Cómo las Telecos pueden beneficiarse de la cuarta revolución industrial

El avance de tecnología a nivel mundial ha transformado las industrias en cuanto a la optimización de los sistemas de gestión y producción. Uno de los sectores que más se ha beneficiado de este apogeo tecnológico es el de las telecomunicaciones, con el desarrollo de soluciones que permiten eficientar la transmisión masiva de datos.

Este auge, mejor conocido como la Industria 4.0, se caracteriza por la convergencia de elementos como infraestructura, software, la automatización e internet de las cosas, la inteligencia artificial, el big data y la nube; es decir, esta cuarta Revolución Industrial no está determinada por el nacimiento de un invento en específico, sino  por la suma de estos avances.

“Estamos en una era en donde las telecomunicaciones nos acercan cada vez más, pues hay un mayor número de personas conectadas a internet. En la actualidad, hablamos de un cambio cultural, social y económico a nivel mundial gracias a la digitalización en prácticamente cada aspecto de nuestras vidas. Con la Industria 4.0 rompemos paradigmas para lograr un futuro mucho más interconectado”, aseguró Roger Alarcón, CEO de GurúComm.

La cuarta Revolución Industrial impulsa a las empresas a proyectar nuevos cambios a nivel organizacional por medio de la tecnología para aumentar la productividad e incrementar la eficiencia en cada punto de la cadena de valor, desde la producción hasta llegar a manos del consumidor final.

Aún con todo el potencial que implica, muchas organizaciones no han adoptado este modelo por la falta de información. De acuerdo con un estudio realizado por el Foro Económico Mundial publicado en 2017, a nivel internacional, 88% de las empresas no han definido el uso de la Industria 4.0 ya que desconocen cómo implementar de forma estratégica estas medidas y tan sólo el 13% han logrado convertirse en términos de digitalización.

El incremento en la generación y demanda de datos ha hecho de la Industria 4.0 una revolución digital, la cual requiere, además de dispositivos que se adapten a las necesidades de los usuarios, de un ajuste en cuanto a los estándares de las telecomunicaciones, con mejores redes y plataformas que soporten esta cantidad de información.

Las aplicaciones tecnológicas a los diferentes sectores dan la posibilidad de crear un entorno más relacionado entre sí, más eficiente y con acceso fácil e inmediato. Estos avances plantean un nuevo paradigma para el progreso de las sociedades, orientados a optimizar los negocios y mejorar la calidad de vida en todos los países del mundo.