Ciudades inteligentes, el reto tecnológico del próximo Presidente de México

De acuerdo con la ONU, para mitad de este siglo, dentro de casi 32 años el 70% de la población mundial vivirá en ciudades; sin embargo, el Banco Interamericano de Desarrollo muestra que actualmente México ya ha rebasado dicho porcentaje pues 79% de la población vive en zonas urbanas, enfrentando una espiral de problemas como escasez de agua, contaminación del aire, visual y auditiva; además de los gobiernos que no se dan abasto para asegurar que se les brinden a los ciudadanos los servicios públicos mínimos a los que tienen derecho.

“Es prioritario que los candidatos a gobernantes en México estén conscientes del alcance de la evolución tecnológica y el bienestar que se puede lograr dentro de las ciudades inteligentes”, comentó Ricardo Villasana, representante de la empresa mexicana Netcity.

Villasana describe a una ciudad inteligente como aquella que se anticipa a atender y resolver de manera inmediata y automática las distintas necesidades de sus habitantes, utilizando las tecnologías de comunicación inalámbrica y la implementación de dispositivos interconectados que permiten el ahorro, la optimización de recursos humanos y garantizan el cuidado del medio ambiente.

Estas ciudades que empiezan a surgir en el mundo, buscan la generación de entornos armónicos, eficientes, cómodos y amigables, bajo la supervisión de un gobierno consciente y visionario, con enfoque al desarrollo sustentable. En México tenemos grandes retos dentro de los cuales el uso correcto de las nuevas tecnologías de la información puede ser un factor determinante para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

“Las soluciones encontradas a través del Internet de las Cosas y que al hablar de emigrar hacia las ciudades inteligentes estamos hablando de una mejor calidad de vida. Por ello hemos buscado poner esta información a disposición de los candidatos presidenciales pues, conociendo el acelerado crecimiento de nuestras urbes, quien gane deberá hacer suyo este tema e iniciar de manera responsable la transición hacia los gobiernos y las ciudades inteligentes”, agregó Villasana.

Medio ambiente, agua, energía, industria y producción en masa, agricultura, ganadería, logística y transporte, movilidad e infraestructura civil, protección civil, medicina y salud, así como vida en familia y entretenimiento, son algunos de los rubros que se ven alcanzados por los beneficios del Internet de las Cosas en una Ciudad Inteligente.

¿Qué es el Internet de las Cosas?

Por describirlo de alguna manera sencilla, explicó el ingeniero, que el Internet de las Cosas es la comunicación que se da entre los distintos dispositivos que se utilizan para registrar y monitorear mediciones a través de datos que permiten identificar patrones generados a partir del comportamiento de la misma ciudad y sus habitantes, lo cual es de gran valor para la toma de decisiones anticipadas y oportunas, tanto en la iniciativa privada como en el gobierno.

Finalmente, destacó que es responsabilidad de quienes cuentan con las posibles soluciones el buscar no sólo a los gobiernos sino también a los organismos correspondientes para prevenir todos los posibles efectos que pudiesen presentarse como parte de las distintas problemáticas mencionadas y otras más, por lo cual están teniendo acercamiento con distintos organismos privados de México, para compartirles los beneficios del Internet de las Cosas y el alcance que éste tiene al traducirlo en soluciones para los distintos sectores dentro de lo que sería una ciudad inteligente.