La evolución del diseño en el centro de datos

La necesidad actual de contar con nueva capacidad de centro de datos a un ritmo acelerado implica apresurar la entrega de una nueva instalación, lo que aumenta considerablemente el riesgo.  Una construcción, integración y pruebas fuera de sitio y antes del comisionamiento final ofrecen un centro de datos completamente a la medida, en presupuesto, con un riesgo reducido y en una fracción del tiempo que requeriría una construcción tradicional.

Durante la última década el mercado de centro de datos ha crecido significativamente. El ritmo de ese crecimiento ha variado alrededor del mundo, habiendo sido más rápido en los países desarrollados (con el establecimiento de centros de datos masivos corporativos y de colocación) que en las economías emergentes; pero no hay duda de que está aumentando en todas partes.

Esto no es sorpresivo. Los negocios dependen de los datos. Los necesitan para una amplia gama de actividades como la explicación del comportamiento de sus clientes, la predicción de trayectorias de mercado, el aseguramiento de procesos para gestión de ingresos y sobre cumplimiento y detección de irregularidades y fraude. Nuestras economías nacionales son digitalmente dependientes. Los gobiernos y reguladores dependen de los datos para conocer mejor las sociedades a las que sirven.  Los consumidores y los negocios generamos una gran cantidad de datos en este mundo interconectado en el que vivimos y nos desenvolvemos.

El despliegue de centros de datos de gran escala había sido tradicionalmente en un pequeño número de ubicaciones centrales, pero esto debe cambiar.

El desarrollo de nuevas aplicaciones IoT, el caching de contenido para reducir la latencia para los usuarios de datos, el surgimiento de tecnologías que requieren poder de procesamiento para estar más cerca del lugar donde se está generando o requiriendo la información (como los vehículos autónomos) y la expansión de las redes móviles de telecomunicaciones en lugares anteriormente desconectados – todo esto está alimentando una explosión de implementaciones de centros de datos en ubicaciones geográficamente más dispersas.

Los datos y su manejo están moviéndose cada vez más cerca de los usuarios. Esto no significa que el crecimiento de los centros de datos en ubicaciones centrales disminuirá, al contrario: continuará creciendo a un buen ritmo pero será sobrepasado por el crecimiento de nuevos centros de datos más pequeños en el rango de 0.5-5MW. En algunos países menos desarrollados o más pequeños, éstos serán las instalaciones núcleo; mientras que en economías desarrolladas se conocerán como edge data centers. Como sea, el nombre no es relevante, sino que el tamaño del mercado total de centros de datos se expandirá muy rápido.

 

¿Pueden ser construidos de forma segura tan rápido como se necesitan?

Cada nuevo proyecto de construcción tiene sus retos, especialmente los centros de datos. Cualquiera que haya construido un centro de datos conoce sobre los riesgos implicados debido a la integración que se requiere del edificio con una amplia gama de equipo de alta tecnología como sistemas de potencia, enfriamiento, seguridad, estructuras de flujo de aire, detección contra incendios, sistemas de gestión, etc. Todos necesitan ser dimensionados e instalados de forma que puedan interoperar óptimamente.

Los sistemas y el espacio deben estar integrados en una máquina perfectamente sintonizada. Para conseguir esto, necesita haber una gran coordinación entre los trabajadores de la obra civil, proveedores de equipo, integradores de sistemas y contratistas generales.

Esto puede presentar retos muy importantes y riesgos de sobrepasar el presupuesto y fechas de entrega. Si la capacidad del centro de datos debe crecer tan rápido como se necesita, es tiempo de que las construcciones tradicionales formen parte de la historia y que repensemos la forma en que se deberían implementar los centros de datos de ahora en adelante.

Prefabricación y preintegración fuera de sitio para mayor velocidad y menor riesgo

Existen cuatro metodologías principales para la construcción de nuevos centros de datos:

  1. Construcción tradicional, con un nuevo edificio seguido por las respectivas instalaciones en sitio e integración del equipo técnico. Como se describe anteriormente, los riesgos inherentes de un proyecto gestionado de esta forma serial no es aceptable.
  1. Un edificio modular que puede ser construido remotamente y luego ensamblado en sitio una vez que los cimientos se hayan colocado. Sin embargo, aunque se puede ahorrar algo de tiempo en la construcción, los riesgos asociados con el embarque, instalación e integración del equipo técnico en sitio no representan una mejora significativa.
  1. Llevando el concepto prefabricado más allá, es posible construir en fábrica bloques modulares de función única (módulos de enfriamiento, módulos de potencia, módulos de piso blanco, etc.) y luego enviarlos para su instalación en sitio. La desventaja potencial de estos módulos de función única es que son predefinidos y entonces la solución total del centro de datos puede no ser totalmente a la medida de las necesidades precisas del cliente.  Es una mejor solución que las dos opciones previas ya que este enfoque permite una preinstalación y preintegración en fábrica.
  1. Muchos centros de datos nuevos sin duda se construirán utilizando las metodologías descritas anteriormente. Sin embargo, es claro que el segmento que augura el mayor crecimiento utilizará centros de datos que sean totalmente prefabricados, con todo el equipo técnico y sistemas preinstalados y probados antes de enviarlos a sitio, donde simplemente se ensamblarán y comisionarán.  La gran ventaja de este enfoque es que con la mayor parte de la instalación realizada en un ambiente limpio en fábrica, es posible obtener un alto grado de control en cuanto a la coordinación de proveedores, reducción de riesgo, calidad de la instalación e integración, gestión de costos y entrega en tiempo.

La industrialización del proceso de construcción de los centros de datos en un ambiente externo especializado no es sólo la forma lógica y más sensible de construir nuevos centros de datos, sino la única manera en que las nuevas instalaciones de edge data centers puedan entregarse en tiempo al ritmo de la demanda.

 

Por: Jos Baart, Vicepresidente de Ventas y Marketing para Flexenclosure.