Cinco beneficios de la emulación y virtualización de sistemas legacy

La emulación y virtualización se han convertido en una real opción para aquellas organizaciones que necesitan comenzar con un proceso de transformación digital pero se encuentran con el obstáculo de aún contar con aplicaciones clásicas legacy y no pueden asumir el riesgo de reinventar la lógica de negocios en una migración de software.

De acuerdo con IDC, en el primer semestre de 2017, el mercado global de servicios en nube pública creció 28.6% en comparación con el mismo período de 2016, con un total de 63.200 millones de dólares. Y para 2018, se pronosticó un crecimiento del 40% en inversiones para soluciones en nube en América Latina.

Eduardo Serrat, Director de Tecnología de Stromasys, nos comparte cinco beneficios que ofrece la emulación y virtualización de los sistemas legacy y destaca como estas soluciones han evolucionado en las últimas décadas y se han adaptado a las nuevas tecnologías.

  1. Reducción del costo: las soluciones de emulación y vitualización tienen un bajo costo durante la migración total y, por lo general, el valor es menor que el costo del soporte de hardware clásico “legacy”.
  2. Reducción de riesgo: elimina el riesgo de tiempo de inactividad no planificado.
  3. Ahorro de energía: la reducción sustancial del consumo de energía reduce el impacto medioambiental de la empresa.
  4. Reducción de espacio físico y disipación de calor asociado a los sistemas clásico, “legacy”.
  5. Protección de la inversión: las aplicaciones seguirán funcionando sin cambios en una plataforma moderna, garantizando la continuidad de los negocios.