Aplicaciones, Cloud Computing, Del dia, Desarrollo, Destacado, Gobierno/Industria, Industria, Industria, Industria TIC, Movilidad, TI en Gobierno

DevOps, clave en el proceso de Transformación Digital

[widget id="text-31"]

Al hablar de transformación digital, no sólo hay que tener en cuenta la evolución de las TI, sino también la que afecta a los procesos de negocio –trasladándolos al nuevo entorno digital-; a los puestos de trabajo –ahora siempre conectados- o a la seguridad de la organización y de sus clientes. Es un nuevo panorama que requiere aprender a hacer las cosas de una forma diferente. En este punto, la adopción de modelos como DevOps puede resultar de gran ayuda.

En la nueva economía, las organizaciones están adaptándose a tendencias como la Movilidad, IoT o el Cloud, y muchas de ellas luchan por incorporarse al nuevo escenario teniendo que mantener prácticas y metodologías del pasado, lo que supone ser capaces de convertir un carro en un reactor sin parar la marcha y sin que los pasajeros o la tripulación lo noten.

La realidad es que a la hora de desarrollar y poner en producción aplicaciones, nos seguimos encontrando con que gran parte de los procesos se siguen llevando a cabo de forma manual y están liderados por multitud de equipos –Desarrollo, Operaciones, SQA…- que funcionan de forma independiente, con distintos objetivos y sin comunicarse entre sí.

¿Podría ser la solución la implantación de un modelo DevOps?

La solución a esta locura pasaría por la implantación de un modelo DevOps o de entrega continua, en el que la construcción, la calidad y la puesta en producción de las aplicaciones se desarrollen con rapidez y fiabilidad. De esta forma, DevOps se convierte en un factor clave dentro del proceso de Transformación Digital de las organizaciones.

Tomar la decisión de orientarse hacia DevOps puede resultar algo sencillo. Lo más complicado, casi siempre, es decidir por dónde empezar. En MTP pensamos que es necesario abordar este proceso de forma ordenada y, como cada empresa es un mundo, lo más conveniente es comenzar analizando la realidad de la que se parte en cada caso.

Para ello, se debe buscar una evaluación completa de la madurez de cada organización con respecto al modelo DevOps, analizando la Gestión de Configuración, Gestión de Build e Integración Continua, Gestión de Despliegue y Entornos, Gestión de Releases y Cumplimiento, Gestión de Pruebas y Gestión de Datos.

A partir de esta evaluación, es posible generar un plan de mejora para cada una de las áreas analizadas, identificando aquellas actividades que pueden pasar de ser manuales a automatizadas, las que producen cuellos de botella y las que requieren mucho esfuerzo o demasiados recursos.

Se trabajará en todas ellas con el objetivo de optimizarlas al máximo, pero empezando, también de forma ordenada, por aquellas que puedan ofrecer un mayor retorno.

Los beneficios de la implantación de DevOps en cuanto a incremento de la calidad, ahorro de costos y mejora del time-to-market han sido probados. Si ya sabemos también cómo empezar a disfrutar de ellos, pocas excusas quedan para no ponerse en marcha cuanto antes.

 

Por: Raquel Jiménez, Head of Applications Services de MTP, Digital Business Assurance.

Deja un comentario