En 10 años la industria se encontrará totalmente conectada

De acuerdo con hallazgos obtenidos por análisis realizados por Panduit, se espera que para el año 2028 la mayor parte de la industria en Latinoamérica estará lista para el uso de plataformas 4.0; es decir, producción basada en el internet de las cosas aplicada a la industria (IIoT) y consistente en la utilización de robots, máquinas e infraestructura de redes que permiten mantener producción de alta calidad sin la necesidad de la supervisión humana.

En 10 años las máquinas y los robots estarán interconectados en un esquema de colaboración máquina a máquina (M2M) para llevar a cabo labores de producción en el piso de planta sin la supervisión humana.

Esto no significa que el capital humano se quedará sin empleo, sino que se dará paso a una transformación en el trabajo, pues permitirá al personal concentrarse en otras funciones, como monitorear y analizar los procesos productivos, para basar su desempeño 100% en la creatividad e innovación u otras áreas especializadas.

La conformación de una infraestructura de comunicación robusta, segura y escalable, en conjunto con la integración de la tecnología digital que se vive actualmente es el punto clave para migrar a la cuarta revolución industrial o Industria 4.0

Alfredo Martínez, Gerente de Cuentas para Redes Industriales de Panduit, asegura que el área de producción alberga dentro de sus responsabilidades los procesos críticos en los que se ubican las mayores ganancias o pérdidas en materia financiera de las empresas. “En una producción a gran escala de cualquier bien, el hecho de presentar una falla técnica que ocasione la interrupción de distribución de energía o flujo de datos, se podrían representar retrasos en los procesos de embalaje, despacho y entrega, entre otros; por consiguiente esto ocasionaría pérdidas económicas significativas para cualquier empresa”.

Dentro de los hallazgos ubicados por el análisis de Panduit se encontró que la infraestructura de interconexión del área de manufactura con la red administrativa, se convertirá en un activo crítico para las empresas, pues ésta proporcionará los diferentes servicios de comunicación y colaboración que son necesarios establecer entre los procesos y los recursos humanos.

La falla de comunicación podría significar un impacto económico muy importante para la organización, por lo que resulta importante considerar la implementación de un diseño lógico y físico de la red, cumpliendo con normativas industriales y de telecomunicaciones que lleven a los usuarios a proteger y maximizar su inversión.

De igual modo, Panduit ubicó como un punto importante la necesidad de que los desarrolladores o implementadores de la infraestructura destinada a la red industrial estén certificados para ello, pues el tipo de materiales debe seleccionarse acorde con las condiciones ambientales de operación de cada una de las áreas de la planta. Esto ayudará a robustecer la infraestructura física de la red, incrementando su disponibilidad y ciclo de vida.

En este sentido, la infraestructura de la red juega un papel fundamental, pues “implica robustez y diseños especiales, porque en la planta existen áreas de alta agresividad ambiental donde hay, por su naturaleza inherente, presencia de agua, ácido, polvo, vibración o altas temperaturas, que requieren de un adecuado blindaje, flexibilidad, conducción y durabilidad de los elementos físicos”, asegura Martínez.

Otro elemento fundamental para la implementación de la Industria 4.0 son las Unidades Inteligentes de Distribución de Energía o iPDU, que constan de conectores de distribución de potencia que permiten monitorear switches con la posibilidad de administrar y corregir problemas a distancia.

“Con estos desarrollos tecnológicos, ubicados por la Unidad de Investigación y Desarrollo Tecnológico de Panduit, la dinámica de la industria conectada ya está en marcha a nivel global y se prevé que en muy poco tiempo las empresas líderes sean aquellas que mejores sistemas de conexión implementen, debido a que serán las que manejarán mejor la flexibilidad en su producción, que optimizarán su toma de decisiones en tiempo real y aumentarán su eficiencia de recursos, porque de ellos serán las mayores oportunidades sobre su competencia”, finalizó Martínez.