Big data, Business Intelligence/Analytics, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Destacado, Internet de las Cosas, Procesos, Tecnologia, Transformación Digital

Del internet de las cosas al internet de las personas

Desde la llegada del Internet, a finales de la década de los 60’s, la humanidad ha vivido en una constante evolución digital, ya que los distintos oficios, profesiones, artes, modelos de negocio, así como la forma de socializar, comunicarse, informarse y divertirse, han sido transformados por esta tecnología que ha puesto a la población online.

Si bien, el ser humano es una especie que se adapta rápidamente a los cambios y circunstancias para su sobrevivencia, muchas empresas no están reaccionando de la misma manera para afrontar los retos del mercado y satisfacer las necesidades de sus clientes en el escenario del Internet de las Cosas (IoT)

De acuerdo con IDC, el valor de mercado del IoT se estima en poco más de 250 mil millones de dólares, la mayoría de esa inversión se realizará en México, Brasil, Colombia y Argentina.

Actualmente, IoT ha seducido a las diferentes industrias gracias a que la tecnología es más accesible ya la reducción del precio de los sensores, así como a sus posibles aplicaciones, donde el único límite es nuestra imaginación. Además, el consumo energético de los equipos es mucho más eficiente, las nuevas tecnologías de transmisión de datos se han adaptado y la posibilidad de almacenar información en la nube es un valor agregado.

Según cifras de Deloitte, México tendrá 220 millones de dispositivos conectados a la red en 2020, panorama que lo posicionará en el top 5 de países latinos con mayor adopción del Internet de las Cosas.

IoT ya no solo se trata de una conexión entre objetos, máquinas, wearables y dispositivos móviles, sino que se integra a la ecuación el elemento más importante: las personas.

Por obvio que parezca, IoT está provocando que los usuarios nos digitalicemos y generemos información relevante sobre nuestros gustos, sentimientos y preferencias. De esta manera, el “Internet de las Personas” (IoP) representa para las organizaciones grandes oportunidades de negocio al analizar e interpretar los datos obtenidos, con el fin de conocer a detalle al cliente, tomar mejores decisiones y generar experiencias personalizadas.

Actualmente, cada persona ofrece datos que alimentan modelos para crear una versión digital de cada individuo, lo que permitirá a través de la analítica y la inteligencia de negocio, describir el comportamiento de las personas y predecir sus conductas futuras. Este es el valor del Internet de las Personas.

Datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2016 del INEGI, muestran que 60.6 millones de personas utilizan un smartphone en México, lo que representa que cerca de la mitad de la población mexicana genera información sobre sus preferencias y estilo de vida.

Ante este panorama, el interés de las empresas debe girar hacia cómo transformar los clientes en embajadores de la marca, así como inspirar a los consumidores a compartir su experiencia sobre la utilización de sus productos y/o servicios, crear un vínculo emocional, fomentar la confianza y fortalecer su posicionamiento en el mercado.

La habilidad tecnológica que las compañías desarrollen para conocer a sus clientes a través de redes sociales,chatbots, aplicaciones móviles, entre otros formatos, complementarán sus comunicaciones tradicionales y facilitarán su paso hacia la transformación digital. Invertir tiempo para entender la información generada por el Internet de las Personas, creará experiencias únicas y excepcionales para sus consumidores.

Gartner destaca que 89% de las empresas esperan que la competencia en el mercado se centre en la experiencia del cliente. Mirar el futuro bajo este enfoque, permitirá que las inversiones tecnológicas se centren en innovar las estrategias de los departamentos de ventas, marketing y servicio al cliente, impulsen el desarrollo de soluciones digitales, además de restar complejidad y automatizar procesos.

Cabe destacar que cuando un cliente se siente ignorado, no atendido y no ve el beneficio de su relación con la marca, se crea una fractura en la compañía que es difícil reparar.Al no escuchar la voz de las “personas conectadas” y sus objetos online, muchas organizaciones cometen el error de pensar que sus productos y servicios ofrecen experiencias relevantes y satisfacen las necesidades de sus clientes cuando no es así.

El profesor e investigador español Luis Rojas-Marcos, mencionó que: “Internet es positivo porque nos une, nos conecta. Incluso a las personas mayores. El estar conectado nos prolonga la vida y no solamente añade años a la vida, sino vida a los años”.De esta forma, IoP ofrece grandes oportunidades para hacer de la relación dispositivo-plataforma digital-usuario, el trinomio perfecto para transformar la humanidad con información de valor, así como conocer a profundidad la mente y corazón del cliente.

 

Por: Esther Riveroll, Fundadora y Directora General de Alldatum Business