Continuidad y energía eficiente: prioridades del Centro de Datos

Es de suma importancia para una empresa mantener su centro de datos en constante funcionamiento, pues desde su organización interna hasta la protección de su información dependen de la continuidad de sus operaciones. Una falla de escasos segundos podría significar perdidas económicas millonarias y/o causar un caos interno, por esto la infraestructura crítica de un centro de datos deben ser robusta, operar eficientemente y estar preparada para afrontar cualquier interrupción, o dado el caso, poder ser reparada inmediatamente.

“De acuerdo con las predicciones de la industria, para el 2020 habrá hasta 50 billones de dispositivos conectados a las redes en el mundo. Con la demanda de miles de millones de dispositivos conectados a la red, si un edificio tiene facilidades para conectar sus dispositivos y mantenerlos alimentados, va a estar mejor preparado para dar soporte a las nuevas tecnologías”. Apunta Rafael Vásquez, Director General de ERA Telecomunicaciones.

Los administradores y operadores de TI han comenzado a ocuparse de esta situación, pues con los incrementos actuales de trafico de información, los centros de datos deben afrontar mayores retos, además estar preparados para soportar las tecnologías del futuro, debido a que la organización y funcionamiento de una empresa dependen de la conexión eficiente a una red.

La implementación de soluciones eficientes para la infraestructura del centro de datos es una inversión que necesita afrontar cualquier empresa que busque asegurar sus operaciones. Es importante considerar estos dos factores:

 

1. Recopilación de datos de manera inmediata y a distancia: Con el desarrollo tecnológico en constante evolución una infraestructura de centro de datos capaz de ser monitoreada a distancia y de manera inmediata permite que las operaciones sigan su curso, pues cualquier falla que suceda podrá ser detectada al momento que se produzca y de ser necesario, resolverse rápidamente.

 

2. Listo para el futuro: Con la trasformación digital en pleno auge, los centros de datos deberán estar listos para afrontar los retos que implica el desarrollo de tecnologías nuevas y con esto la necesidad de conexiones rápidas y cada vez más robustas.

 

Mantener la infraestructura tecnológica de un centro de datos en correcto funcionamiento facilita la continuidad de las operaciones, convirtiéndose más que un gasto, en una inversión con resultados inmediatos para cualquier empresa.