Este año será el de la Transformación Digital en los Centro de Datos

La “transformación digital” en los centro de datos ha alcanzado gran popularidad en los medios de comunicación y los mercados de todo el mundo, sin embargo, existen beneficios reales al aceptar la migración de sistemas de información manuales y analógicos a sistemas digitales automatizados. Empresas como Boeing, Google, IBM y Uber logran éxitos notables al adoptar procesos digitales y los CEOs de otras compañías también lo están buscando.

Para Marc Bolick, Vice Presidente Senior en CommScope, en 2019 habrá más demanda de iniciativas de transformación digital que nunca, ya que “los CEOs finalmente se están dando cuenta de que, para que sus compañías sigan siendo relevantes, sus negocios necesitan transformarse. A medida que las redes y dispositivos 5G comiencen a aparecer en 2019, esto impulsará varios tipos de tecnología que serán necesarias y los administradores de centros de datos necesitan estar preparados”.

En la actualidad existen cinco tecnologías que continuarán impactando significativamente los centros de datos en 2019.

Estas se tratan  de red 5G, Internet de las Cosas (IoT), realidad virtual/aumentada (VR/AR), blockchain, e inteligencia artificial (AI).  En este artículo, CommScope nos da un vistazo de cómo estas tecnologías soportan dichas tendencias impulsando la transformación en los Centro de Datos.

 

1. Red 5G Inalámbrica

En un sentido muy real, nos estamos moviendo hacia la Internet de Todo, y el enlace entre los dispositivos y la red será inalámbrico. La tecnología inalámbrica 5G ofrece tasas de datos significativamente más altas y cobertura en muchos más lugares.

Las fuerzas de trabajo móviles, desde los equipos de ventas, servicio, mantenimiento y reparación, usarán aplicaciones más sofisticadas que se basan en transferencias de datos más rápidas y más confiables.

Inclusive, cada vez más los empleados en las oficinas utilizarán los servicios de 5G para trabajar más con sus teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles. “Por ejemplo, las organizaciones de ventas están proporcionando a sus representantes la capacidad de hacer videoconferencias, por lo que sus prospectos pueden ver testimonios o demostraciones de productos y el personal de reparaciones puede acceder a videos que muestran los pasos en un procedimiento de mantenimiento. Dos ejemplos más importantes son los automóviles autónomos y las “ciudades inteligentes” que requieren un gran ancho de banda”, añadió Marc Bolick.

Si bien la implementación generalizada de 5G no se realizará hasta dentro de algunos años, los centros de datos en 2019 deben prepararse para ello.

La infraestructura debe evolucionar para admitir un mayor ancho de banda inalámbrico y un uso de datos más generalizado.

Las compañías y los propietarios de edificios están mirando más allá de solo Wi-Fi para proporcionar servicios inalámbricos móviles sólidos y consistentes dentro de los edificios con sistemas de antenas distribuidas (DAS). En el entorno exterior, los proveedores de servicios están actualizando y expandiendo sus redes de fibra para llevar datos inalámbricos de regreso al núcleo de la red, o en muchos casos, a centros de datos al borde (EDGE) para situaciones en las que se requiere procesamiento local en aplicaciones de baja latencia, como automóviles autónomos o cirugías remotas. Las tecnologías como C-RAN (redes de acceso de radio en la nube o redes de acceso de radio centralizadas) y Edge Computing se implementará en 2019 para habilitar servicios inalámbricos 5G, ya que habrá más datos que procesar en el borde de la red.

2. Internet de las Cosas (IoT)

Uno de los casos de uso de 5G es soportar específicamente las aplicaciones IoT. A medida que las compañías implementan miles o millones de sensores cableados e inalámbricos que producen grandes cantidades de datos en bruto, éstos se convierten en información útil que proporciona valor para el usuario. El procesamiento de los datos se coloca más cerca de la fuente para reducir los requisitos de comunicación.

Por ejemplo, las compañías de bebidas están proporcionando dispensadores con sensores IoT que pueden informar sobre el uso y el inventario de cada máquina y transmitir esa información a una aplicación que puede programar un nuevo pedido y la entrega de nuevos suministros. De igual forma, las flotas de camiones autónomos ahora aprovechan el IoT para informar la ubicación, los niveles de combustible, el peso, temperatura y otros parámetros a una aplicación que determina los tiempos de entrega estimados, las paradas de combustible o el seguimiento de la carga.

Para otras aplicaciones industriales de IoT emergentes donde los procesos de producción se controlan en tiempo real, la infraestructura de red debe tener una latencia muy baja y una confiabilidad muy alta.

En 2019 los operadores de centros de datos utilizarán inteligencia aumentada en sistemas autónomos para hacer uso de las comunicaciones de igual a igual en el borde, lo que es nuevo para las redes 5G. La infraestructura de fibra óptica proporcionará una capacidad de transmisión confiable y de bajo costo para los centros de datos al borde, mientras que la ubicación de éstos cerca de los sensores y actuadores de IoT reducirá la latencia de la transmisión y los costos de transmisión.

3. Realidad Virtual/Aumentada (VR/AR)

La realidad aumentada (AR) es el uso de un dispositivo, como un teléfono celular, para mostrar datos relevantes mientras el usuario está mirando o haciendo algo en tiempo real. Este año se ha visto un aumento en AR ya que los técnicos sostienen los teléfonos mientras reparan un producto para ver un esquema del mismo, con instrucciones sobre cómo realizar la reparación. Por otro lado, la realidad virtual (VR) es una inmersión completa en un mundo virtual a través del uso de dispositivos audiovisuales. Por ejemplo, las clases de capacitación remota utilizan auriculares de realidad virtual para aprender los procedimientos de producción antes de poner un pie en una fábrica.

“Si bien AR puede ser compatible con las redes actuales debido a que los datos a menudo se descargan en un dispositivo de mano, VR requerirá video en tiempo real a través de un enlace de comunicaciones de Internet. Si la conexión no es confiable, el ancho de banda es demasiado bajo o la latencia es demasiado alta, la experiencia se degrada y puede volverse inútil. Dado que las comunicaciones empresariales son comúnmente basadas en video y el contenido de video ahora se origina desde dispositivos móviles, este nuevo año se verán redes 5G de mayor velocidad diseñadas para soportar el tráfico de punto a punto con una capacidad mejorada para soportar los datos generados en el dispositivo del usuario final”, puntualizó Marc Bolick.

4. Blockchain

Blockchain es una base de datos descentralizada que es codificada, inalterable, consensual, verificable y permanente. Cuando las personas escuchan “blockchain”, piensan en Bitcoin, pero hay innumerables usos potenciales para esta tecnología. Puede y está siendo utilizado para cualquier cosa que requiera un registro permanente, seguro y verificable al que se pueda acceder de manera descentralizada.

Para logística, se está utilizando blockchain para establecer información confiable, como saber dónde se fabricó un producto, cuándo se fabricó, cuándo se envió, dónde se encuentra y cómo llegó y cómo se usó. Es un sistema de cifrado público compartido en el que los usuarios distribuidos participan en la operación de la cadena de bloques. Todos tienen los datos de la cadena de bloques con una vulnerabilidad reducida al ataque.

Cualquier cosa que requiera o pueda aprovechar un proceso distribuido puede beneficiarse de Blockchain. Se puede aplicar cada vez que se necesita registrar y verificar un intercambio de información, por lo que tiene el potencial de interrumpir muchas funciones organizacionales, desde finanzas y adquisiciones, hasta fabricación, TI y ventas. Debido a sus beneficios, esta tecnología se adoptará cada vez más en 2019, lo que afectará a los centros de datos que albergan procesos distribuidos.

5. Inteligencia Artificial (AI)

La inteligencia artificial (IA) se ha desarrollado lentamente porque muchas personas tienen la idea de una máquina que piensa como un humano. Otra razón por la que la IA se ha desarrollado lentamente es que históricamente ha requerido computadoras masivas para soportarlo; sin embargo, esto está cambiando.

El costo del procesamiento de datos ha disminuido considerablemente; hoy los algoritmos de IA han mejorado, Edge Computing ha permitido que la IA se despliegue de nuevas formas; y esto continuará y de forma más dramática en 2019.

Para Marc Bolick el desarrollo de los modelos para ejecutar la IA se realiza en los grandes recursos centralizados en la nube. “Este modelo luego se descarga a la capa en ‘el borde’ donde la ejecución de AI proporciona beneficios en entornos locales sensibles. La AI al borde analiza y controla un proceso local, y luego envía la información a la nube, ayudando a mejorar un modelo de mayor nivel. Compañías como Google y Facebook están utilizando AI para refinar la operación de sus instalaciones, aumentando la disponibilidad y reduciendo la complejidad y los costos operativos”.

Para prepararse para un empuje continuo de la IA en 2019, las corporaciones adoptarán redes de alta velocidad y baja latencia junto con el procesamiento en el borde de alto desempeño. Segmentando la IA entre los recursos locales y centralizados combinará el poder de la nube central con la agilidad y el rendimiento de la inteligencia artificial basada en el borde.

Se trata de la infraestructura

Aunque estas tecnologías ya existen están en proceso de madurar y mostrar beneficios que traerán más adopción en 2019 y forzarán la transformación digital en el centro de datos. “Para prepararse para la transformación digital los administradores de centros de datos implementarán infraestructuras de red avanzadas para hacer que sus redes sean más rápidas, más ubicuas, confiables y seguras. Al migrar a redes de mayor velocidad, ampliar el alcance de los enlaces de fibra e inalámbricos, así como adoptar estrategias procesamiento en el borde de la red , las empresas pueden establecer una base firme para la transformación digital en 2019”, finalizó Marc Bolick, Vice Presidente Senior en CommScope.