, el salario de un data scientist en Estados Unidos oscila entre los 103 000 y los 131 000 dólares mientras que en Europa se encuentra entre los 54 000 y los 82 000 dólares.

Las empresas empiezan a tener en cuenta los beneficios del análisis de datos y el perfil del data scientist empieza a convertirse en uno de los más valorados. De hecho, ya aparece en el primer lugar de la lista de las 25 mejores profesiones de América que elabora Glassdor.

Según el director del máster de Business Intelligence de la UOC, el perfil de este nuevo profesional proveniente de áreas muy diversas como la física o la ingeniería, debe reunir una serie de capacidades: habilidades cuantitativas, tanto de estadística como en algoritmos avanzados; conocimiento de las herramientas de análisis de datos y capacidad para programarlos; comprensión de los problemas y decisiones que tiene que tomar el negocio y conocimiento de los sistemas de datos de empresa clásicos y del nuevo mundo de datos desestructurados que provienen de las redes sociales.

Además de estas habilidades, los data scientists “son gente curiosa con pasión por los datos y por el descubrimiento de lo que los datos esconden. Los rasgos de comunicación son también muy importantes: es gente que tiene que entender y hacerse entender”, afirma Rodríguez.

Como salidas profesionales, el científico de datos puede optar por puestos de analista, consultor, gestor de proyectos de Bussiness Intelligence (BI), arquitectos de datos de BI, analistas digitales en departamentos de Marketing o el Chief Data Officer (CDO), responsable de los datos empresariales de la empresa y de la estrategia de la información.

Respecto a los sectores, las principales inversiones en Big Data provienen de sectores como el financiero o el tecnológico y de Internet aunque muchos otros sectores están optando por invertir en el análisis de datos masivos como el turismo o la educación.

Para Simón Lee, director general de Incubio, incubadora de negocios especializada en Big Data, los sectores con más futuro en este ámbito serían “en primer lugar, el de infraestructura y soluciones de Big Data as a Service; en segundo lugar, los servicios de análisis de datos, la consultoría. Finalmente, proyectos relacionados con la visualización de datos y la interacción del usuario con esos datos”.

El futuro para este nuevo profesional parece prometedor y es que según cifras de Gartner, en los próximos dos años hasta el 75% de las empresas invertirán en Big Data.

También esperanzadoras son las cifras del estudio “Big & Open Data in Europe: A growth engine or a missed opportunity?”, encargado por demos EUROPA y realizado por el Instituto de Estudios Económicos de Varsovia que recoge el impacto del Big y Open Data en los 28 estados miembros de la Unión Europea. Según el informe, la transición a soluciones tecnológicas basadas en datos puede suponer 206 000 millones de euros para la economía europea en el año 2020, lo que supondría un incremento del 1.9% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región.

-Toñi Herrero Alcántara