DHCP: qué es y cómo funciona

La capacidad de conectar en red dispositivos rápida y fácilmente es crítica en un mundo hiperconectado, y aunque ha existido durante décadas, DHCP sigue siendo un método esencial para garantizar que los dispositivos puedan unirse a redes y estén configurados correctamente.

DHCP reduce en gran medida los errores que se producen cuando las direcciones IP se asignan de forma manual, y puede estirar las direcciones IP al limitar el tiempo que un dispositivo puede mantener una dirección IP individual.

 

Definición de DHCP

DHCP significa protocolo de configuración de host dinámico (Dynamic Host Configuration Protocol, en inglés) y es un protocolo de red utilizado en redes IP donde un servidor DHCP asigna automáticamente una dirección IP y otra información a cada host en la red para que puedan comunicarse de manera eficiente con otros puntos finales.

Además de la dirección IP, DHCP también asigna la máscara de subred, la dirección de puerta de enlace predeterminada, la dirección del servidor de nombres de dominio (DNS) y otros parámetros de configuración pertinentes. La solicitud de comentarios (RFC) 2131 y 2132 define DHCP como un estándar definido por IETF (Internet Engineering Task Force) basado en el protocolo BOOTP.

 

DHCP simplifica la administración de direcciones IP

La razón principal por la que se necesita DHCP es para simplificar la administración de las direcciones IP en las redes. No hay dos hosts que puedan tener la misma dirección IP, y configurarlos manualmente puede generar errores. Incluso en redes pequeñas la asignación manual de direcciones IP puede ser confusa, especialmente con dispositivos móviles que requieren direcciones IP de forma no permanente. Además, la mayoría de los usuarios no son lo suficientemente competentes técnicamente para ubicar la información de la dirección IP en una computadora y asignarla. La automatización de este proceso hace la vida más fácil para los usuarios y el administrador de la red.

 

Zeus Kerravala, Networkworld.