Desarrollo Ágil: ¿adopción creciente o a la baja?

El aprendizaje de principios rápidos puede tener cambios radicales pero también constructivos y culturales. En cualquier ejemplo de aprendizaje el éxito se encuentra en la metodología de la adopción.

El desarrollo Ágil de Software fue presentado 15 años atrás, en sus principios proponían un cambio de metolodogía como una alternativa a la forma tradicional de proyectos. Con las formas ágiles, no obstante, los requerimientos y soluciones de los proyectos evolucionan a través de la colaboración en el desarrollo de ciclos que dividen las tareas en cantidades pequeñas. Mientras esta metodología ayuda a los negocios a gestionar la imprevisibilidad, también requiere de los negocios la adopción de una mentalidad diferente al objeto de desarrollo.

Las metodologías de desarrollo ágiles fueron diseñadas para conducir la colaboración, la transparencia y la calidad en productos y ciclos de vida de los desarrollos de software; pero no siempre obtenemos la respuesta correcta para cada tipo de organización. De hecho, los firmantes del manifiesto señalan que, mientras se aplica valor en el examen de lo que es ágil, también se concentra valor en realizar la evaluación de lo que no lo es. Se trata de un marco que alinea equipos de trabajo en desarrollo de software de mayor calidad y de manera más colaborativa.
desarrollo_web
Las técnicas ágiles nos aportan grandes beneficios a los negocios y a las perspectivas de desarrollo de los mismos, ya que pueden generar resultados positivos para las TI y, al mismo tiempo, acceder al mercado de manera más rápida incrementando la diferenciación competitiva. Pero en la adopción de metodologías ágiles ¿cómo saber si es mejor entrar de manera gradual (conocida como adopción ágil), o implementarla de una vez en toda la organización.

Un punto de partida efectivo sería realizar un examen al desarrollo de productos de la compañía o a su proyecto cultural. Si la organización ha sido exitosa en el uso de metodología predictiva de desarrollo tradicional entonces puede que valga la pena continuar con la tarea de reunir grupos, y trabajar en la generación de requerimientos detallados, pruebas de caídas, diseño de soluciones, desarrollo de código, pruebas de código y, finalmente, el despliegue en el entorno de producción.

Marga Verdú